Entrada destacada

Love Live Life – 殺人十章 = 10 Chapters Of Murder (1972)

Imagen
 No hay duda alguna que la visión de los japonés en los 70’s siempre ha sido algo digno de apreciar, hoy en día cualquier manifestación que deslumbra Japón en cuestiones de ARTE logra ser algo memorable, freak y hasta de una delicadeza bárbara. Este álbum es justamente eso, y me gustaría que ustedes puedan apreciar un poco más de esa performance que solo Japón sabe manifestar en su música.10 Chapters Of Murder - from Colin Wilson's Encyclopaedia of Murder es un álbum singular, quizás no logre ser extremadamente avant-garde pero logra llegar a un punto muy alto dentro de su concepto y se vuelve una experiencia fascinante.   Debo confesar que este álbum es una obra aun "fresca" para mis oídos y todavía no salgo por completo de su performance, sin embargo para mí esto es toda una aventura sonora al extremo pues es como navegar por ríos peligrosos, en si una verdadera experiencia. Si bien sabemos que los "conceptos artísticos" de los japoneses en ocasiones son bizar

OMEGA - The Prophet (Rock Machine, 1985)

La facción progresiva (o algo) de la NWOBHM fue en realidad un tierra de nadie del que era difícil despegar. Pero si decides irte por esos berenjenales , ya sabes a lo que te expones.....Y lo prog en los 80, tenía el éxito de una máquina de condones en el Vaticano (Wakeman dixit). Menos si eras tardano en la cuadra chatarrera, y editas álbum de ésta guisa en mitad de ésa década. 



Apocalypse era una banda londinense formada en los primeros 80, y que llegaron a grabar una demo y un single. Pero por culpa de otra banda de igual nombre, aunque nulas pretensiones "apocalípticas", (hacían pop), tuvieron que cambiarlo a Omega. No sé si estarían enterados de que desde los años 60, operaba una banda en Hungría  (la más famosa de todas), con parecidas aspiraciones. Esto es, fusionar hard rock con sinfo prog. De cualquier modo, les caía todo muy lejano, sin internet ni nada.

En 1983 ya son Omega (UK), provenientes de otros dos exponentes underground, Phaze y Stone Lady. Sus miembros eran Nick Brent (guitarras, voz), Steve Grainger (guitarra solista, voz , teclados y fundador de la banda), Graham Roberts (batería) y Dave Robertson  (bajo y voz), éste último ya fallecido. Pronto comienzan a darse a conocer, generalmente en el Marquee.  Y abriendo desde para Pendragon, hasta Rock Goddess o Clive Burr's Escape (Praying Mantis in disguise). Esto ya dice mucho del dilema musical de Omega, y en qué escena debieron quedarse. Fichan por la subsidiaria de Razor Records, Rock Machine. Y editan en el 85 "The Prophet", único legado de la banda, pero de buen recuerdo para los cuatro gatos que se enteraron de su existencia. Con éste álbum,  Omega se posiciona al lado de otros sophisto-chatarras de postín como Shiva, Legend, Saracen o Limelight. Bandas que como ellos, perfectamente podrían ha ber pertenecido a la segunda generación UK prog, junto a IQ, Pendragon, Pallas, Solstice o Marillion (los ganadores del asunto).

El disco se inicia con "The Dark" (5'35) , tema.....ejem......oscuro, de ambiente opresivo y chungo. Con su propio sonido, pero sin poder olvidar inevitablemente a los Priest de "Sad Wings of Destiny". Tampoco a Pink Floyd o Eloy. Los desarrollos son poderosos y enérgicos,  y los teclados muy bien puestos. Para que las guitarras luzcan galas solistas espectaculares.  "Shadows of the Past" (5'14) lleva implícita toda la imaginería oscura de lo que será la marca registrada de Queensryche en 1988, con "Operation Mindcrime". Omega lo están haciendo ya, con la misma inteligencia, buena instrumentación y grandiosa épica descriptiva. Es heavy? Pssssssi. Es prog? También. Es pomp? Rotundamente. Es un disco que escuchado hoy, suena a clásico de la época.  Sólo que no lo conoce nadie.

"The Prophet" (9'04) es como si en Pink Floyd cantara el Halford más relajado. Definitivamente esto lleva ADN de Twelfth Night tanto como de Iron Maiden. La melodía de guitarra es tan fina y elegante como un primera cosecha de Schenker. Para mí,  esto es "chatarra prog" de primer nivel. Volviendo el disco, "Yesterday's Children" (5'12) conserva el feel maidenesco, con estupenda dual guitar y punteos de solvente profesionalidad. Sigue el lado más hard rock en "Drive me Crazy" (3'40).....y quizá también más mundano. Que es salvado por su categoría como músicos. No se entiende el por qué de la versión beatle del "Day Tripper" (2'47), aunque le reconozco una conveniente reinvención metalizada.  La final "The Child" (9'05) nos trae de nuevo a los mejores Omega, los sinfo - pompers de la primera cara. Con su muro teclistico,  dramáticos pasajes y poderosa lírica no alejada de los mejores Demon. Intercalado con fugas guitarreras dignas de Stratton / Murray y cabalgadas perfectas para el trotón bajo de Steve Harris. Sí, tenían razón, debieron llamarse algo referente al apocalipsis. 



"The Prophet" fue reeditado ilegalmente en vinilo (aunque no le haría ascos). Y posteriormente en cd legal con bonus,  por el sello High Roller. Lo cual fue una maravillosa forma de dejar un imperceptible recuerdo en la historia del rock. Queda constancia.

J.J. IGLESIAS


Temas

01 - The Dark 00:00

02 - Shadows of the Past 05:31

03 - The Prophet 10:44

04 - Yesterday's Children 19:51

05 - Drive Me Crazy 25:01

06 - Day Tripper (The Beatles cover) 28:44

07 - The Child 31:33


¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios

Publicar un comentario