Entrada destacada

Chris Neal – Winds Of Isis (1974 / M7)

Imagen
 Para 1974, la fiebre mooger y el síndrome del teclista alquímico, del multiinstrumentista druida, se había extendido por todo el mundo. El año anterior Rick Wakeman había editado "The Six Wives of Henry VIII", álbum para mí nunca superado. Y Mike Oldfield su "Tubular Bells", al que le pasa lo mismo. Demasiado todo de golpe. Eso creó afición,  lo que es siempre positivo. En Australia, Chris Neal editó su "Winds of Isis". Tan desconocido por éstas latitudes como magnífico trabajo. No todo fueron borrachuzos rockers pendencieros  por aquellas áridas tierras. Neal creaba una mezcla apropiada de los dos "vacos sagrados" referidos. Con omnipotente tecladina a base de sintes, Mellotron generoso ,  Hammond B3 persistente, Celeste, Clavinet, Leslie Wah pedal y demás parafernalia. También le daba muy bien a las guitarras con y sin enchufe, percusiones, batería,  bajo, glockenspiel, bells  (cómo no!), mandolina, bottleneck o armónica. Invitados había en do

SANDALINAS: Saltando el acantilado (Entrevista realizada el año 2005)

 El proyecto hispano-sueco Sandalinas, liderado por el guitarrista Jordi Sandalinas, edita su presentación en Europa y lo hace bajo el auspicio de un sello como Massacre Records. Esta agrupación recupera un espíritu que parecía perdido, un sueño hecho realidad gracias a la mano e ideas de este instrumentista catalán y al buen hacer tras el timón del legendario icono metálico Andy LaRocque, músico que tanto ha grabado como producido y mezclado este inicial Living On The Edge. Todo ello convierte en una obligación el tener unas palabras con el mismo Jordi, un amante del metal melódico que llega dispuesto a ofrecerle una segunda juventud al género.



Ante todo debo reconocer que hacía mucho que un álbum actual no me traía a la mente recuerdos del pasado. Tal vez el primer trabajo de Vagh, aunque Living On The Edge posee una vena más de nuestros días. ¿Piensas que tu CD puede ser una pieza fundamental para la necesaria recuperación del hard y heavy metal que se facturó en la década de los 80?

Espero que sí. He recibido a nivel internacional muy buenas críticas. Alemania, Holanda y Australia son lugares donde el CD está causando una buena impresión; quizás es un poco prematuro avanzar acontecimientos, pero ya le llaman la New Wave Of Melodic Metal, lo cual me alegra mucho.


Desde la canción que abre el disco, esa pegadiza “Living On The Edge”, hasta el definitivo “Die Hard”, el oyente puede encontrar ciertas influencias de la etapa más directa de Malmsteen, de sus días compartiendo créditos con Jeff Scott Soto, o de aquel Axel Rudi Pell de Bad Reputation. ¿En qué basamentos reales te apoyas a la hora de componer?

La verdad es que no pensaba que todo el mundo me relacionaría con Malmsteen. Para componer solo me baso en la vocecita que hay en mí. Si tengo un buen día, compongo canciones más alegres; aunque, si por el contrario tengo un día no tan bueno, las canciones son más depres. Así que todo depende del día que tengo y de lo que quiero transmitir. Eso sí, todo ello es cien por cien puro sentimiento.


En la historia del hard and heavy ya se ha dado el caso en otras ocasiones de bandas más que interesantes en las que se mezclaban instrumentistas españoles con músicos extranjeros. No hay más que mirar aquel Boys Will Be Boys de Emergency, con Manzano al frente. Así que, ¿cómo surge el proyecto Sandalinas? ¿Crees que puede tener continuidad o lo tomas como un experimento más dentro de tu carrera?

José es un gran amigo mío y un súper músico. Ahora está viviendo en Suiza y le deseo lo mejor. El tema de Sandalinas surgió de la siguiente manera. Yo ya tenía cierta experiencia como guitarrista ya que estuve una temporada en los Estados Unidos tomando clases, dando conciertos, haciendo versiones y cosas así, sin mayor trascendencia. También estuve en Barcelona involucrado en muchas bandas. Además estudié en el Conservatorio de Música del Liceo de Barcelona, pero me faltaba algo que me motivase un poco más: quería grabar un álbum en el extranjero con alguien importante. Así, y después de mirar varios estudios, hablé con Andy y le enseñé las canciones; le encantaron. Quedamos en que él llevaría la producción técnica y yo la ejecutiva para poder terminar un producto con un poco de dignidad para presentarlo a las discográficas y ver qué les parecía. Como mi intención era formar una banda de prestigio internacional, Andy me presentó a Apollo y a Daniel, los cuales se quedaron encantados con la composición de las canciones y así empezó todo. En cuanto al nombre del grupo, como todos sabéis es mi apellido. Después de cómo ha ido todo, ahora el entonces proyecto es un grupo al cien por cien y tendrá continuidad, te lo aseguro.


Cuando hablamos de Andy LaRocque nos referimos a uno de los guitarrista más reconocidos de la segunda mitad de los 80. Su estilo junto a King Diamond se convirtió en esencial y en sello distintivo, tanto de la banda como del propio Andy. No es la primera vez que LaRocque colabora con nuevas apuestas pero, ¿cómo surgió en entendimiento con la idea de lo que significa Sandalinas?

Es un productor fantástico, no tiene nada que envidiar a Mutt Lange; además, aparte de un súper productor y guitarrista, es muy buen luthier, cosa que pocos saben. En cuanto a la idea del álbum, él tuvo muy claro qué toque darle para que quedase un disco competitivo a nivel de producción sin alterar el feeling de los temas.



En tu portal oficial el lector puede encontrar junto a los créditos de tu Living On The Edge dos portadas más: una perteneciente al tema “Die Hard” que grabaste en 2002 y otra de un año antes, el “Like An Arrow”, en la que también se contiene “Angel Of Mercy”. Háblanos un poco de esto y de las razones por las que solo se ha recuperado “Die Hard” para tu lanzamiento a gran escala.

Bueno, “Die Hard” es una canción que grabé hace tres años en mi estudio (tengo un Behringer y un pequeño Pro-tools) y que creí que valía la pena recuperar para el disco de debut. En cuanto a las otras dos, son buenos temas pero su estilo no iba mucho con el que tiene este nuevo trabajo.


Debe ser todo un honor el fichar por un sello como Massacre Records. Además sorprende que un disco como Living On The Edge, más cercano a las propuestas que publican SPV o Frontiers Records, tenga una aceptación total por un sello dedicado al metal más extremo como es Massacre. ¿Cómo te sientes sabiendo que tienes un respaldo como el que ofrece un nombre como el de dicha discográfica?

La verdad es que me siento muy cómodo. Todos se han portado muy bien conmigo y me encuentro de maravilla.


Según tengo entendido fueron los riffs de Adrian Smith los que te acercaron a la guitarra y te hicieron dejar el piano. ¿Qué ha significado este instrumentista para ti? ¿Cómo lo ves en su regreso a Iron Maiden y qué te pareció su proyecto Psycho Motel?

Exacto, Adrian Smith es, por su técnica y estilo a la guitarra, mi amor platónico. (Risas) Adrian es para mí el mejor guitarrista de todos los tiempos. Lo tiene todo: feeling, clase, toque, deja espacio para los silencios en las canciones... es fantástico. En cuanto a su regreso a Maiden, pienso que era más que obvio. Steve Harris no podía vivir sin él ni sin Bruce, por supuesto. Blaze lo hizo de fábula. Soy un megafanático de Maiden, lo siento, no puedo ser muy objetivo. Up the Irons!!! En cuanto a Psycho Motel, hicieron unos álbumes muy buenos, aunque recomiendo a todos el disco de Adrian en A.S.a.P. publicado después de la gira del Seventh Son..., ya que ahí es donde se deja ir y lo hace de maravilla.


Tú, al igual que muchos otros guitarristas españoles que ahora tienen fama internacional, decidiste en su momento viajar a Estados Unidos para completar tu formación como guitarrista. En 1992 entraste en la New Milford´s NGSW. Parece algo normal pero, para todos aquellos que alguna vez se plantearan meterse en ese viaje y adentrarse en el mundo de las grandes escuelas para instrumentistas norteamericanas, cuéntanos, ¿cómo es la vida en dichos conservatorios o escuelas de música? ¿Qué tipo de clases se imparten para los futuros virtuosos de la guitarra?

Pues la vida allí es muy normal. Todo el mundo es realmente amable y nunca hay malos rollos. Las clases, además, son de lo más variado: folk, fussion, metal, rock, blues, country, hay para todos los gustos. Yo entonces, cuando me marché… No sé, todo el mundo pensaba que estaba loco; además yo soy de Barna y en 1992 tuvieron lugar las Olimpiadas de Barcelona. Para muchos no solo era un loco sino que además un poco freak, pero bueno.



Diez canciones favoritas de los 80 dentro del rock, hard y heavy. Además, y si te parece bien, me gustaría que junto con el nombre de la canción, grupo y disco, incluyeses una pequeña explicación de tus elecciones. Las razones por las que te marcaron dichos temas.

Perfecto. Vamos a ello. “The Lion” y “When She´s Gone” de A.S.a.P. contenidas en Silver And Gold, ya que son creaciones que lo tienen todo. “The Evil That Men Do” de los Maiden y su Seventh Son... Intro-solo-voz impresionante. Otra gran canción es “Electric Crown” del The Ritual de los Testament, al igual que el “Vortex” perteneciente al Cryptic Writings de Megadeth. Una para en Def Leppard para destacar “Die Hard The Hunter” y “Amaggedon It” de los álbumes Pyromania e Hysteria, respectivamente. Sobre la primera no te puedo decir nada, es mejor escucharla y sacar conclusiones, mientras que la segunda me parece que tiene un coro brutal y es en la que Steve Clark se sale. “Moonlight Shadow” del Crises de Mike Oldfield también debe aparecer ya que es puro feeling. Evanescence, Within Temptation y demás se fijaron en ella, eso seguro. Posiblemente la canción con más clase que he oído en mi vida es “Heaven Sent” de los Dokken, contenida en Back For The Attack. Y remato con la maravilla “Song And Emotion” del Edison´s Medicine de los Tesla.


Para terminar quería preguntarte sobre la composición "Die Hard". Si no me equivoco está inspirada en la película de Bruce Willis de mismo nombre, que en nuestro país se tradujo como La Jungla de Cristal. De hecho, en tu portal hasta guardas una sección dedicada a la página de Andrew Paulson, un fan de esta trilogía de acción. ¿En qué forma te ha marcado este largometraje? ¡Ah! Y por curiosidad, ¿cuál de las tres entregas te gustó más?

Siempre me ha encantado Bruce Willis; de hecho, de pequeño quería ser actor. “Die Hard” se me ocurrió como título de una canción ya que quería escribir sobre el ir al límite, como Living On The Edge, y también me di cuenta de que era el título en “La Jungla de Cristal”. Bruce hace de policía cutre, un poco dejado, al que todo le va mal, pero que salva el planeta (en este caso, el edificio o el aeropuerto, depende de la película). Al principio nadie le escucha pero todos se fijan luego en él. Luego está la película The Sixth Sense que es enorme, me encanta. De hecho, me encantaría hacer bandas sonoras para películas. Posteriormente surgió una buena amistad con Andrew, el jefe del club americano de fans de la película y le encantó la canción. En fin, sinceramente creo que es la mejor canción que he escrito en mi vida y estoy muy orgulloso de ella.


Y ahora que parece seguro que se rodará la cuarta parte de Die Hard, ¿crees que habría alguna posibilidad que tu canción formara parte de la banda sonora?

No lo sé, aunque me gustaría mucho.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com


 
¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios