Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2022

Entrada destacada

Ghetto Brothers – Power-Fuerza (1972)

Imagen
 El Bronx resuena con el funkie latino y las explosiones coloridas del sonido Nuyorico. Power-Fuerza de 1971 es un álbum muy dinámico, esplendido y recargado de eso que algunos llaman la esencia "del barrio".   Es un álbum con un ritmo bastante prendido que presenta una performance esmerada y muy "versatil". La obra en sí tiene mucho que ofrecer, pues sus ritmos logran plasmar un efecto positivo, sin duda alguna una obra magnética e intensa, aunque tiene algunas posturas que no consiguen un efecto completo y no alcanza ese efecto deseado, por lo tanto terminan siendo un poco flojas, sin embargo filtrando esa minucia  la experiencia es muy estimulante y puedo decir que el álbum si CUMPLE CON TODO. OJO Es una buena adquisición si eres de degustar fusiones latinas y  sonidos afro-caribeños, si te gusta Santana, El Sapo, El Chicano o Malo aquí encontraras  una buena dosis de vibra. Ghetto Brothers merece más reconocimiento pues fue pionera de la cultura hip-hop en el ba

Vinegar Joe – Six Star General (1973/Island)

Imagen
 De las cenizas de la jazz rock brass band Dada (con un álbum para Atco en 1970), saldrían Vinegar Joe. Concretamente Elkie Brooks y Robert Palmer (voces) y Peter Gage (guitarra, pedal steel, piano). Entre el 72 y 73 graban tres joyas que combinaban rhythm'n'blues, rock soul, prog y southern rock. De hecho, en las originales hojas de prensa decían que eran la respuesta del sello Island, a Allman Brothers y Wet Willie. Más cerca de los segundos en mi opinión,  si que llegaron a niveles de calidad similares. Tanto en "Vinegar Joe" (72), "Rock'n'Roll Gypsies" (72) y "Six Star General" (73), la banda era una gozada,  donde sus directos arrasaban escenarios.  Por sus filas pasaron al comienzo Jim Mullen, Keef Hartley, Conrad Isadore, John Hawken, Tim Hinkley o la sección de viento de Average White Band, Roger Ball y Malcolm Duncan. Pero para éste último intento completaban Pete Gavin y John Woods (baterías), Mike Deacon (teclados, órgano) y Stev

WEATHER REPORT - Sweetnighter (1973, Columbia)

Imagen
 Cuando Josef Zawinul ejecutaba una sorprendente pirueta con su teclado se podía esperar un brutal efecto mariposa, aunque no en el mundo, más bien en una discografía de Weather Report por construir que quedaba aún en el horizonte. Su obra homónima de presentación, editada a lo largo de 1971, vería su golpe de efecto en la tercera pieza a mover, un LP considerado de transición hacia un balance de fusión concreto pero sin dejar de idealizar las extensiones para poder respirar sus buenas bocanadas de actualidad, ya fuese funk espacial (los trece minutos de “Boogie Woogie Waltz”) como puntos equidistantes de Miles Davis y The Crusaders (Wayne Shorter al ciento uno por ciento en “125th Street Congress”).  El piano eléctrico Rhodes, complementado con un pedal wah-wah, sacan metales preciosos de la mina. Sweetnighter, todavía buscando el guiño a una audiencia mayor, sigue destemplando a los poco baqueteados; “Manolete”, sin ir más lejos, y en contra de lo que pudiese parecer, tiene más de ex

RICK VAN DER LINDEN - GX1 (1977/ CNR)

Imagen
 Como otros grandes teclistas de los 70, el holandés Rick van der Linden estuvo marcado durante toda su vida por sus dos pasiones musicales, la clásica y el rock.  De total formación académica,  algo inesperado impresionó sobremanera al joven Rick en los finales 60 : The Nice. La sombra de Keith Emerson flotará en su estilo durante toda su carrera. Primero con Ekseption desde 1968. Una brass band con nueve álbumes, ( algunos más sin contar con él), en simbiosis sympho rock, jazz y música clásica. Con Trace aportó tres, como sus miembros (entre los que estuvo un joven Ian Mosley), emulando a sus queridos ELP. Con Mistral permaneció del 77 al 80. Y con Cum Laude del 80 al 89, con dos álbumes registrados. Su carrera en solitario abarca una decena de trabajos. Habiendo sido también sesionero para Jan Akkerman, Joachim Kūhn, Phil Collins, Brand X, Deep Purple, Vangelis o Jack Lancaster. Impresionante.  "GX1" fue su tercero en solitario, a la mayor gloria única y exclusivamente de

Robert Jon & The Wreck - Live From Hawaii (2018)

Imagen
 Esta banda californiana nos ha visitado en varias ocasiones, la última este año (2022) en Mayo-Junio, giró por más de 15 ciudades de nuestra geografía. Los asistentes a sus conciertos ha podido comprobar  que su música va más allá del rock sureño. El grupo se forma en 2011 de la mano de Robert Jon Burrison (voz, guitarra). A los pocos meses ya realizan una extensa gira por los Estados Unidos presentado su primer disco, "Fire Started". En 2013 publican su primer EP, " Rhythm of the Road", producido por Warren Huart ( Ace Frehley, Aerosmith, entre otros). Su segundo EP, " The RedBull Sessions", llega al año siguiente. En 2015 lanzan su segundo larga duración, "Glory Bound ", grabado en los míticos Sunset Sound Recorders (The Doors, Led Zeppelin, Beach Boys, Rolling Stones). Sus siguientes producciones serían: " Good Life Pie" (2016), " Robert Jon & the Wreck" (2018), " Live from Hawaii" (2018), "Take Me Highe

DRY RIVER - Cuarto Creciente (2022/DR) (Rockliquias Bandas)

Imagen
 Llegan los de Castellón con un cuarto (y creciente!) álbum, lives  y pandemias mediante. En el 2018 demostraron su evolución ascendente en " 2038 ". Los últimos años han traído cambios. El sello Rock Estatal deja paso a una libertad autofinanciada de movimientos. El veterano (15 años en sus filas!), Carlos Álvarez,  da paso en las guitarras a Guillermo Guerrero.  Y un acierto pleno : la producción  es encargada a Carlos Raya. Que de rock, sabe un rato. Así pues, David Mascaró (bajo, voz), Pedro Corral (batería, voz), Miquel Centelles (teclados, voz) y Ángel Belinchón (voz solista) mantienen el timón de Dry River. Es éste un paso más en la madurez de una banda que "nació vieja", por llevar la inteligencia como estandarte. Letras para escuchar con atención,  como es costumbre en su modo de hacer. No son un mero relleno para la música. Dato importante éste.  Mucho. Y "Culpable" (5'00) mojándose como ninguna banda de rock hace hoy día aquí.  Guillermo Gue

Genesis – Spot The Pigeon (1977)

Imagen
 Siempre he tenido muy presente este EP. Y más aún cuando  parecía que Genesis componían más de una hora de música durante las sesiones de grabación de sus álbumes, y claro está, que muchos de los temas se quedarían descolgados de cada álbum. El formato de doce pulgadas como medio de distribución, el cual solamente podía incluir alrededor de cuarenta y cinco  minutos de música. Aunque la banda podía grabar setenta minutos de música para encasillarla un solo disco. El primer álbum en ser beneficiado con este sistema fue We Can't Dance del año 1991, del que inclusive se quedaron canciones fuera del mismo. Los temas que se descartaban para los discos, no eran inferiores en calidad al resto de las canciones presenciales, simplemente no entraban en por la duración total de la obra y no era comercialmente viable que la banda lanzase un extenso disco en estudio como fue el caso del doble The Lamb Lies Down On Broadway. Es en Spot The Pigeon cuando Genesis comienza a alejarse de sus raíces

JIM CAPALDI - One Man Mission (WEA, 1984)

Imagen
 La reunión de genios que supuso Traffic en los 60-70, dio para mucho. Pero como todo combo con más de un miembro destacado, el choque de egos fue inevitable. Y en éste caso eran tres líderes aspirantes al poder. Kilombo habemus. Existe la extendida creencia de que la carrera en solitario de Steve Winwood fue la más acertada.  Tal vez en ventas. Déjenme expresar mi petulante opinión de recalcitrante Leo. Aquí entre nosotros, la discografía de Dave Mason es mucho más sólida y completa. Sin fisuras, toda recomendable. Además,  gozaba de un holgado éxito en EEUU. Ahí está su intervención en el California Jam 2, junto a Heart, Aerosmith, Ted Nugent, Mahogany Rush, Santana, Foreigner o Bob Welch, ante más de 350.000 almas. Un caso similar a Peter Frampton. Pero hay un tercero en discordia, el batería,  cantante y compositor, Jim Capaldi.  Valioso en cualquiera de éstos roles. Un tipo que acojonaba  sólo de verlo, con su aspecto rudo y cara de malas pulgas. En realidad un cacho pan con una s

Neon Pearl – 1967 Recordings (2022/ Guerssen)

Imagen
 En nuestra anterior entrega sobre la enrevesada historia de Please , se comentó que el grupo anterior de Peter Dunton, Neon Pearl, habían grabado un álbum en Alemania. No fue así. Si bien tuvieron residencia en el Top Ten Club de Siegen,  éstas perdidas demos se hicieron a su vuelta a Londres. Sí que fueron compuestas en su aventura germana. Detalle éste que me parece importante dada la diferencia estilística entre Neon Pearl y Please. De vuelta a Inglaterra, la banda se reagrupó con el inseparable Bernard Jinks  (bajo, voces), Nick Spenser (guitarra, harmonium, teclados) y Peter Dunton (voz solista, batería,  guitarra acústica,  teclados y autor de todos los temas). Poco después de grabar éste material, recopilado ahora como "1967 Recordings", Nick Spenser fue reemplazado por Adrián Gurvitz (luego en Gun) y Jūrgen Ermisch (teclista procedente de la aventura alemana), pero ya se llamaban Please. Así pues, estamos ante otro rescate único y otro álbum perdido más,  de los much

GENTLE GIANT - In A Glass House (1973, Alucard)

Imagen
 El grupo británico Simon Dupree & The Big Sound, que paría maridajes entre la psicodelia y el r&b, verá la emancipación de su núcleo fundamental cuando los hermanos Shulman conformen Gentle Giant, un nuevo estilo de proceder en el estirón del rock progresivo. De 1970 a 1973 publican cinco LPs, cinco discos de estudio considerados como picos de corona dentro de la carrera del combo, al igual que final de su inspiración. No fue así, pues tras tanta matrícula de honor musical aún quedarían álbumes como The Power And The Glory (74), Free Hand (75) e Interview (76), ediciones que mantenían la inteligencia y unas ocurrencias sonoras tan características como las ya aparecidas en anteriores marcas.  Sin embargo, In A Glass House fue un giro de timón, un replanteamiento vista la salida de Philip Shulman, quedando Raymond y Derek en el puesto de mando. El ruido de cristales rotos que presentan los primeros segundos de reproducción, tornando en su evolución a un ritmo de suspiro mecánico