Entrada destacada

Krissy Matthews – Krissy Matthews & Friends (2024)

Imagen
  Krissy Matthews es otro niño prodigio del blues. Con tan solo treinta y dos años ya ha compartido escenario con figuras de la talla de John Mayall, Bonamassa, Joe Satriani, Beth Hart,  Jeff Healey  y Jimmie Vaughan entre otras muchas. Krissy Matthews nace en 1992. Cuentan que su padre lo subió a un escenario con tan solo tres años. A los ocho, consigue su primera guitarra y con doce, John Mayall, lo invita a tocar un tema  en una de sus actuaciones en Noruega. Forma su propia banda,   Krissy's Blues Boys, con su padre tocando el bajo. En 2005 publica su primer disco, " Influences", reeditado al año siguiente como " Blues Boy  ". En 2007 llega su segundo trabajo, " No Age Limit". Ese mismo año, actúan como teloneros de  Walter Trout y Robben Ford. "Allen in Reverse " ve la luz en 2009 y nuestro protagonista tiene la oportunidad de  apoyar a Joe Bonamassa en el Ronnie Scott's Jazz Club. Su cuarta producción, " Hit The Rocks, se edita

ARCHITECTS OF HYSTERIA - Tangerines & Banana (2022) (Rockliquias Bandas)

 Puedo vender droga en el metaverso? Lo digo por forrarme sin salir de casa, y eso......Habrá vicio y locura?.... Surrealismo y desmadre, en ése sitio prometido, como la panacea del futuro? Claro que no. Así que mejor atrapar pájaro en mano de "metaversos" más fiables, majaras y divertidos. Y para eso tenemos el cuarto de Architects of Hysteria editado rápidamente.



 Creado desde la pervertida y perversa mente del zaragozano David Abad (guitarras, teclados y absoluto compositor). Es ése otro universo virtual real, sin trampa ni cartón, que nadie te puede ofrecer con más carga emocional y humana. Y ante todo, con total libertad mental de movimientos. En sus dos primeros volúmenes  hubo un equilibrio equitativo entre sus dos grandes pasiones,  experimentación y hard rock. Para el tercero, "Música para inquietos", prefirió dar salida a parte de su fructífero archivo de material sólo,  efectuado del 2012 al 2018. Y en ésa misma línea nos llega ahora "Tangerines & Banana", cubriendo composiciones del 2015 al 2022. Chamber rock con Zappa como chamán sagrado en mente. Tanto el desmadrado de los 70 como el más académico y contemporáneo del synclavier. Terreno amado por nuestro protagonista y que aquí da cumplido y sincero homenaje. Quizá debiera decir más bien que lo lleva tanto en su ADN, que forma parte de su propio estilo. Algo más adecuado, añado.

"WTF!" no puede ser más aparente a ése respecto. Y aquí adoramos ésa honesta postura. "Mamas & the Zappa's" tampoco deja dudas. La percusión,  marimbas o vibráfono, son de una realidad virtual, más que creíble.  Es música que no necesita de largos desarrollos, pues a cada segundo es un ente cambiante que se metamorfosea sin descanso. Un perfecto escenario para que su mástil pise el acelerador turbo en descabelladas incursiones de notas imposibles......para finalizar como un pseudo-country. Muy Zappa. Más,  please! "Architects of Hysteria" ya tiene su propio tema. Está pensado para una gran orquesta, como consigue hacernos intuir sin mucho esfuerzo en un mobiliario sonoro espectacular. Electrónica y contemporánea,  ópera o electroacústica, dodecafonismo gamberro como un Harpo Marx de la eléctrica. Todo al servicio de un Rock In Exploration (R. I. E.!), al que hay que tomar muy en serio dentro de su reino inmenso del humor.

Música jazz 60s de espías para "All Fools", como un Henry Mancini invitado al  "Roxy & Elsewhere". "The Adventures of Face Pi" contiene sonidos retro-futuristas de Sci-fi film 50s. Theremin enigmático que precede a un brutal cambio shreder 80s. De recorrido meteórico a lo Paul Gilbert - Steve Vai. Stravinsky se nos aparece en "Chant de L'oiseau", mientras le da la mano a Varese y componen música de cámara para el cabaret Voltaire de Zurich, en una enloquecida reunión Dada. Otros alumnos aventajados de tío Frank, Mats/Morgan, son reflejados en la inquietante "Attack of the Zombie Sheep", cumpliendo holgadamente como ellos. Agradaría sobremanera al maestro bigotudo. Casi en cosmic kraut disfraz, se presenta "Glup Night". Mientras que "Tangerines & Banana" (8'45) toma el estilo que más define el gusto de Abad. La finura y su elegante ataque de guitarra, en moderada mezcolanza experimental. Nunca se hace denso ni pastoso o sobreactuado en arreglos. Simplemente fluye. Apostaría que Steve Vai daría nota alta desde su trono "Hydra-ulico"! Es un tema excelente, trabajado y completo. Un excepcional Tour de Force donde su guitarra compite con sus propias y desbordantes ideas. Posiblemente es su pieza más ambiciosa hasta el momento. 



Tres van a ser los bonus tracks de propina:

"Welcome to the Multiverse Circus" me da la razón  en que hay que quedarse dentro de un más fiable multiverso. Aquí prueba con escalas que se acercan a Allan Holdsworth o Al Di Meola. "Brain Community" aparece en su versión original del 2008. Y ya contaba  con una reconocible épica y energía experimental. La final "Crakonball" mete funk desorbitado y guitarra alienígena. Como una jam entre Herbie Hancock 80s y Johnny "Guitar" Watson. No se puede hablar de menos. Tiene un final oculto que pasaría por una peli sesentera de José Luis López Vázquez. El humor y la ironía  ante todo. Y el amor a la música,  más. Con "Tangerines & Banana" se cierra un círculo : Dos primeros trabajos grupales y dos últimos en solitario. Centrados en dar a conocer su inmenso archivo de material investigador. Comienza una nueva etapa siempre esperanzadora para éste músico. 



En otros tiempos,  se estarían  hablando alabanzas ilimitadas de éste disco. Afortunadamente,  vive en su propio universo. No necesita de nadie para reivindicar su inmensa valía. 

J.J. IGLESIAS


 
¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios