Entrada destacada

Love Live Life – 殺人十章 = 10 Chapters Of Murder (1972)

Imagen
 No hay duda alguna que la visión de los japonés en los 70’s siempre ha sido algo digno de apreciar, hoy en día cualquier manifestación que deslumbra Japón en cuestiones de ARTE logra ser algo memorable, freak y hasta de una delicadeza bárbara. Este álbum es justamente eso, y me gustaría que ustedes puedan apreciar un poco más de esa performance que solo Japón sabe manifestar en su música.10 Chapters Of Murder - from Colin Wilson's Encyclopaedia of Murder es un álbum singular, quizás no logre ser extremadamente avant-garde pero logra llegar a un punto muy alto dentro de su concepto y se vuelve una experiencia fascinante.   Debo confesar que este álbum es una obra aun "fresca" para mis oídos y todavía no salgo por completo de su performance, sin embargo para mí esto es toda una aventura sonora al extremo pues es como navegar por ríos peligrosos, en si una verdadera experiencia. Si bien sabemos que los "conceptos artísticos" de los japoneses en ocasiones son bizar

MORUS - From Wright (2023/ Morus)

 Con dos excelentes trabajos  en su haber desde 2020, el sintetista chileno Morus, (de la banda prog R-U Kaiser), puso en marcha el año pasado una discografía  en paralelo con su impecable homenaje a Klaus Schulze, "From Schulze". Su continuación  en éste año es "From Wright", en dedicada admiración al teclista de Pink Floyd, Richard Wright. No tan tenido en cuenta como se merece. Algo que ya es agria tradición en la banda que lo hiciera famoso.....Ningunear, cuando no despedir a sus miembros. Y luego deshacerse en dedicatorias y culpables remordimientos. Pasó con "Wish you where here" hacia Syd Barrett. Y volvió a ocurrir en "The Endless River" para Rick Wright. Habrá la misma dosis de hipocresía para Gilmour o Waters? Lo dudo. Aunque todo es posible en ésa banda.



Como en "From Schulze", Morus trata de rendir homenaje en frasco pequeño como las buenas esencias, en apenas 33 minutos de duración. Se encarga como siempre de teclados, además de Diego Fernández en la batería de dos temas  y Matias Paul cantando en uno. La portada ha sido obra de otro grande del actual prog chileno, Marcos "Velocidad Crucero" Pérez de Arce.

"Intro" (3'14) simboliza espesura textural  de esperada languidez nostálgica,  tan a flor de piel en los sensibles dedos del homenajeado. Secuencia in crescendo que nos adentra en "Viaje" (5'38), de poderosa línea melódica solista y rítmica propulsada por emulación VCS3 synthi. Más cerca de los actuales Tangerine Dream a mis orejas, pero como un plato fuerte a degustar por paladares electrónicos de gusto sibarita. Coordenadas sintéticas que se regodean en la kosmische más ortodoxa en "Influence" (3'34), (acaso Wright no fue su original musa?), y toman rasgos "Dark Side" de subliminal belleza introspectiva. Nada que ver con la última gamberrada senil de Roger Waters, vade retro! Orgánica batería impulsa un sensible vuelo hacia bellos horizontes melódicos de paralelos multiversos.

"Melancholic Music" (5'08) crea ésa espesa bruma dimensional que nos adentra en ése particular "Triángulo de las Bermudas floydiano", donde nos perdemos en un sonido y misterio que van unidos, sin embargo en un tono de esperanza. Toma el lado más Düsseldorf del olvidado "Zee" y recrea una fantasía electrónica llena de colorismo e inspiración. Quizá "I'm Soul" (4'00) sea la más explícitamente Floyd, con voz característica en boca de Matías Paul y un solo de sinte que es puro Wright, además de su apoyo al piano. Otro acierto.

"Ambient" (3'48) aglutina en sus tres minutos sensaciones que van de "Meddle" (con su guiño a "Echoes"), a "Shine on you crazy diamond" o el final "The Endless River", en su maravillosa y densa espesura instrumental.  Todo bien condensado y aprovechando cada segundo al máximo. 



Finalmente "I'm Free" (5'54), con autoritaria batería,  impone fascinante space rock con gran aporte personal de Morus. No es éste un "tribute álbum" al uso. Aquí hay mucho de bueno dentro de la cosecha propia del autor chileno. Y eso lo hace doblemente meritorio. Quizá una dosis mayor de órgano hubiera estado bien, en mi opinión. Pero "From Wright" es un trabajo irreprochable. Un excelente perfume electrónico para los oídos. 

J.J. IGLESIAS



¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 





Comentarios