Entrada destacada

HERBA D'HAMELÍ: Retorciendo la imagen sonora (Entrevista realizada el año 2010)

Imagen
 Se dice que Herba D'Hamelí ve su parto al encontrarse cuatro instrumentistas amantes de bandas como Jethro Tull, King Crimson, Camel o las diabluras del irresistible Frank Zappa. Los primeros ensayos comienzan en septiembre de 2001. Casi diez años después, ya ampliadas sus filas a quinteto estable, y con varios lanzamientos a sus espaldas, Inversa Visual es la obra discográfica con la que congratularse. Y, orgullosos ellos de su vástago, así me lo cuentan. Antes de acercarnos a Inversa Visual me gustaría que me contaseis los vericuetos que pudieron ocultarse tras grabaciones como La Dansa De Les Rates o Cançons De Casa Sons De Carrer. ¿Fue un desarrollo lógico y sencillo? Se trata de los dos primeros discos del grupo que corresponden con la inicial época más folk rock. El primer trabajo, a pesar de ser folk medieval, se trata de un disco conceptual basado en la historia del Flautista de Hamelín. Como curiosidad a destacar, el disco contiene un fragmento extraído directamente del

Trettioåriga Kriget – Krigssång (1975, CBS)

 Natural de Saltsjöbaden, Estocolmo, este conjunto, cuyo nombre no es otro que La Guerra De Los Treinta Años, definió su hard progresivo desde los primeros LPs. Tan es así que, escuchando Krigssång, el oyente puede visualizar la línea de su posterior carrera. El cuarteto maneja con soltura las atmósferas, aunque tiende a exaltar los cambios en el tempo imperante buscando la respuesta del oído más que el enrevesado camino de un laberinto. 



Se producen encontronazos entre la voz de Robert Zima y la guitarra acústica de Christer Åkerberg, tanto buscando el enfrentamiento que dote a la composición de contrasentidos estudiados como emparejándose en pos de la ternura sónica claramente melancólica, el caso de “Jag Och Jag Och ‘Jag’”. “Mitt Mirakel” sepulta esquejes de jazz por los que nutrirse y crecer en un hard rock experimental puntero. Si la escena pide ser carne de jam session, algo queda en Krigssång (“Murar”); y para las odas inagotables en minutos que regresan beodas al hogar con opuestas puntas de lanza influenciables, “Krigssång II” transita del progresivo italiano a la crudeza germana. Como quinto componente tenían al letrista Olle Thörnvall, una pieza fundamental para inyectar un peso sustancial en cada texto que acompañase a los retos instrumentales de Trettioåriga Kriget. 



Un año después de grabar este “canto de guerra”, y tras actuar para media Suecia, los cuatro artistas saltan a Inglaterra para una extensa gira. Su valor como músicos queda reflejado en la publicación fundamental Melody Maker, espacio en el que se les expone cual una de las bandas más prometedoras que pisarán 1977. Los años 80 no fue la década esperada, y poco lograron rascar. Aun así, cuando se le daba finiquito a los 90 su estrella brilla nuevamente, inaugurando ya en 2008, en nuestro país y como cabezas de cartel el evento progresivo Madrid Art Music Fest.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com


 
¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios