Entrada destacada

ABEDUL - Nosotros (1979/ Columbia)

Imagen
 El sello The Fish Factory reedita al fin, aunque sea en formato cd, el único álbum de los barceloneses Abedul, "Nosotros" (1979). Y nos recuerdan que es la primera entrega de una serie, "The Fish Memories Series"......"Memoria de Pez"? Ummmm.......Que puede prometer grandes cosas viendo su cuidado primer lanzamiento.  Allá por 1978 se formó Abedul con Narcis Baiges (voz solista), Albert Aranega (teclados), Pedro Castro (bajo, luego Pedro Bruque), José L. Pérez (guitarras) y Luis Visiers (batería). En menos de un año ya tenían  en la calle vía Columbia (no confundir con la subsidiaria de CBS América), una tirada de "Nosotros" que presumo fue mínima. Ya que es un disco realmente difícil de encontrar. Como anécdota os diré que nunca pude conseguirlo. Pero sí el single promocional con portada, que debe ser todavía más escaso!  Así que es una noticia para celebración. Teniendo en cuenta la buena masterización y presentación del cd. "Flash"

Pugh's Place – West One (1971/ Decca)

 Formados en Frysian (Holanda) en los finales 60, Pugh's Place son unos olvidados del prog holandés.  Frente a unos Bonfire, Earth & Fire, AlquinTrace, Kayak, Supersister y demás gigantes, tampoco no muy reivindicados.



La razón principal puede ser su efímera existencia. Tan sólo "West One" en 1971 para Decca, (extraño que no fuera en Deram). Y al año siguiente un live en el famoso Paradiso de Ámsterdam, con algún tema inédito. Aprovecho para recomendarlo también. Porque éste sexteto tocaba una barbaridad:

Jan van der Heide (flauta, voz, guitarra), Hans Kerkhoven (guitarra solista y 12 cuerdas), Nanne Kalma (vibráfono, voz, guitarra acústica), Jan Ottevanger (bajo), George Snijder (batería) y Henk Kooistra (órgano).

De sorprendente se puede catalogar el inicio,  con un "Drive my Car" (7'03) beatleliano convertido al progresismo cada vez más imperante. Totalmente cambiado y con la mirada puesta en los grandes gimnastas británicos del tipo Steamhammer, May Blitz, Leaf Hound o incluso Black Sabbath. Corales muy cuidadas equilibrando una sección rítmica de adamantium. Cuando entra el flautista, Jethro Tull es la decisión progresista dispuesta a seguir. Mientras que el órgano responde con un idioma similar a Dave Greenslade en Colosseum. Manejan la versión como objetivo Vanilla Fudge, pero en menos barroco y más hard prog.

 Los posos dejados por el café psicodélico colean en "Old Pirate John" (4'37), pero ya en descarada endogamia progresiva, con Tull influencia y deliciosos vocales, entre Moody Blues y The Nice. Marca de la casa va a ser el vibráfono. Y la eléctrica ya despunta maneras hard, hermanada con el órgano. Jazzys escapadas pueden sonar a TYA, tímidamente.  Junta todo y tienes otro corte winner.

Groove negroide para "Give me good music" (5'48), que se adentra en lirismos vocales sublimes, mientras el ritmo endurece. Consiguen sonar a cuadra Vertigo tal como unos Uriah Heep, Gravy Train o Paladin,  con su propia huella, analógica,  no digital.

Vuelta a la tortilla vinílica y "Secret" (4'21) resulta otra perfecta muestra de psico-prog en igualdad de condiciones. Aunque ya domina terreno la facción más proggy-hard rock, pues estaban en plena metamorfosis a nivel mundial.

Juraría paralelismos con los primeros Yes en "The Prisoner" (4'19). Andaban con gustos a la par.

 Se lo toman en plan acústico West Coast-beatleliano en "Undesirable" (4'15) con una ejecución impecable (como unos que yo me sé!). Y terminan con "Lady Power" (6'10), que se inicia de igual modo pastoral folk, y desarrolla en un típico medio tiempo de Lucifer's Friend o Uriah Heep.



A Universal Music les debió de dar un siroco o un party salvaje de pirulas triposas,  para que "West One" fuera reeditado en el 2021. En edición limitada-numerada de 1000 copias en vinilo dorado. Imposible pero cierto. Algún ejecutivo debió de perder el puesto por ello. 

"West One" es un ejemplo brillante de lo que hoy llaman "proto-prog". Pero sin el "proto" (que se lo comió el ejecutivo triposo), y con psych music avanzada. Ah, y mucha, mucha clase.

J.J. IGLESIAS



¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 





Comentarios