Entrada destacada

David Prescott – The Dreamer (1988/ DP -K7)

Imagen
En la superficial década de los 80, la progtrónica se vio relegada a unas catacumbas expresadas en un formato,  el cassette. Desde leyendas kraut como Conrad Schnitzler a anónimos solistas, abrazaron ése formato por barato y práctico. Hubo incluso sellos cassetteros especializados en el género. Ahí estaba el norteamericano David Prescott, que ya se había estrenado en 1986 con la home-tape álbum,  "Electromagnetized".  Dos años después,  con tan sólo un SCI Pro-One y un Korg Poly-800, editaría de igual modo "The Dreamer". Título que con los años ha sido varias veces reeditado en cd, en especial por el sello Auricle.  Estaba compuesto de dos largos temas que homenajeaban la más genuina Berlín School 70s. "Afloat" (29'42) deja entrever que con su parca producción y escaso equipo, no hace más que contribuir a una pureza de ideales propios de la inicial kosmische alemana. Algo que a la larga, beneficia a la obra. Acaso no era ésta la filosofía inicial de lo

The West Coast Pop Art Experimental Band – Part One ((1967, Reprise)

 A los hermanos Danny y Shaun Harris se les considera capitostes del invento The West Coast Pop Art Experimental Band, aunque fuese Bob Markley el que invirtiese el dinero para que todo aquello cobrase estado material. Aquel millonario sediento de sensaciones psicodélicas confió en los vástagos del reconocido compositor clásico Roy Harris para meter una buena inyección de dólares por la que sacar a las tablas un ungüento entre lo ácido del viaje hippie y el folk de connotaciones rock cuidado hasta la última nota. 



El efecto buscado en diferentes creaciones del vinilo es el de instaurar un estado de esquizofrenia fingida en el cerebro del oyente, donde “Help, I’m A Rock” (recuperando la locura que escribió Frank Zappa) o “1906” se distinguen como arietes de lo freak. La instantánea The Byrds queda en el álbum de fotografías gracias al trabajo vocal y la atmósfera bucólica de “Here’s Where You Belong” al igual que cantando al “Transparent Day” de P.F. Sloan, figura gurú como compositor soñado del pop más Costa Oeste. 

Markley, que sólo acierta a tocar la pandereta cuando salen de bolos, sí pretende finalizar la hegemonía Harris transformándose él en cabeza pensante tras las tonadas. Esto terminaría en rifirrafes habituales a partir del segundo elepé, no así en este debut –antes de Part One editaron bajo el sello underground Fifo una bagatela titulada Volume 1 que, al no pasar de una tirada de cien copias no se llegó a considerar como obra oficial– tocado por el dedo de la inspiración. 



Recurren en un cincuenta por ciento a salidas creativas firmadas por otros, hecho que no hace decrecer el interés por unos jóvenes que podían hacer de su álbum un sorpresivo trayecto por los clichés de la escena sesentas y darles la personalidad apropiada para que en lugar de chanza sea alegato o estatuto de personalidad. Con peso en sus interpretaciones The West Coast Pop Art Experimental Band lucen un pendón de liderazgo que entona con ese Verano del Amor que sin querer les toca representar, estación con dos caras tan dispares como reveladoras.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com



 
¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios