Entrada destacada

FANTASIA - Fantasia (1975)

Imagen
 Anteriormente llamados ST. MARCUS BLUES BAND decidieron dar un cambio radical a su rumbo tomando una senda más experimental, y para ello lo primero fue cambiar su nombre por el de FANTASIA, nada que ver con lo anterior, tal vez lo que buscaban, pero el caso es que estamos ante una de las pocas bandas, por no decir la única, al menos que yo conozca, cuya procedencia es Finlandia, el país escandinavo más unido a la antigua Unión Soviética.  Hit-hat records, un pequeño sello, se hizo cargo de la grabación de este Lp que hoy presento. Su acogida no fue mala, aunque hay que tener en cuenta que el escenario finlandés y la esfera que lo rodeaba no hicieron mucho por ayudar de forma que no apareció en países democráticos hasta tiempo después. A finales de los 70 la discográfica, viendo lo que se venía encima desistió en volver a grabar un nuevo álbum con la banda, el progresivo ya no vendía y no estaban dispuestos a apostar nuevamente por ellos. Otro grupo se habría resistido ante las adversi

ULRICH SCHNAUSS - Goodbye (2007 / DOMINO)

Quien le iba a decir al joven Ulrich desde su Kiel natal, que algún día haría sus sueños realidad, hasta más allá de lo imaginable. Aspirante a sintetista y creador de ambientes, da el paso necesario trasladándose a Berlín. Allí empieza a gatear en la electrónica con seudónimos como View to the Future o Ethereal 77. Su soñado primer trabajo grabado saldrá en el 2001, "Far Away Trains Passing By". Colabora con Mojave 3, Airiel, Roedelius y Johannes Schmoelling (el destino, que va dejando señales). Entre el 2007 - 08 ayuda en diferentes trabajos de mezclaje y edita dos EPs. Colabora con Exit Calm y Engineers. Y por fin en 2014 ingresa en Tangerine Dream. "Goodbye" fue su tercer álbum de......pop ambiental?....


La electrónica es absolutamente dominante, aunque nada que ver con la Berlín old school,  que será su marca de fábrica más adelante. Más bien aquí parece estar influido por capas y ritmos computerizados Retro 80s, con una inteligente actualización. De hecho, es similar a sus amigos de Engineers o a la factoría K -Scope, adelantándose al sonido de ésta. Ulrich canta (con una andrógina voz), toca sintetizadores, samplers, electric piano y produce. Y se nota que el estudio es "un teclado más" en sus manos. En un electronic - Phil Spector -modo lleno de muros de sonido y capas de frecuencia dignas de un tsunami sonoro.


"Never Be The Same" (5'38) guía sus raíles hacia el Tony Banks de los 80, y hasta a OMD,  sin la descarada comercialidad de éstos. Magnificencia y pomposidad sónica atractiva y no exenta de mágicas melodías, algo simple, pero eficaz.


De parecida índole es "Shine" (5'48), con un introvertido piano eléctrico minimalista y sonoridades tipo David Sylvian o Eyeless in Gaza.


"Stars" (6'20) es otro notable ejemplo de ambient ochentero puesto al día,  lo que no deja de ser una innovación en el momento. Algo así como coger a This Mortal Coil  y pasarlo por una batidora electonic-pop (o así ).



 "Einfeld" (5'15) y "In Between the Years" (3'52) deben lo suyo a la fascinación naif de Brian Eno.  Aunque Schnauss lo magnigique como marca de la casa.


"Here Today, Gone Tomorrow" (5'05) sería normal encontrarla en un album de Richard Barbieri o los mismos Tangerine Dream de los 90. Como en "Goodbye" (7'54), sacando la vena más amable de éstos por aquellos días. 


John Foxx recrearia a las mil maravillas cosas como "A Song About Hope" (5'55) o "Medusa" (6'21). Lo mismo que la final "For Good" (3'42) quedaría bien como desvarío electrónico de Japan o David Sylvian. 




Ya ves, poco que ver con lo que Ulrich Schnauss se ha convertido ahora. Nada menos que una de las bases en la nueva trilogía  de Tangerine Dream, por encargo expreso post-mortem de Edgar Froese. Y además con una feliz recreación del sonido 70s -época trío. Como demuestra su última entrega   "Quantum Gate", de reciente aparición.  Eso quiere decir que Schnauss es un sintetista-productor cualificado para revivir cualquier capítulo y estilo. Escuchando éste disco, que de malo no tiene nada, uno se da cuenta del abanico de influencias de todos los tiempos que éste músico puede moldear, recrear o transformar. Por eso está donde está,  y lo puso quién lo puso.
A Wizard, A True Star.
J.J. IGLESIAS






Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en




que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios