Entrada destacada

Sakis Dovolis Trio – Cross The Line (2018)

Imagen
  El "bluesman" Louisiana Red llegó a decir sobre nuestro invitado de hoy, Sakis Dovolis, que era el Stevie Ray Vaughan griego. Hoy intentaremos comprobar la veracidad de esa afirmación. Sakis Dovolis procede de la ciudad de Kozani, situada en el norte de Grecia. A los nueve años comienza a recibir clases de música y con quince se decanta por la guitarra eléctrica. Sus estudios musicales continúan   en la Universidad de Arta   obteniendo una licenciatura en  armonía y contrapunto. Participa en varias bandas, la más destacada Bluesbone, junto a  Eri Kourmpali (guitarra),  Panagiotis Paraskevas (bajo) y George Vasiliadis (batería). El grupo llega a publicar un CD con seis temas, "Blues Feelings". En 2014 Sakis funda su propio grupo, Sakis Dovolis Trio. Cuatro años más tarde edita su primer disco, "Cross The Line". Dovolis ha colaborado con los  guitarristas de blues de Grecia, Elias Zaikos y Nick Dounousis, y con la leyenda del blues Louisiana Red. En 2020 p

BLACKFEATHER - AT THE MOUNTAINS OF MADNES (1971)

 At The Mountains of Madnes ¡¡¡vaya pedazo de jamón!!!, debo decir que en su día este álbum paso por "la bandeja" tantas veces que me dejo en la memoria muchos gratos recuerdos, sin duda alguna es un álbum interesante, ecléctico, con una muestra de fiereza y una postura "progresista". 



Nacido en una época tumultuosa y vertiginosa donde la música estaba en plena ebullición y experimentación la banda supo "moverse" muy bien y plasmar un concepto "cañero", en cierta forma crea un coctel explosivo muy denso donde Psicodelia, Blues, Rock y los artilugios progresivos conviven y se fusionan dando así una alquimia ponzoñosa la cual rezuma lisergia y la catapulta hacia el CULTO. Señores Blackfeather fue esencialmente la respuesta de Australia al estallido británico del blues psicodélico que saturó la escena progresiva de 1970 a 1971. Estamos ante uno de los álbumes más emblemáticos de la Australia de los 70's .

Volver a este álbum ha sido una grata experiencia ya que fue como retomar aquellos días de rones y humos azules, por lo tanto esta vez mis impresiones tienen un peso sentimental bastante pronunciado. Recordaba este álbum en un tono efusivo y muy prendido, pero no con esa "vitalidad luminosa" y esa postura tan marcada en sus riffs, en un principio me llamo la atención porque no tenía en la cabeza esa "potencia" que tanto transpiraba el álbum por consiguiente se cuajó un nuevo concepto en mi cabeza y revalore la performance de la banda, sencillamente supe captar algunos detalles que fueron desapercibidos en sus días, en otras palabras no lo escuche como debía. Ahora con más años en vida puedo decir que el álbum me ha parecido bastante correcto aunque OJO presentan algunos riscos que causan cierta desestabilidad en su performance, sin embargo aun con todos esos "bajones" tiene mucho que ofrecer y consigue ser suficientemente potente y ecléctico. 

Para poder apreciar toda su esencia se debe de tener un poco de paciencia, el álbum tiene un arranque muy frio, su inicio con todas las buenas intenciones del mundo no consigue alcanzar lo que se pretendía, no obstante la experimentación y los arrebatos de jugar con el progresismo y/o la psicodelia le sientan muy bien, ya que el álbum desprende riffs inventivos, solos potentes y fluidos, sección rítmica muy sólida, melodías pegadizas y una producción limpia y muy dinámica.

Blackfeather no evoca imágenes de progresividad, ni canaliza una resonancia contundente, definitivamente tienen un estilo provocativo y un sonido memorable entre las masas pero no se consume como una obra de carácter progresivo, tampoco se emerge como una joya redonda pero OJO se consagra como obra de CULTO y una pieza fundamental en la historia de Australia.



El álbum fue producido por Richard Batchens y contaba con la participación del recordado Bon Scott (este ayudo en la percusión y los teclados).El álbum alcanzó el número 7 en el Australian national charts.El track "Seasons of Change" que había sido escrito originalmente por Robinson para los Fratenity se había convertido en uno de los más memorables tracks de la banda. At The Mountains Of Madness fue lanzado en abril de 1971 y fue un LP "Top 10 nacional". Durante la grabación, a finales de 1970, Robinson pidió a los miembros del grupo Fraternity (John Bissett y Bon Scott) que contribuyeran con el álbum.

El Hombre Polilla



¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 




Comentarios