Entrada destacada

N.T Atomic System – N.T. Atomic System (1973)

Imagen
 No hay mejor manera de entrar de lleno y a lo grande a "ESTO" que con una obra italiana, y es que su "ARTE" tiene bastante encanto, aun sus pequeñas obras son grandes experiencias sonoras que dejan a uno extasiado de tanta parafernalia orquestal y sentimentalismo, N.T Atomic Sistem es un claro ejemplo de lo mencionado pues presenta una performance DESCOMUNAL, la banda consigue plasmar aquí una opulencia bárbara: "Elegancia envuelta en una sábana sonora que nos seduce a raudales". Una música de altura, sofisticación y delicadeza es lo que podido sentir en este álbum, su concepto tiene una forma ya definida y aquí se decante bien el "título" de ROCK SINFONICO, por lo tanto siento que esta pieza lleva mucho de esa vanidad, los italianos sabían moverse muy bien por esos arremolinados ríos progresivos y eso amigos míos se puede sentir muy bien, aunque debo confesar que no es una obra típicamente italiana, su performance bebe mucho de la influencia br

STEVE EARLE - I’ll Never Get Out Of This World Alive (2011, New West Records)

 I’ll Never Get Out Of This World Alive podría considerarse el mazazo definitivo de lo que un anterior martillazo de Train A Comin’ significó. Las raíces pedían su valor pretérito, su base incuestionable, al igual que ciertos reflejos del folclore irlandés. Entre baladas y hermanamientos con el último Tom Waits, Steve va haciendo este último camino planteado.

 


Esto se podría traducir en un corazón que firma sobre la línea de la entrega, pero cojeando ahora en el campo de la rabia rápida y cruda a la que no temió cuando cantaba “Snake Oil”. La producción de T-Bone Burnett marca demasiado, aunque la resolución de recuperar “God Is God” y “I’m A Wanderer”, piezas que pergeñó para Joan Baez, es uno de sus grandes aciertos en este 2011. Una senda para analizar ese cerrojo que concluye con la vida del ser humano. «Son todas, de una manera u otra, piezas sobre la mortalidad; la muerte como misterio en lugar de como signo de puntuación», ha asegurado recientemente el propio Earle sobre este material tan especial.

 


Un paso que no le aleja del tempo ya fotografiado en sus últimos lanzamientos, con el añadido de cantar a pachas junto a su querida esposa Allison Moorer un “Heaven Or Hell” que no por anecdótico pierde su pátina de credibilidad, pues la exuda sin contemplaciones.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com


 

¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios