Seguidores

SUSCRIPCIÓN A ROCKLIQUIAS

SI QUIERES RECIBIR LAS NOVEDADES DE ROCKLIQUIAS POR EMAIL. SUSCRIBETE :

Delivered by FeedBurner

Aviso Importante
Por problemas técnicos algunos vídeos no están operativos. Con la mayor brevedad serán repuestos. Gracias por vuestra paciencia



JUAN CARLOS CASTILLO - Natural Ending (2018) (Rockliquias Bandas) ( Entrevista - Análisis)

Hoy no vamos a hablar de una banda. Esta  vez le toca el turno al  multi-instrumentista Juan Carlos Castillo que en Junio pasado (2018) editó "Natural Ending". Una obra que reúne todas sus influencias y en la que toca todos los instrumentos. Nos pusimos en contacto con Juan Carlos para charlar sobre su disco



Rockliquias.-Hola Juan Carlos , gracias por atendernos. Para que los lectores de Rockliquias te conozcan ¿Quién es Juan Carlos Castillo? 

Encantado de que me invitéis, y agradecido por el interés que habéis mostrado en el disco. Bueno, en cuanto a mí, soy músico, llevo 30 años ya viviendo aquí en Madrid, aunque nací en Cuenca. Allí di mis primeros pasos en la música, poniendo discos en una emisora libre que se llamaba “Radio Bigarda”, muy combativa, militante y abierta. Habitada por buena gente, no solo me dejaban hacer mi programa con 15 añitos, sino que me pasaban discos y me daban “cuartelillo”. 

Más o menos en esta época empecé a tocar la guitarra, y un poco más tarde comencé con la batería. Estuve tocando muchos años con bandas de rock, grabé un disco con el grupo folk “La oveja negra…o gris”, justo después empecé a estudiar música más en serio. Para mi lo interesante empezó cuando monté, junto a un grupo de amigos, el grupo de rock progresivo instrumental ENREDO. Aprendí muchísimo con ellos, ensayábamos un montón, teníamos muy buena onda entre nosotros. Solo grabamos maquetas, pero fueron 13 años de muchas cosas buenas compartidas. Llegamos a componer bastantes temas muy interesantes. 

A punto de terminar mi experiencia con Enredo, me inicié en el lenguaje del jazz, y también de la improvisación libre. Llegué a formar parte de la Orquesta FOCO, que ha estado en activo durante casi 20 años. La asociación a la que pertenecíamos organizaba anualmente el festival Hurta Cordel, cita anual de muchos improvisadores en activo, del país e internacionales. Participé en las últimas seis convocatorias como guitarrista en la orquesta, dirigida por músicos como Fred Frith, Agustí Fernández, Terry Day o Maggie Nichols.

La improvisación libre ha supuesto para mí una verdadera escuela de escucha, y un entrenamiento de los reflejos musicales. Además, me ha dado la oportunidad de coincidir con grandes músicos, (Javier Paixariño, Markus Breuss, Ricardo Tejero, Paloma Carrasco, Alain Piñero, Antonio Bravo, Javier Denis, Baldo Martínez, Christian Pérez, Javi Carmona…), y de compartir, aprender con ellos.

A día de hoy mantengo colaboración con dos excelentes músicos, uno de ellos es un dúo batería – guitarra con Pedro López, pionero del jazz y la improvisación libre aquí en España, que formó parte de Zyklus, Madera, o Scorecrackers, y que mantiene también la actividad pedagógica que comenzó con el histórico CEDI de los años 90. Con este proyecto improvisamos y grabamos a la vez; algunas de estas sesiones se han editado en formato digital, bajo el nombre GALUMPHING, en la plataforma Busilis, y también en Alina Records. Solemos trabajar con cambios muy pronunciados de dinámica, dedicamos mucha atención a las texturas, aunque también incluimos en las piezas elementos más convencionales, que tienen que ver más con el progresivo o incluso con el jazz. Periódicamente recibimos la visita de músicos invitados, con los que grabamos también: es algo que nos ayuda a salir de nuestra “zona de confort” y nos carga las pilas para el proyecto.

La otra colaboración de la que os hablaba, es con el guitarrista Jorge Cabadas, músico también pionero en el campo de la experimentación y el jazz, y pedagogo de amplia trayectoria. Hasta la fecha tenemos publicados dos trabajos, Soundbites, en el sello Alina, y "Characters que grabamos el año pasado y que ha salido en la netlabel Plus timbre. Hacemos también improvisación libre, y hemos mantenido periodos más o menos regulares de tocar juntos, lo que creo se refleja en el resultado, en cuanto a interacción y diálogo entre las guitarras, sobre todo en el caso del último disco.

Por último, en el sello Alina podéis encontrar grabaciones experimentales que hice en formato guitarra solo, una faceta distinta de mi trabajo con la guitarra, que estuve cultivando durante un tiempo -también en directo-.


Rockliquias.- ¿Cuáles son tus influencias musicales?

Las primeras, que creo que marcan, y para bien, fueron sobre todo el rock de finales de los 60 y principios de los 70: desde Jefferson Airplane o los Doors, a The Band, los Byrds, Deep Purple, Jimmy Page, Jeff Beck, Hendrix, los cantautores de la costa oeste tipo Joni Mitchell o CSNY, de Inglaterra también Yes, Genesis, Brian Auger, Caravan, Hatfield and the north, Andy Latimer y Camel, también Soft Machine -todas las épocas-, Henry Cow, Gentle Giant, las distintas formaciones de King Crimson…o, de otras latitudes, los increíbles (que buenos eran) PFM…no sé, muchas cosas. 

De los de aquí, pondría a Iceberg y Gotic en primer lugar, y también a Música Urbana, Barcelona Traction, Dolores, o los primeros Topo. En otra onda, los primeros discos de Pablo Guerrero, Luis Pastor o Hilario Camacho, me parecen mágicos.

Algo que me dejó huella fueron los grupos de los 80 como Police, XTC, o lo que hacían Joe Jackson o Peter Gabriel (el II y III sobre todo). Todd Rundgren ha sido siempre una referencia, con o sin UTOPIA. A Zappa le he escuchado mucho también, hace años participé en un grupo de versiones, al que pusimos Waka/Jawaka en honor a su disco de los 70. También tuve mi época folkie, escuchando a Pentangle, Nick Drake, John Martyn, Fairport Convention, Sandy Denny, o de más cerca, a Oskorri y Milladoiro. La música de brasil fue importante, porque coincidió con mis comienzos como estudiante de guitarra: Jobim, Joao Gilberto, más tarde Caetano Veloso, Gilberto Gil o Milton Nascimento. El club da esquina es uno de mis discos favoritos…

Y descubrir el jazz fue una revelación: Thelonius Monk, Coltrane, Miles Davis, Mingus, Wayne Shorter, Wes Montgomery, o Jim Hall, mas todo el jazz moderno, -incluída la fusión de los 70, de la que siempre he sido fan, los Mwandishi de Herbie Hancock, Weather Report, Mahavishnu Orchestra, RTF, y por supuesto la improvisación libre: sigo descubriendo cosas a día de hoy, como lo que hacen Mary Halvorson, Nels Cline, Eivind Aarset, Joe Morris, los Bad Plus… para resumir os diría que casi cualquier música que implique riesgo, o que tenga como ingrediente principal la imaginación, me va a acabar diciendo algo. 

Otra cosa bien distinta es cuantas, o cuales de estas influencias se reflejan en mi música, y creo que es algo que sólo el que escucha será capaz de reconocer, o discernir. Me cuesta ser objetivo con lo que hago, vamos.

Rockliquias.- En junio de 2018 publicas "Natural Ending" 
¿ Cómo surgió este proyecto?

La idea del disco surge de un planteamiento que me hice, re-arreglar unas composiciones antiguas que tenía guardadas, a las que añadí otras que ya había tocado, en versiones distintas, con otras bandas. Algo que no he contado es que durante muchos años estuve tocando guitarra y batería en distintos proyectos, lo que me ha dado cierto “rodaje” con los dos instrumentos. 

En cuanto al bajo, había comenzado a tocarlo por casualidad, cuando un amigo batería me prestó un fender precision que no estaba utilizando en ése momento. Estuve algunos años aprendiendo temas de la Motown, JJ Cale, John Mayall y algunas cosas más, y cuando me quise dar cuenta, ví que era capaz de acompañar las baterías que se me estaban ocurriendo para arreglar estos temas de los que os hablo. Así que me planteé maquetarlos más en serio. 

Este proceso me llevó aproximadamente 9 meses, - a razón de un tema por mes, dos en algunos casos- en los que terminé 12 temas. Además de componer y hacer los arreglos, los iba registrando en formato casero -la batería en el local de ensayo, claro-, y mezclando, con una versión de prueba del Nuendo que muy amablemente me facilitó e instaló Pablo Cobollo, de los míticos Soul Bisontes.

El resto del tiempo hasta la grabación, es decir, desde finales de verano de 2017 hasta enero del 18, los empleé en practicar los temas, componer arreglos y melodías, y darle vueltas al concepto del disco. 

Por otro lado empecé a pensar en la posibilidad de contar con un productor que me ayudara a seleccionar repertorio y enfocar la grabación. Envié una maqueta a varios, pensando que no me iban a hacer ni caso. Para mí sorpresa contestaron tres, interesados en la onda de los temas, también en el hecho de que fuera un proyecto “one man band”:

Con Javier Bergia, del que soy fan desde siempre, tuve una entrevista muy agradable en su estudio, como sabéis los que le conocéis, es un gran músico y un conversador muy ameno. Me puso algunos temas de los proyectos en los que andaba por aquel entonces, estuvimos charlando sobre los míos, y me dio algunas indicaciones muy provechosas. 

A Manuel Cabezalí le gustaron mucho las maquetas, me propuso una producción a medias con Victor Cabezuelo, de Rufus T. Firefly, con quien estaba empezando a producir en equipo. Me pareció un gran profesional y una buena persona, estuvimos charlando sobre música, y el mercado de la música, en un bar de mi barrio.

Por último, José Nortes también se interesó por el proyecto, me ofreció la colaboración de algunos músicos como Luis Prado, porque le parecía que cuadraban con mi música y la manera en la que está concebida. Me transmitió mucho entusiasmo, me pareció sincero, y por supuesto profesional. Su estudio de grabación, encontré que encajaba perfectamente para este proyecto en solitario…En fin, yo estaba encantado con esta respuesta, que no esperaba, desde luego. 

Me decidí por acordar la producción con J.Nortes, y …supongo que me equivoqué, porque, tras dos o tres encuentros para preparar la grabación, y a dos semanas de la fecha acordada, él dejó de dar señales de vida. Eso si, al final, sin mal rollo lo digo, fue para bien, porque en ese momento tomé la mejor decisión: lo iba a producir por mi cuenta, arriesgándome a que hubiera errores, muchos errores, pero, por otra parte, tendría más control sobre el resultado final, y me iba a suponer un ahorro considerable en el presupuesto.

La fecha prevista para comenzar era el 3 de Febrero de 2018, Sábado. El miércoles de esa misma semana llamé a Estudio Brazil, que conocía por referencias de compañeros músicos, con la suerte de que ese mismo fin de semana estaba libre para comenzar a grabar baterías.


Rockliquias.- ¿Nos puedes contar detalles de la grabación ?

El disco se grabó en nueve sesiones, de aproximadamente nueve horas cada una. Del trabajo se encargó Javi Ortiz, que tiene muchísima experiencia, y una mente muy abierta, de hecho suele grabar proyectos muy distintos, y entendió desde el principio mi propuesta. 

También hubo una parte importante de refuerzo por su parte, como os podéis imaginar me encontraba algo inquieto en este primer fin de semana. Una vez quedaron grabadas todas las baterías, comencé a relajarme más y disfrutar. Dedicamos otras dos sesiones aproximadamente al bajo, y el resto fueron para las guitarras, eléctricas con diversos efectos, desde los más convencionales, -wah, phaser, delays- hasta algunos más personales que suelo utilizar cuando toco impro libre. 

Una cosa muy interesante de esta grabación, es que experimentamos con diferentes configuraciones de amplis (válvulas), y pantallas, todos pertenecientes al estudio. Casi cada tema tiene un tratamiento distinto en este sentido. 

A las guitarras acústicas, que si escucháis con atención veréis que están muy presentes en la mayoría de los temas, dedicamos también casi una jornada, dejando la penúltima para los solos, que improvisé en el momento. Esta fue una experiencia bastante mágica y de inspiración para mí, creo que tuvo mucho que ver con lo cómodo que llegué a sentirme en el estudio. También, y esto es importante remarcarlo, la sala principal, en la que fuimos grabando todos los instrumentos, tiene una acústica excelente.

La última sesión la dedicamos a grabar algunos detalles como panderetas, platos, mazas y escobillas, y el solo de bajo que se escucha en “a moment in time”, que preparé en casa la noche anterior y salió casi a la primera.

Intenté que hubiera teclados en el disco, que iba a tocar mi amigo el músico Pedro Rato, de hecho llegó a pasarme algunos bocetos, pero al final no fue posible porque se nos echaba el tiempo encima y “nos pasábamos de horas”.

Durante todo este tiempo de grabación fui tomando decisiones de producción, a un nivel muy básico pero que creo le dan al disco el color que tiene: me refiero a las distintas pistas de guitarra, con timbres, efectos distintos en cada una, a la vez iba pensando en los planos que creía tenían que ocupar los instrumentos. Una cosa que no tenía pensada era meter acústicas en todos los temas, pero en el proceso de grabar me dí cuenta de que aportaban una textura muy interesante. Todas las acústicas las grabé con una Taylor de 12 cuerdas que es una verdadera joya de instrumento.

Algo que no quiero olvidar, es el apoyo que Javi me prestó durante todo el proceso. Trabajamos en todo momento en un ambiente tranquilo, y a la vez de concentración. El día que terminamos las sesiones de grabación tuve una sensación muy emocionante, que se mezclaba con el cansancio: ahora sí que lo habíamos conseguido.

Dedicamos dos días más a la mezcla, que se hizo también en Brazil, quizá fue la parte más complicada para mí, y el segundo capítulo de producción, con las decisiones más importantes para el resultado. La masterización se realizó dos semanas después. Hubo un momento que consideré enviarlo a Golden Mastering, en california, pero me pareció que estábamos en una producción muy humilde para estos vuelos… 

Algunas curiosidades: la mesa analógica del estudio, con la que se hizo la mezcla, estuvo en activo en los míticos estudios Kirios. El efecto de reverb masiva que se escucha en la parte del puente en “Folk days” es simplemente el ambiente natural del estudio, con micros situados estratégicamente en la parte de la cocina, y las puertas abiertas. En algún tema utilizamos un prototipo de cabezal de válvulas que están diseñando en el estudio… También nos reímos bastante, que esto es básico para cualquier actividad humana.

Rockliquias.- ¿Quién ha diseñado la portada?

La portada es de Ana Maynero, una ilustradora valenciana, que conocía por que ha diseñado la mayoría de las portadas de Sr. Mostaza, y ahora Luis Prado. Me encanta el rollo minimalista, y a la vez muy atractivo, que tienen sus diseños. También ha hecho bastantes para M-Clan, entre ellas la de “memorias de un espantapájaros”. 

La verdad es que fue muy fácil trabajar con ella, nos entendimos muy bien desde el primer momento, le pasé las maquetas, también me pidió portadas que me gustaran especialmente para hacerse una idea de por donde podían ir los tiros, y claro, una idea o concepto. 

Las maquetas le gustaron mucho. Desde la primera prueba que me envió dio en el clavo, y a partir de ahí, solo era cuestión de ir variando detalles, hasta que llegamos al resultado final. Quedé muy contento con el resultado, para mí era algo importante que la edición física tuviera un aspecto cuidado, a la vez que artístico, y creo que se consiguió con creces.

Rockliquias.- ¿Qué quieres expresar con el título?

Le dí muchas vueltas a esto, pues se supone que el disco representa un viaje, que para mí tiene un punto de partida y otro de llegada. El punto de llegada sería la madurez personal, cuando de repente todas las piezas encajan, hasta las que aparentemente no tenía sentido que estuvieran ahí. Es una conclusión natural, pero solo puedes percibirlo cuando llegas al final, y en el camino ocurren muchas cosas. A la vez ese punto de llegada se convierte de nuevo en el de partida para otro viaje…

Rockliquias.- El disco contiene ocho temas instrumentales que fluyen sin apenas darnos cuenta donde podemos encontrar una muy buena fusión de estilos que van desde el progresivo, al jazz, incluso toques de blues y bossa-nova. ¿Qué nos puedes contar sobre ellos?

Gracias, si te suena fluido es que he conseguido el objetivo, otro trabajo fue secuenciar los temas de manera que tuvieran sentido unos al lado de los otros y pudiera seguirse “sin esfuerzo”. Estaba buscando que fuera entretenido, y para eso tenía que ser variado.

Sobre los “estilos” que se pueden reconocer, creo que el progresivo tiene mucho peso porque, como te decía antes, es la música con la que he crecido, es algo emocional para mí. De hecho creo que algunos pasajes son mi pequeño homenaje a Camel, Génesis o esos grupos que escuchaba cuando apenas conocía los rudimentos de la música. 

En cuanto al color jazzero, bueno, aparte de escuchar mucho jazz, he estado estos diez últimos años tocándolo todas las semanas con un combo de amigos, Mhelonius Tronk. Gracias a esta experiencia he acabado captando algo, yo creo, de la esencia de este lenguaje. La composición de los temas tiene bastante importancia en esto, y originalmente temas como “Natural ending” y “Old Movie II” tenían este aire, si. 

La bossa nova aparece de una forma un poco tangencial en “Do it as a hobbit”, la idea original era hacer algo que sonara a bossa, pero en 7/4. También en “Barefoot Child” hay partes que pueden dar esta sensación. En todo caso, cuando las compuse no pretendía que formaran parte de éste estilo, sino más bien que se reconocieran como una especia o condimento de mi música. En cuanto al blues, siempre me ha gustado, y de hecho empecé a improvisar imitando a mis guitarristas favoritos de blues. Te digo lo mismo que con el progresivo, es algo que está ahí y de vez en cuando sale, de forma espontánea.


Rockliquias.-  En este proyecto tocas todos los instrumentos. A la hora de componer ¿Con cuál te sientes mas a gusto y cuál se te resiste?

Todos los temas se compusieron originalmente con la guitarra, en una época en la que le dedicaba mucho tiempo a estudiar el instrumento. Ahora llevo un tiempo con las teclas y estoy escribiendo alguna cosa, pero voy muy tranquilo porque tengo que aprender la técnica a la vez. 

Con la batería me pasa que tengo facilidad y seguridad para tocar, pero necesito cierto estado mental para conseguirlo. Esta experiencia en estudio me ha servido mucho para avanzar por aquí. En cuanto al bajo, como he aprendido por mi cuenta y no me considero bajista, no siento tanta presión como con los otros y me lo paso muy bien, tanto tocando como grabando, la verdad.

Rockliquias.-  Posteriormente has publicado dos "bonus" más , "Final Natural" y  "Old Movie  part II". Háblanos de estas composiciones.

Bueno, “Old Movie II” se llamaba originalmente “1” porque fue el primer tema que hice para un trío que tuve, al que llamamos “Cantalupe” Luego tuvo una segunda versión, en realidad era el mismo tema pero arreglado de forma totalmente distinta, que solíamos tocar ENREDO, y que se llamó “Trastornos del sueño”. Es la parte I del tema en el disco, y conserva alguna parte del arreglo que hicimos para el grupo. El caso es que publiqué la maqueta, porque me gustaba como había quedado con la acústica haciendo la melodía y unas guitarras con fuzz que hay al final, no sé, es distinta, aunque tenga este sonido más casero. Otra cosa que tiene es que la frase de batería de las estrofas es algo distinta de lo que grabé en el disco.




En cuanto a “ My song”, supongo que te refieres a este, es una de las versiones que grabé, es también una maqueta, y bueno, es un tema de Keith Jarrett que siempre me ha encantado, y decidí hacer esta versión, que es un poco peculiar, lo primero porque no hay piano, claro, y por las 12 cuerdas y el E-BOW que empleo. Fue un experimento que creo salió bastante bien, y la verdad, me apenó no poder grabarlo en condiciones. Una curiosidad es que pedí permiso para publicar esta maqueta a K.J, a través de su oficina de management, y la respuesta fue “mientras no haya letras ni voz, sin problema”.



Rockliquias.- ¿Cómo han ido las presentaciones del disco? ¿Con qué músicos has contado?

Hicimos la presentación en Noviembre del año pasado, en el local de unos amigos, con algunas viandas y discos para quien quisiera comprarlo. Me acompañaron Pato Muñoz en el bajo, Pedro Rato en teclados, Paco Hernández a la batería y yo me encargué de las guitarras. La verdad es que fue un concierto especial, con mucha energía, muy emotivo. He de añadir que los músicos se aprendieron los temas, y vinieron a los ensayos y a la presentación sin pedirme nada a cambio, simplemente les gustó el disco, son amigos y les apetecía echarme una mano. Fue un gesto de generosidad importante.

Rockliquias.- ¿Tienes fechas para próximos conciertos?

 El proyecto está concebido alrededor del disco únicamente, como objeto físico, para escuchar y disfrutar de la portada, y ese ha sido mi plan desde el principio. Ahora mismo no cuento con infraestructura como para mantener una banda en rodaje, un local y una disciplina de ensayos, y sobre todo, no cuento con oficina ni agencia que me respalde. De hecho la distribución del disco en tiendas la he hecho yo “a pata” o contactando con los establecimientos y enviándolo por correo. Por cierto, en la mayoría de tiendas, y lo he dejado en unas cuantas, lo han recibido muy bien y me han tratado estupendamente.

Rockliquias.-¿Cuáles son tus proyectos futuros? 

Por un lado voy a seguir colaborando con Pedro López en GALUMPHING, -de hecho tenemos una presentación en breve-, y con Jorge Cabadas también, aunque andamos muy liados, acabaremos encontrando el hueco para seguir con el dúo.

Por otra parte, estoy componiendo ya para la segunda entrega de Natural Ending. El proceso está siendo muy distinto, pues he empezado por las bases, y como te decía, en este si va a haber teclados. Tengo ya algunas maquetas, que están en fase embrionaria. Haré una preproducción, si puedo, en un estudio pequeño de aquí a unos meses, y el año que viene, entraría a grabar de nuevo. Crucemos los dedos!

Rockliquias.- ¿Qué le dirías a nuestros lectores para que se compraran el Cd y fueran a tus conciertos?

Sé que en los tiempos que corren es un poco suicida ofrecer sólo el disco, sin una banda detrás. Aun así, os animo a escucharlo, creo que es entretenido y os puede gustar. Me gustaría que me contarais qué os ha parecido, escribiendo a naturalending@gmail.com. Igualmente si lo que queréis es la copia física, que yo os recomendaría porque suena mejor, y viene con el diseño Ana Maynero, me podéis solicitar una. Todavía me quedan algunas por aquí. Igualmente, se puede encontrar en algunas tiendas de discos de la península, a saber:

Granada: Bora-Bora, Discos Marcapasos, Subterránea, Valencia: Discos Amsterdam, Barcelona: Surco Records, Segovia: totem Vertigo, Zaragoza: La Gramola, Salamanca: Long Play, Bilbao: Power Records

Y en Madrid, también lo tenéis en : Y que viva Joplin!, Escridiscos, Diskpol, El Argonauta, Molar, Discos satélite, Nakasha, Lost things, y Big Mamma.

Y por último, me podéis seguir en facebook ; @naturalending. 

Gracias, un saludo y mucha música!!





Contacto:



Facebook  https://www.facebook.com/naturalending/

email: naturalending@gmail.com


P.D: Cualquier banda que esté interesada en aparecer en  esta sección puede ponerse en contacto con nosotros  : rockliquias@hotmail.com

Imprescindible realizar una música con referencias al rock de los 70

Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                    
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...