Entrada destacada

SNAKE EYE - The Journey (2024/ Sommor-Guerssen)

Imagen
 Se publica por éstos días el álbum inédito de Snake Eye, gentileza de Guerssen. Banda británica anteriormente conocida como Red Dirt y con un disco único y megapasta en su haber. Rock blues arisco lo de Red Dirt, para nada mala banda ni álbum. Sólo que siempre me parecieron sobrevalorados, más por su rareza y valor monetario que por su música. En su rollo, los hubo mejores. Nunca me quitaron el sueño. Es su siguiente paso, Snake Eye, el que sí me lo quita. Cambio drástico de estilo dentro de un progresivo hard de dobles guitarras, sencillamente espléndido.  Dave Ritchie (voz, guitarra solista), Ron Hales (guitarra solista), Ken Giles (bajo) y Steve Jackson  (batería), - en un par de temas lo fue Gary Boroughs-, se marcaron el perfecto álbum imposible. Porque no salió.  Se grabó entre el 70 y el 72. Tocaron con Sam Apple Pie, Sharks, J. Geils Band o Wishbone Ash. Éstos últimos son su mayor influencia de largo. Y estamos hablando de los Wishbone de primeros 70! Para más señales inequívo

TANGERINE DREAM - Silent Green Session 2022 (2023/TD)

 Ignoro de qué va ésta táctica de editar sólo en archivo FLAC, sin formato físico. Pero ésto es lo último editado el pasado Abril, de los actuales Tangerine Dream. Una sesión "Live at Krake Festival 2022, Berlín,  Germany", como subtitulan. Al timón el muy fiable sintetista Thorsten Quaeschning a los sintes mil, secuenciador, piano y mezclas de mastering. Hoshiko Yamane (violín eléctrico,  viola, loops) y Paul Frick (piano, sintetizadores y secuenciación).



Se trata de un único tema, "Silent Green Session 2022" (28'01), que viene adornado por el artwork de Bianca Froese, todavía en la trastienda de la banda. La experiencia de Hoshiko se hace fundamental a la viola eléctrica durante el comienzo. Y forma una parte esencial en el combo actual, pues es el suyo un sonido, que era muy visitado analógicamente por Baumann-Froese-Franke. Denso en emociones arcanas y capturando a la perfección el espíritu musical de Edgar Froese. Enigmática belleza que evoca civilizaciones perdidas anteriores a la nuestra. Siempre me han parecido la perfecta banda sonora de las teorías de Von Daniken.

Sobre el minuto 6'00" entra una secuenciación suave, mientras levita en el ambiente un solo - synth muy a lo Tim Blake. Ahora las texturas lo llenan todo, mientras ritmos computerizados y melodía de violín cruzan impresiones sonoras de brillante planteamiento. Gruesos graves se incorporan junto a otros cromatismos de "planante" y fidedigna classic Berlín School. La secuencial rítmica  se metamorfosea caprichosamente de mil formas......Y me hace recordar un reciente Clinic al que asistí  de la marca británica de sintetizadores Modal (relativamente reciente). Que incluyen ya en sus aparatos efectos por algoritmos. TD siempre han ido a la última en tecnología de síntesis, (los Modal llevan tecnología Wavetable, otra novedad!). Así que no me extrañaría que llevaran todo eso incorporado a su infinito arsenal sintetizado.

Mientras no caigan en el fácil truco de la IA, (enemigo a las puertas!), todo irá bien. El desarrollo de la suite posee ideas y situaciones muy activas, melódicas,  progresivas y características en el estilo TD. Nada que temer.



Se trata de una magnífica sesión demostrativa de que el trío mantiene el legado con todo el cuidado y respeto por sus seguidores. Hasta en alguno de los (escasos) momentos más "modernistas", - claramente 90s -, sujetan el timón estilístico con firmeza y precisión. Los últimos ocho minutos resultan todo un manifiesto tangerino de confianza. Y una confirmación de que la Mandarina sigue durmiendo plácidamente feliz. Como un bebé. 

J.J. IGLESIAS


 

¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 




Comentarios

Publicar un comentario