Seguidores

SUSCRIPCIÓN A ROCKLIQUIAS

SI QUIERES RECIBIR LAS NOVEDADES DE ROCKLIQUIAS POR EMAIL. SUSCRIBETE :

Delivered by FeedBurner

Aviso Importante
Por problemas técnicos algunos vídeos no están operativos. Con la mayor brevedad serán repuestos. Gracias por vuestra paciencia



TRAPEZE - You Are The Music... We’re Just The Band (1972, Threshold Records) + Entrevista a GLENN HUGHES

Tras su grabación de 1972, Trapeze se enfrenta a un duro golpe: la huida de su bajista y vocal Glenn Hughes en busca de mayores glorias junto a los reputados Deep Purple. Acaban de editar You Are The Music... We’re Just The Band sabiéndose para entonces un power trio con la suficiente enjundia como para durar en la escena de primera división. En cualquier caso, y aunque el futuro prometía más laureles de los hasta ese momento obtenidos gracias a su duro trabajo, Hughes busca nuevos aires (Mel Galley y Dave Holland harán lo mismo en un futuro no muy lejano, ingresando el primero en Whitesnake y el segundo como baterista de Judas Priest).



Hasta aquel punto de inflexión todo había funcionado de manera coherente: pequeñas mutaciones que se veían con forma definida en este tercer elepé, aceptación del funk rockerizado del cerrojazo sesentas, una voz llena de matices influenciada por la profundidad soul. Esta conjunción de elementos, cuya fotografía de la carpeta engaña al estar tomada en un directo del combo –te encuentras ante un álbum de estudio–, profetiza un ascenso del género en la nueva década estrenada (Glenn inyectará este embrujo rítmico a su paso por la casa de Ritchie Blackmore y compañía).



Así “Keepin’ Time” acerca el hard rock al balanceo agita caderas de la música negra, “What Is A Woman’s Role” succiona tanto del soul como del pop latino de Santana en sus estancias de relajo o “Coast To Coast” fluye cual baladón sinuoso, donde Galley puede viajar de Rory Gallagher a la frontera de Tejas.

Caso para el estudio sistemático es “You Are The Music, We’re Just The Band”, composición que sin duda enorgullece a proyectos como Sly And The Family Stone o los primeros Funkadelic. La citada canción recibiría tremenda revisión en 2006 gracias a Pat Travers (Pat Travers Power Trio 2). Un homenaje a su público, audiencia que no se imaginaba la pronta escapada del talentoso bajista.
por Sergio Guillén



Temas
01. Keepin' Time (Mel Galley, Tom Galley) 00:00
02. Coast To Coast (Glenn Hughes) 03:52
03. What Is A Woman's Role (Glenn Hughes) 
04. Way Back To The Bone (Glenn Hughes) 
05. Feelin' So Much Better Now (Glenn Hughes) 
06. Will Our Love End (Glenn Hughes) 
07. Loser (Mel Galley, Tom Galley)
08. You Are The Music (Mel Galley, Tom Galley)



ENTREVISTA (2003)

GLENN HUGHES



Lo primero de todo, debo reconocer que Glenn Hughes es un cantante que mantiene su garganta a punto. Estuve presente en el concierto de H.T.P. en Madrid y demostraste una vez más que tu voz sigue ganando con los años.

Glenn: Muchas gracias. Es realmente un don divino, esa es la única explicación que le encuentro.

Bien, y si hablamos de tus cualidades como solista, explícame un poco todo el tema de la competición entre Paul Rodgers y tú... Eso de que a él le llaman “La Voz” –como a Sinatra– y a ti “La Voz del Rock”.

Glenn: Bueno, es todo una broma. Paul es amigo mío y ambos disfrutamos con el estilo del otro. Pero, de todas formas, es divertido. (Risas)

Centrémonos en tu nuevo álbum de estudio en solitario, Songs In The Key Of Rock. ¿Con ese título has intentado dejar claras tus intenciones y principios?

Glenn: Sí, realmente quería que todos los que están grabando discos en la actualidad se enteren de que puedo volver con un álbum de rock potente, clásico y tradicional, tomando lo mejor de la cepa de los 70. Esa es la obra que he querido componer, siempre pensando en los seguidores del género.

Y es que podríamos decir que entre finales de los 60 y mitad de los 70 reside la magia y la esencia del rock duro original.

Glenn: Por supuesto, y de hecho es el área que siempre tengo bajo mi microscopio particular, el tiempo que se encuadra entre 1968 y 1975. Debo reconocer que ese periodo fue uno de los más intensos de mi vida, así que si tengo que grabar un disco de música rock, quiero hacerlo fijándome en la época de la que vengo. Sería absurdo que un artista de mi edad se pusiera hacer música para los fans de Limp Bizkit. (Risas)

Hablemos ahora de “Higher Places”, uno de los temas que conforman tu nuevo trabajo, y de tu dedicatoria a John “Bonzo” Bonham. ¿Qué recuerdos tienes de tan mítico baterista?

Glenn: Él siempre fue uno de mis grandes amigos, además de que tocamos bastante juntos. Debo reconocer que tanto el estilo de los Led Zeppelin en general, como el de “Bonzo” en particular, me influyó mucho en su día. Así que con “Higher Places” quería darle ese merecido tributo que se ganó de sobra gracias a su forma de interpretar ante una batería.


Y ya entrados en materia, echemos la vista atrás a esos años dorados de los que me hablabas antes. Tú tocaste algunos años junto a Ritchie Blackmore en tus días como miembro de Deep Purple. ¿Qué recuerdas de esa relación con Blackmore en aquella etapa?

Glenn: Ritchie es una persona muy extraña, le encanta dramatizarlo todo y convertirlo en una tragedia. Es alguien que no sabe demostrar su afecto a los demás. Sigue siendo amigo mío, aunque debo reconocer que siempre se ha mostrado como un ser muy frío y calculador.

Entonces, ¿qué problemas se sucedieron para que la cosa terminara tan mal?

Glenn: Bueno, Ritchie siempre ha tenido un tremendo problema con los cantantes. Yo pienso que lo que le pasaba es que su autoestima a veces le fallaba... Y no es que dudara de su capacidad como guitarrista, era simplemente el hecho de preguntarse si podría llegar a mantenerse siempre como centro de atención dentro de los Purple. No quería que nadie le pudiera quitar ese foco, así que le molestaba que alguno intentara sobresalir. Recuerdo que no le gustaba que me moviera tanto en el escenario, quería que me quedara quieto para no quitarle el protagonismo. Yo jamás me he movido por eso, lo que pasa es que necesitaba expresar lo que sentía al tocar mi bajo. Era un tipo realmente difícil.


¿Cómo ves a Ritchie en su proyecto Blackmore’s Night?

Glenn: La verdad es que no le he seguido mucho, ya que tampoco suelo escuchar ese tipo de música. Pero bueno, sé que es feliz en esta nueva etapa y eso es bastante.

Algo que también está latente y de lo que todo el mundo habla es la posible reunión de Rainbow, ¿cómo ves el tema? ¿Hay posibilidades?

Glenn: Si la cosa sale adelante tendrá que ser con el tándem original de Blackmore/Dio. A Joe Lynn Turner le tengo en gran estima y es como un hermano para mí, pero pienso que si en algún momento Rainbow vuelve a las andadas, lo más apropiado sería con Ronnie James Dio. Reconozco que me encantó la etapa con Joe, aunque no creo que ahora Ritchie esté demasiado de acuerdo con ello.

Bueno, sigamos escarbando en el pasado de los Deep Purple y en algunas de sus curiosidades. Háblanos de aquello de incluir en el set de los conciertos una versión del “Georgia On My Mind” de Hoagy Carmichael, ¿tuviste problemas para que aceptaran meter dicha tonada en los directos?

Glenn: No tuve ningún tipo de problema, aunque realmente yo no propuse tocar esa canción. El caso es que, en el solo que hacía Jon Lord a mediados de los 70 al final de “Smoke On The Water”, un día se puso a tocar la música de dicha composición; yo simplemente me uní a la voz y canté la letra de “Georgia On My Mind”. Fue algo parecido a una “jam session” particular entre Jon y yo.



Y repasando aquella época en la que compartías el micrófono con David Coverdale, ¿qué hay de cierto en esos rumores de que a ti te dejaban encargarte de las partes más duras y difíciles a las que David se suponía que no llegaba?

Glenn: No sé qué decirte... Puede que fuera así, pero no estoy muy seguro. (Risas)

Pero no hay que olvidar que David Coverdale terminó monopolizando el álbum Come Taste The Band. ¿Por qué no compusiste tú más canciones? Somos muchos los que pensamos que a ese trabajo le falta un poco más de tu toque personal.

Glenn: Fueron días extraños: entra Tommy Bolin en Deep Purple, David se quiere establecer como solista buscando nuevos caminos y yo no estoy del todo de acuerdo con muchas de las decisiones que tomaba él por aquella época. En cualquier caso, por lo menos saqué tres grandes composiciones de aquel álbum. Los temas “Gettin’ Tighter”, “You Keep On Moving” y “This Time Around” son creaciones de las que estoy realmente orgulloso.


De hecho, podríamos decir que son de lo mejor de Come Taste The Band...

Glenn: Me siento muy feliz con aquella contribución.

Bueno, cuando has tocado “Gettin’ Tighter” y “You Keep On Moving” ya en solitario han seguido sonando realmente al día y con mucha frescura.

Glenn: Muchas gracias por tu apreciación. Creo que incluiré ambas en mis actuaciones en España. Seguro que podría estar muy bien.

Me comentabas antes la entrada de Tommy Bolin en los Purple; sé que ambos eráis magníficos amigos. ¿Qué recuerdos te vienen a la cabeza de su unión a vuestra banda?

Glenn: Era increíble. Recuerdo que desde el primer día de ensayo, en la audición, ya conectamos bien. Tras la misma se vino conmigo a tomar algo a mi casa y nos hicimos grandes amigos. Compartimos piso durante un par de meses y toda era fantástico, le sentía como si fuera mi hermano pequeño. Creo que conmigo fue con el miembro de Purple con el que se relacionó mejor, al que conocía más de cerca. Desafortunadamente no supe darme cuenta a tiempo de que Tommy tenía un problema mucho más importante con las drogas que el mío... No lo vi. Así que al pasar toda la tragedia de su muerte me dejó muy tocado.

Durante todos estos años has trabajado y compartido las tablas con muchos guitarristas. Si tuvieras que hacer una lista, a quién pondrías el primero.

Glenn: Quiero ser totalmente sincero en esto... He tocado con muchísimos grandes: Gary Moore, Ritchie Blackmore, Jeff Beck, Tommy Bolin, Tony Iommi o Pat Thrall; pero al final he descubierto que J.J. Marsh es el guitarra que más me gusta, mi preferido. Marsh me entiende totalmente, tanto a la hora de componer como en el momento de desarrollar un show sobre el escenario. Es un gran amigo y apoya sin reparos toda la música de Glenn Hughes.


De hecho, quería comentarte que me impresionó gratamente su forma de tocar en vuestra venida a España con H.T.P. Además, en los momentos en los que se encarga de pasajes compuestos por Ritchie, los interpreta con una fidelidad asombrosa.

Glenn: Os puedo asegurar que vendrá conmigo en esta gira ya que es una parte fundamental en el sonido Glenn Hughes. Podríamos decir que J.J. es mi Ritchie Blackmore particular, es ese poderoso guitarrista que puede mantener el espectáculo sobre las tablas.

Y tras retrotraernos a los Purple en las etapas que se conocen como las Mark III y IV, miremos ahora a tu paso por Black Sabbath. En la distancia que dejan los años, ¿cómo valoras aquel Seventh Star?

Glenn: Con mucho cariño. Tony Iommi era un gran amigo de juventud y me encantó participar en los Sabbath con él. Además, canciones como “Seventh Star”, no sé, tienen algo muy especial. Durante todos estos años yo he tocado todo tipo de música: rock, funk, hard rock y hasta metal, pero fue en ese rincón en el que todo encontraba su punto de unión.

Y hablando de los Sabbath, ¿qué te parece el programa de telerealidad Los Osbourne?

Glenn: Cuando pienso en Ozzy le recuerdo como yo lo conocí, como aquel amigo en mi etapa de adolescente, una persona con la que crecí; mucho antes de lo de Sharon y demás. Al ver Los Osbourne no puedo negar que me divierto bastante, aunque espero que esto no dañe más a Ozzy. Sé que Sharon lo ama, así que deseo de todo corazón que lo siga cuidando.

Y ya que estamos con la familia Osbourne, ¿cómo ves la carrera musical de su hija?

Glenn: ¡Terrible! (Risas) Recuerdo que en los 70 había muchísimo talento musical y eso era lo que luego daba dinero, aunque ahora parece que las tornas han cambiado. En la actualidad es el dinero el que parece dar cierto “talento” a gente que no puede aportar nada. De eso tienen mucha culpa los canales musicales y gran parte de las radios.

Bueno, nos avisan de que se nos acaba el tiempo para esta entrevista y llega el momento de poner el punto y final; así que, como pequeño aperitivo de tus próximos conciertos en nuestro país, ¿puedes adelantarnos alguna sorpresa?

Glenn: Bueno, no me atrevo a decirte un setlist fijo ya que, si al final no tocamos alguno de los temas, el público se podría decepcionar. Lo que sí te adelanto es que tendremos un poco de todo: algo nuevo de Songs In The Key Of Rock, un par de temas del resto de mi etapa en solitario, también algo de mis inicios y, por supuesto, canciones de mis días en Deep Purple... Aunque te puedo decir que recuperaremos temas que hacía mucho que no tocaba. Quiero que todas las composiciones que se toquen esas noches tengan algo especial y que el público lo pueda sentir así.

por Sergio Guillén
sguillenbarrantes.wordpress.com







Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      







que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

2 comentarios:

  1. Agradecido por la entrada y la entrevista a Hughes, corta pero rica en contenido. Me ha servido para apreciar aún más a un magnífico músico.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste. Gracias por tu comentario. Glenn es un grande, sin duda.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...