Entrada destacada

ALCATRAZZ - Dangerous Games (1986, Capitol Records/EMI)

Imagen
El dúo The Marbles ya había hecho de Graham Bonnet un cantante reconocido en todo pub británico; aunque no sería hasta su entrada en unos Rainbow sufriendo la salida de Ronnie James Dio que se toparía con el reconocimiento a unos niveles que no podía imaginar cuando entonaba aquello de “Only One Woman”. Down To Earth junto al proyecto de Ritchie Blackmore ejerció de antes y después, al igual que su colaboración con el Michael Schenker Group en 1982 para aquel elepé titulado Assault Attack. Todo esto hace que un año después de trabajar con el guitarrista alemán, Graham dirija desde el micrófono al quinteto Alcatrazz. Así llegamos al inicio de esta agrupación, pero para hablar de Dangerous Games tendremos que adelantarnos hasta su final –justo a un año antes de que se disuelva el proyecto–. Estamos en 1986 y muchas cosas han cambiado desde la publicación en 1983 de su vinilo No Parole From Rock ‘N’ Roll. “Yngwie era magnífico, pero se negaba a formar parte de una banda y eso es lo que to

PHENOMENA II - Dream Runner (BMG/Arista, 1987)

 El ambicioso proyecto que había supuesto "Phenomena" dos años antes, se había topado con la cruel realidad. Pocas ventas. He de decir que Bronze nunca se distinguió por ser un sello muy eficiente a nivel distribuidor. Ni siquiera con Uriah Heep o Motorhead se esmeraron. Así que todo lo planeado, incluida una hipotética película y hasta una obra de teatro, (soñar es gratis), se quedó como dicen los ingleses, en un "white elephant". Pero Tom Galley, cerebro de toda la trama, no iba a tirar  la toalla sudada. Ayudado por el editor de Metal Hammer (Alemania), Wilfried F. Rimensberger, que puso la gallina necesaria, hubo huevo en forma de salvadora continuación. Ésta vez se haría cargo del disco el cluster europeo BMG, por entonces de peso dentro de la industria.



La música iba escrita por Tom y Mel Galley, además del ex-Magnum, Richard Bailey (que sin embargo, no aparecía en ésta segunda parte). Las letras corrían por cuenta de Tom Galley, así como la producción. Para muchos, éste es el verdadero bellocino de oro de Phenomena. Puedo entenderlo. "Dream Runner" tiene todos los atributos que exigía un año como 1987. Hard Rock de mucha clase, AOR de instantánea accesibilidad, momentos espectaculares y grandes nombres del género. 

Sobreviviendo al primer proyecto estaban Glenn Hughes, Mel Galley, John Thomas y Neil Murray. Existen dos circunstancias en forma de bandas que propiciaron el resto del elenco, o casi. Scott Gorham estaba rumiando lo que seria 21 Guns tras Thin Lizzy, con el batería Michael Sturgis (A-ha, Asia, Wishbone Ash) y el teclista Leif Johansen (A-ha, Far Corporation). Los tres aparecían en Phenomena II, y puede decirse que fue la base de la posterior (celebrada) banda.

Por otro lado, se dio el bizarre caso de que Neil Murray se juntó temporalmente con la leyenda japonesa hard, Bow Wow (por entonces, Vow Wow). Reclutando al guitarrista Kyoji Yamamoto y el batería Toshihiro Nimi para la causa "phenomenal". En la voz solista ésta vez no se conformaron con la de Glenn Hughes. Así que llamaron a los heavyweights del melodic cante, John Wetton (Asia, UK,  Uriah Heep y diez millones más), Máx Bacon (Bronz, Nightwing, GTR) y Ray Gillen (Black Sabbath, y proximo Badlands). Cuatro ases, como manda una buena baraja. Que después de barajarla y cortar nos daba éste resultado :

"Stop", inicial corte de entrada de colosal Pomp AOR con las vigas hard rock bien sustentadas en Murray /Sturgis. La guitarra era de Yamamoto, pero el héroe era sin duda el increíble Ray Gillen, un recordado cantante que nos dejó demasiado pronto. La continuación al primer Phenomena se veía bien reflejada con "Surrender". A los micros un Glenn Hughes impecable, (alguien se le puede comparar?). "Did It All For Love", con la ETERNA voz de John Wetton fue su único aporte al disco. Suficiente. Se extrajo como single (en un album preñado de ellos), y gozó de las alturas en muchos charts europeos. Sin discusión,  era puro Asia de los tres primeros discos. Lo echo  de menos, en éste álbum  y en general. Galley y Gorham se repartían las 12 cuerdas, y los teclados de Johansen (bien presentes en toda la grabación), aplicaban toda la pompa y circunstancia adecuada. Qué recuerdos...."Hearts On Fire" traía de vuelta a un Hughes con material parejo al "Seventh Star" de Tommy Iommi (lo de "Black Sabbath" fue impuesto por los vendetuercas del sello).

Máx Bacon se estrenaba con "Jukebox", demostrando su personal estilo y que lo de GTR,  un año antes, no había sido casual. Más Pomp de terciopelo pero con el acerado tacto de Galley / Yamamoto....."Silk & Steel". 

La segunda cara sigue con el listón ahí arriba. La línea del debut se mantiene en "Double 6, 55, Double 4" en voz de Hughes. Otra que podría haber sido un claro 45, y hay unos cuantos. Las tres piezas siguientes son cosa de Ray Gillen al micro. Su importancia estaba confirmada. La estupenda "No Retreat, No Surrender". La energía made in Badlands de "Move - You Lose!" y la muy Europe, "Emotion Mama". Perfección leonardiana. Finalizaba "It Must Be Love" con Máx Bacon sinfonizando al estilo de los Queen de "A Kind of Magic" del año anterior. 

"Dream Runner" es un disco enorme. Que se promocionó y vendió mucho mejor que el primero (llegó a las 250.000 copias vendidas, hoy sería un pelotazo). Y probablemente,  supera al debut (cedo ahí , pero por poco). Factor en contra?....1987. La avalancha ingente de material bueno, cuando no sobresaliente, fue para desbordar a cualquiera.



A lo que se ve que a BMG no le salían las cuentas, aunque a esa raza no les salen nunca. Así que el proyecto vio de nuevo cerradas sus puertas......definitivamente?........

CONTINUARÁ. 

J.J. IGLESIAS


 

¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios