Seguidores

SUSCRIPCIÓN A ROCKLIQUIAS

SI QUIERES RECIBIR LAS NOVEDADES DE ROCKLIQUIAS POR EMAIL. SUSCRIBETE :

Delivered by FeedBurner

Aviso Importante
Por problemas técnicos algunos vídeos no están operativos. Con la mayor brevedad serán repuestos. Gracias por vuestra paciencia



AMON ACID - Amanesh (2019 / Amon Acid)

No os voy a hablar de las excelencias de los caldos de Almonacid, villa con denominación de origen Cariñena. Aunque debiera. Pero sí que lo haré de éstos recién llegados con mucho ímpetu,  (tan sólo un EP homónimo editado en Marzo, y ahora éste debut largo en Abril).


Tanteando la estrategia de éste disco, uno se va inevitablemente al reinado del Imperio Halcón. Estos discípulos de la Gran Secta Halconiana se formaron en Leeds en 2018. Son un dúo formado por el griego Sarantis (guitarras, teclados, ritmos, programación) y el inglés Briony (bajo). 

Hago un pequeño inciso para contarles algo sobre Hawkwind y toda su real saga asgardiana.  Si son uno de mis diez grupos favoritos de todos los tiempos no es sólo porque me pierda (en) su música. Si se explora con atención desde sus primeras grabaciones, uno encuentra visiones anticipadas de lo que luego sería el rock industrial, trance, metal progresivo,  gótico, siniestro rock o el mismísimo punk. Que me aspen si sus esenciales condimentos no estaban sacados de la violencia delirante de Hawkwind, y la profunda rabia existencialista de Van Der Graaf Generator. Dos bandas siempre veneradas por John Lydon y coetáneos. Normal. Unos meses antes, aquellos de los alfileres del 77 no eran mas que hippies-progres, feligreses del prog & psych del momento. Si Magma creó el Zeuhl como género propio, habría que darle un nombre también a lo de Hawkwind. La "Hawk Music"suele encontrarse, como en un inicio la de sus creadores desde Ladbroke Grove, en el underground más under de cada tiempo. Si éstos salieron con Edgar Broughton Band, Pink Fairies, Deviants, High Tide y demás proto-punks,  ahora también la encontrarás en las catacumbas más profundas. 

Ahí están Amon Acid ( y cientos de bandas similares desde los 80), en la independencia y marginalidad que tan bien le ha sentado siempre al arte en general. Certeros francotiradores del psico-prog más anarco. Como en "Aman Ariman" (8'56), que utilizan melodías oriental-arabigas al estilo de Dave Brock, para llegar a su propio nirvana psicodélico sin presión alguna y siguiendo las sagradas enseñanzas de su gurú. Esto hace que se parezcan más a alquimistas lisergicos de la Turquía setentona, dicese de Erkin Koray, Cem Karaca,  Mogollar y otros de arsenal  grifoso similar. Seguramente la procedencia ateniense de Sarantis también tenga algo que ver. "Mind and Soul" (6'24) con sus "echo vocals", entra en las premisas de un "Hall of the Mountain Grill". Pero también de posteriores contemporáneos como Mandragora, Spacehead, Krel, Ethereal Counterbalance, Suns of Arqa, Paperhouse o Spacious Mind. Indocumentados habituales de los free festivals cercanos a Stonehenge en los 80 - 90.


La herencia "canina" (por Can) también persiste en éste tema y el siguiente,  por ejemplo. "Turn to Stone" (7'18) es perfecta para colarte en la Gran Pirámide  con esto puesto en las orejas a todo trapo. Seguro que despiertas a todas las torturadas almas del inframundo egipciaco. A pesar de ser un dúo,  se agradece que las baterías sean reales, y que la analogía sonora campe a sus anchas.
"Bone Witness" (2'58) es original y demasiado perfecta en su oscuridad, para que algún "famoso diyai de mierda" se la robe para corromperla con sus average chunda-chundas.  Lo veo venir. Delicioso lo-fi presenta "Nebula's Children"(3'52), con una capa de pintura naive encantadora, que la hace un caramelo tríposo muy paladeable. Corrosión - fuzz, y ambientes de la Hammer aparecen con "Abstract Space" (5'28). Una de las fuentes inspiradoras de Amón Acid es el horror / sci-fi, y esto no se aleja de los ominosos alucines de Killing Joke. Miedito.

"Through the Forest" (9'10) incluye étnicos ambientes dub, ululantes sintes y planantes guitarras. Agitation Free + Kava Kava + Ozric Tentacles + Spiral Realms + Third Ear Band. Bien agitadito y pa' dentro el mejunje....la ayahuasca a su lado es yogurt blanco. Y la bruma humeante arábiga sigue sin perder esencias. "Synaptic Flow" (4'13) es space-punk de los bajos fondos portuarios en algún planeta olvidado de la galaxia. Damned perdidos en el espacio. La fiesta interestelar "be in" termina con "Wonderland" (7'28), en otra pesadilla ácida street punk con banda sonora apropiada para pervertidos relatos de Michael Moorcock,  Jim Starlin o Alan Moore. Space rock cyberpunk con toneladas de actitud decadente de estética Marvel. Con esto Thanos chasquea los dedos a casa segundo, llevando el ritmo. Amon Acid son la mejor representación geek del ayer y hoy en cosmicland. Hacen falta éste tipo de encantadoras frikadas. 
J.J. IGLESIAS




Temas
1.
Aman Ariman 00:00 
2.
Mind and soul  08:56
3.
Turn to stone     15:20
4.
Bare witness  22:38
5.
Nebula's children  25:36
6.
Abstract space   29:28
7.
Through the forest   34:56
8.
Synaptic Flow  44:06
9.
Wonderland  48:19






Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en








que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

6 comentarios:

  1. Bien interesante el relato sobre la banda y sus referencias, desde Hawkwind, Can, Killing Joke, VDGG, Third Ear Band o todas las bandas afines al ambiente de Ladbroke Grove. Todo ello me empuja a fijarme en la banda greco-inglesa (me recuerda un tanto a la Nirvana inglesa con su Alex Spyropoulos) y buscar la adquisición del disco. No obstante, creo que la referencia que haces a John Lydon debería ser exclusiva (en cuanto a su feligresía por los grupos prog-psych de la época) ya que creo que la mayoría de sus coetáneos de los alfileres del 77 más bien abjuraban de tal estilo.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En 1977, durante el boom punkeril, abjuraban todos, incluido Juanito Podrido. No era cuestión de tirarse piedras a su tejado. Pero décadas después, he leído entrevistas de PIL, Stranglers, Damned, UK Subs y más que ahora no recuerdo, que reconocen abiertamente esas y otras influencias hippies. Y si lo piensas, es que es lógico. Es que ésa gente no escuchaba nada antes del punk? Evidentemente, sí. No sé si has visto unas fotos de John Lydon con unas melenas bien fermosas ,en los mediados 70. Pues así todos. Guillermo Cazenave, músico que ha grabado con Anthony Phillips y buen amigo mío, me confirmó todo esto. Él fue el primer batería de un destartalado grupo de 1975....que luego se llamaría The Clash!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las aclaraciones. Tenía entendido que Juanito Podrido era el único al que le gustaba Pink Floyd.
      Saludos,

      Eliminar
  4. Ah! y muy interesantes las referencias personales.

    ResponderEliminar
  5. De nada, a mandar. Me gusta particularmente éste tema porque cuánta bilis hice en la época. ...y con el tiempo se demuestra que no eran más que unos hipócritas con ganas de triunfar, pero sin la menor destreza instrumental. Ergo, nos inventamos esa cosa nueva en la que no necesitas ser John McLaughlin para salir en las revistas. Puro postureo que musicalmente, duró cerocoma. Otra cosa es que haya persistido su simbolismo social, del que hasta yo comulgo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...