Entrada destacada

STACK - Above All (1969/ Stack)

Imagen
 Discos como éste son la razón de ser de Rockliquias. Se trata de una auténtica reliquia rock de primer orden, recién reeditada por los expertos rescatadores de Lleida, Guerssen. Cuánto bien le están haciendo a la historia más desconocida del rock.  Stack fueron un quinteto procedente del sur de California. Cuyas raíces,  consecuentemente, estaban en combos de surf music de los 60. Allá por 1968 se reúnen para incendiar escenarios con el más abrasivo hard rock del momento. Parecen más bien de Detroit. Rick Gould (guitarra solista, voz),  Kurt Feierabend (guitarra rítmica,  voz), Bill Sheppard (voz solista), Bob Ellis  (batería) y Buddy Clark (bajo). No se puede decir que no se codearan con los grandes : Buffalo Springfield, Three Dog Night, Iron Butterfly, Alice Cooper (asiduos compartiendo escenario), Flying Burrito Brothers,  New Yardibirds (Led Zeppelin, de hecho) o su primer concierto grande, que fue junto a Spirit. El mismo Jimi Hendrix utilizó su equipo para una improvisada jam j

Jethro Tull – Thick As A Brick (1972)

 Si, efectivamente, el Miércoles 3 de Marzo el álbum Thick As Brick de Jethro Tull cumplía 50 años. Pero realmente no importa que gran parte de la obra sonase emocionantemente original, las líneas de batalla entre lo nuevo y lo viejo, entre la experimentación de ceño fruncido y el rock'n'pop directo, estaban bien trazadas. Jethro Tull, desde 1967, se habían transformado gradualmente en ser una banda de blues blanco bastante convencional a coquetear con un algo mucho más explicito. 



El cuarto álbum Aqualung , lanzado en marzo de 1971, fue una mezcla miasmática de folk, jazz y rock, donde Ian Anderson amasó todo tipo de pensamientos sobre religión, consumismo y pobreza global. Obtuvo las suficientes ventas como para decir basta, y la banda certificó su reputación  en el Reino Unido mientras que USA los convirtió en grandes estrellas. Pero los críticos, de repente comenzaron a introducir a Tull en el cajón de las músicas progresivas, lo que a Anderson le provocó la misma gracia que recibir un mordisco en sus nobles partes. 

Cuando se escribió Thick As A Brick, se abordó de una manera humorística y satírica. Toda la idea surgió con rapidez. Se hizo en un período de tiempo rápido y hasta con furia impresa. En este nuevo disco, Anderson se basa en su propia infancia y prematuras experiencias para obtener ideas destinadas a diversas secciones dentro del trabajo general. Pero el músico escocés, también inhalo mucho del mundo de Gerald Bostock de ocho años de edad, siendo este, un factor en la parte fundamental de la enjundia de la bendita mofa. 



Se escribió en gran parte sobre la marcha, y fue una pieza musical muy natural que evolucionó orgánicamente. Había una idea casi Monty Pythonesca que Anderson enfocó a modo de pastiche, para desarrollar el embrión de ironía motriz sobre la madre de todos los álbumes conceptuales. Presentaba una idea tan descabellada, que un niño de ocho años de edad hubiera escrito en esta saga, para algún concurso de poesía. Pero fueron muchos los países que simplemente no entendieron el chiste. Pensaron que era una historia real, que este colegial precoz, había escrito estas cosas y que de alguna manera Anderson lo convirtió en un álbum. 

Hay que preservar la ficción hasta cierto punto, porque esa es precisamente la base de partida, la absurdez de la juventud precoz y las ideas complejas, que de alguna manera en Thick As A Brick mostraban un disco sobre lo que podía llegar a ser este joven, y la distorsión de sus ideas como un niño preadolescente. Claro esta, que se trata de establecer escenarios futuros de ese; lo que podría suceder.

Algunos de los elementos de la letra son bastante serios, y están basados en la infancia de Anderson y en sus propias experiencias precoces para obtener otras ideas orientadas a secciones dentro del trabajo general. Pero también se inspiraba mucho en el mundo de Gerald Bostock, de ocho años. Era parte del absurdo mosaico. Esta rodaja discográfica sin embargo, llegó al número 5 en el Reino Unido, mientras que en USA, encabezó la lista de Billboard durante dos semanas. 



Thick As Brick no creo que sea demasiado bueno si alguien más intentase hacerlo en la actualidad, aunque la probabilidad de superarlo es nula. Existen muchas razones para decir que este trabajo son tallarines, sexo extremo, anal, cortejo pomposo, rimbombante, arrogante... Todas estas definiciones son perfectamente aplicables al Rock Progresivo y sin duda, las que literalmente definen a Thick As A Brick, y precisamente, este fue el propósito.



Entre otros atractivos hallados en todo el transcurso del disco, el estreno del baterista Barriemore Barlow en la banda, supuso la definitiva y absoluta evolución del instrumento dentro de su aplicación a los múltiples contextos de las músicas de vanguardia y avanzadas, que fueron confeccionadas en Europa en el inicio de la década de aroma a Pachuli, madera de roble y de cerete sudado de testigo de Jehová o fieles de Chus Cristo. 

Antes, mucho antes del año 1971, los gritos de los unos... Fueron sorderas crónicas de los otros.

Luis Arnaldo Álvarez (Baterista  y Locutor profesional independiente)


  Rockliquias Radio






                Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios