RUSS BALLARD - The Fire Still Burns (EMI, 1985)

 Con su eterno aspecto de beatnick años 50, Russ Ballard venía de una activa vida por grupos desde los 60. Habiendo sido miembro de Adam Faith's Roulettes entre otros. En la nueva década pasará a los psych / proggers / hard rock,  Argent. Hasta 1973, que los dejará para continuar en solitario. Buen cantante y guitarrista,  aunque nada para echar cohetes,  ciertamente. Su repercusión a nivel mundial será por dominar su mejor "instrumento", el bolígrafo. Porque si Russ Ballard es conocido en todo el cosmos, (fijo que tiene algún hit en algún planeta de la galaxia), es por sus cancionacas redondas. El boli Bic le ha dado más satisfacciones, (me lo supongo más que forrado), que todas las guitarras del mundo juntas.



No me resisto a hacer una "pequeña" lista  de nombres que han usado sus canciones, y eso que me reprimo y tomo sólo a relacionados con nuestro rollo: Petra, Kiss, Three Dog Night, Hot Chocolate, Rainbow, Roger Daltrey, Santana, Ace Frehley, Peter Criss, Bad English, Elkie Brooks, Lauren Harris, Uriah Heep, Rare Earth, King Kobra, Night Ranger, Samson, Gogmagog, Cherie & Marie Currie, E. F. Band,  America, Girl, Blackfoot, Bruce Dickinson, Graham Bonnett, Head East, Alcatrazz, Brian May, Starry Eyed & Laughing, Phoenix, Little Angels,  At Vance, Stratovarius, Hello  o Magnum.

Toma Moreno. Supera esa, Desmond Child. Tan rockera, no creo. Lo de Ballard no tiene comparación. Y la verdad es que sus propios discos son fuente inagotable para artistas de toda calaña y pelaje. Sin embargo, no tiene picos para arriba o abajo. No hay discos malos ni tampoco obras maestras. Su carrera se mantiene en un dignísimo notable, alto en ocasiones. Y el sonido se adapta según los tiempos. Seguir su carrera es hacerlo con la evolución tecnológica en materias de producción, desde mediados 70, hasta nuestros días. "The Fire Still Burns" se editó justo a mitad de los 80, y es uno de esos que me gustan especialmente,  (junto a "Barnet Dogs"). A pesar de su producción hi - tech rabiosamente  puesta al día , (eran los 80, bro). De hecho las percusiones toman protagonismo con dos baterías,  Mike Richardson y Stuart Elliot. Más las electronic drums de Peter Van Hooke y el propio Ballard. Que además de cantar, toca guitarras, bajo y teclas. El bajo es para el gran Mo Foster. Sesioneros de postín. 

Iniciando "Once A Rebel", ya huele a hit descarado, y me extraña que no fuera utilizado por alguna banda AOR del momento, (corrijanme si me equivoco). Hi- tech sí,  pero su rockera producción y sólidos riffs evitan saturación cibernética. Es una canción para un "Raised On Radio", por ejemplo. Billy Sherwood se inspiró sobremanera en ésta forma de componer, desde Lodgic a World Trade o Conspiracy. También Unruly Child. "The Omen", convenientemente "stanleyzada", sería un buen puñetazo para los Kiss más AOR y desenmascarados de aquel tiempo. Aunque éstos prefirieron una de su época Argent, "God Gave Rock 'n' Roll To You". Que claro, fue un pelotazo. Una de las maravillas del álbum es "Hey Bernadette", tema que llegó a listas y que la veo tocada por Signal, Mr. Mister , Stan Bush o Alias, y me emociono. 

Rock melódico altamente sofisticado de alfombra roja, (sí, también como banda sonora me vale). Su aflamencada acústica central le da un giro y personalidad extraordinaria. Bella secuenciación de sintes como intro nos trae "Searching" y sus seis minutos casi prog, de fuerte inclinación hi-tech que no la hace perder fuerza ni tensión emocional. Esto lo coge Quincy Jones con Clif Magness y Glen Ballard (oooops, familia?...no, sin relación ), equipo habitual del primero,  y se marcan un hit para Michael Jackson por la patilla. La breve "Time" (apenas dos minutos), tiene un punto sofisticado que hoy sería llamado "modern prog". Enlaza con "Your Time Is Gonna Come", con tremenda percusión electrónica en la onda del "Peter Gabriel II", un tema que en otras manos podría ser aborrecible. Ballard sabe que la fuerza de una composición, al margen de producción y mobiliario sonoro, está en el sentimiento melódico que transmite. Y él para esto es un maestro. Que digo, es el puto amo. Perfecta para unos Red Rider, Device o Drive She Said.



Ésta que viene ahora la conocéis todos. Raro es el disco de Russ Ballard en el que no aparezca una de las famosas. "Dream On"  fue elegida por King Kobra para su "Thrill Of A Lifetime" (1986). Temarraco aquí en hi-tech modo, pero bien resuelto. Claro que todos estamos acostumbrados a la voz de Mark Free (aún lo era), y el poder instrumental de la banda de Carmine Appice. La final "The Fire Still Burns" también estuvo en el # 15 del Hot Mainstream Rock Tracks. Otra que en "Raised On Radio" y con Steve Perry, la imagino como un pequeño paraíso de algodonoso y etéreo AOR californiano de luxe. Russ Ballard y su magia.

Diez álbumes como solista, el último del 2015. Sin competencia.

J.J. IGLESIAS


 








                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias





Comentarios