Entrada destacada

Chris Neal – Winds Of Isis (1974 / M7)

Imagen
 Para 1974, la fiebre mooger y el síndrome del teclista alquímico, del multiinstrumentista druida, se había extendido por todo el mundo. El año anterior Rick Wakeman había editado "The Six Wives of Henry VIII", álbum para mí nunca superado. Y Mike Oldfield su "Tubular Bells", al que le pasa lo mismo. Demasiado todo de golpe. Eso creó afición,  lo que es siempre positivo. En Australia, Chris Neal editó su "Winds of Isis". Tan desconocido por éstas latitudes como magnífico trabajo. No todo fueron borrachuzos rockers pendencieros  por aquellas áridas tierras. Neal creaba una mezcla apropiada de los dos "vacos sagrados" referidos. Con omnipotente tecladina a base de sintes, Mellotron generoso ,  Hammond B3 persistente, Celeste, Clavinet, Leslie Wah pedal y demás parafernalia. También le daba muy bien a las guitarras con y sin enchufe, percusiones, batería,  bajo, glockenspiel, bells  (cómo no!), mandolina, bottleneck o armónica. Invitados había en do

ZOMBI - Zombi (2020 / Relapse)

Llamarse Zombi y sacar disco en éste siniestro 2020, después de cinco años de silencio, no puede ser casual.




Éste dúo norteamericano formado por Steve Moore (bajo, guitarra, sintetizadores) y A. E. Paterra  (batería supremo), sorprendió a todos a comienzos de la pasada década,  con un rock electrónico deudor de los 70, pero a la vez altamente revitalizante. En su estilo podías escuchar a Goblin, Eloy, Tangerine Dream, Rush, John Carpenter y otras influencias incluso más rock. Todo en un cúmulo bien empastado y orgánicamente digerido. Fueron pioneros del retro-synth para metal festivals. Y después de unos pocos álbumes, ("Shape Shift" era el último), aquí llega éste homónimo como si de un debut se tratase. Temas cortos, de 3 a 5 mts. Tenían cosas que decir en un mínimo espacio posible. 40 mts como duración standard adecuada y con vistas al vinilo.

"Breakthroug & Conquer" suena con inusitada potencia. Se me había olvidado la energía que desprende Zombi, pero me lo acaban de recordar en pocos segundos. Muy cinematográfica y con la guitarra solista invitada de Phil Manley. No anda lejos de Joe Satriani en secuenciadores, con batería extraordinario y dominio synth absoluto.

Casi me atrevería a decir que "Earthsraper" es stoner - doom electrónico. Sustituye riffs pesados por teclado de similar ralea y mala leche, a paquidérmico paso. Aunque Zombi gustan de melodías ágiles y descriptivas, que resuelven una posible ordinariez con excelente filtro electrónico rock. No lejos del Moroder de banda sonora.

Lo mismo podría  decirse de "No Damage" y su aroma a Rush del "Signals", llevado a dramatismos instrumentales de tensión controlada, (todo un arte), que no pierden los papeles en histrionismos gratuitos. En vez de eso, prefieren terminar con bajada de fader,  a modo de un corte para film. Diría que ésa es la idea. Dar apariencia de banda sonora de película,  sin serlo. Bonito comienzo secuenciado nos trae "XYZT". Como unos AshRa de ahora mismo, de rítmica percusiva hard rock, pero teclistica a la Edgar Froese. Conectando mundos fascinantes inexplorados, a base de elementos aparentemente dispares. Todo quirúrgicamente ensamblado. 

Desde luego, "Fifth Point of the Pentangle" tiene un aura apocalíptica que, aplicada a imágenes de muchedumbres zombie, sería el perfecto fondo. Para envidia del maestro Carpenter. La cara B se abre como unos Black Sabbath del sinfonismo electrónico. "Family Man" es un curioso título  para un tema que debiera llamarse "Blood from Transilvania", "Alien Domination" o "Covid Fucks"...El bajo cavernoso influye sobre la pieza, y es todo un acierto. De igual modo pesado, "Mountain Ranges" se desarrolla con lentitud aplastante, y melodía del fin del mundo. Diría que la actual situación mundial ha hecho mella en la inspiración del dúo.  Describen con música siniestra, el agobio social de una mayoría manipulable y manipulada.

La batería de Paterra, cercana a la de Cozy Powell, no me parece muy esperanzadora en su inicio de "First Flower". A no ser que la flor mida 20 metros de altura y sea de voracidad carnívora letal. Terminan con un "Thought Forms" que remite a unos Tangerine Dream de "Sorcerer", (éste álbum podría ser "Sorcerer II"), con guitarra eléctrica como guía melódica  en manos de Steve Moore, y una sensación  de ser la "música de créditos" del final de la peli.....Tres factores presiden y persiguen el objetivo de éste álbum. 1) Dedicarse al cine. 2) Codearse en círculos metal. 3) Aplicar su música a noticias alarmistas de telediario. 



Su "menos es más" es eficaz y resulta. Doom electrónico para desayunos de un lunes.

J.J. IGLESIAS


Temas

1. Breakthrough & Conquer (00:00)

2. Earthscraper (03:46)

3. No Damage (08:33)

4. XYZT (11:53)

5. Fifth Point of the Pentangle (16:43)

6. Family Man (19:25)

7. Mountain Ranges (23:31)

8. First Flower (27:51)

9. Thoughtforms (32:49)





https://sites.google.com/view/rockliquiasradio/p%C3%A1gina-principal



Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      







que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios

  1. Muy buen inicio del disco, la guitarra muy potente es una placa para consultar para nuevos sonidos sin limitaciones

    ResponderEliminar

Publicar un comentario