Entrada destacada

MONUMENT - The first monument (1971)

Imagen
Único álbum que nace de esta formación identificada con este nombre cuando en realidad se trata de un proyecto poco preparado de la mayoría de los miembros de la banda ZIOR . Toda la música está escrita por su líder teclista y voz Steven Lowe; y se trata de una obra oscura que recoge atmósferas angustiosas cargadas de misterio de la misma factura que grupos como FRAME , DAMNATION OF ADAM BLESSING ó BLACK WIDOW . Comienza a modo de Obertura con un órgano fantasmagórico digno de cualquier película de terror de la Hammer. Un hammond repleto de misterio sonando en una gran habitación, oscuro y muy presente a lo largo de todo el LP. El sonido es duro, primitivo y descarnado, desprovisto de cualquier sentimiento. La sección rítmica y las percusiones resultan atractivas con un bajo que a veces resulta muy contundente, acrecentando la dureza y gravedad del sonido. Las atmósferas se hacen irrespirables y dramáticas a base de acordes irregulares y muy pronunciados en la mano izquierda del piano

ZEUHL: SCHERZOO VOL III (2015)

No sé cómo estará el panorama del mundo mundial cuando leáis esta reseña, pero este agosto han sido días de esplendor en la imbecilidad anti covid – anti vacuna y de muchos ejemplos de champiñones terraplanistas que seguirán creciendo este otoño próximo al mismo nivel que la pandemia. De momento seguimos aconsejando músicas raritas que espero no les gusten a los paranoicos del 5G. Apañaos vamos de tanta mente privilegiada.


Los dos discos anteriores de Scherzoo suponían un esfuerzo añadido. Músicas más propias de “mentes frías” que de “calenturones líricos”. Tanto el Zeuhl, el rock en oposición o cualquier otra cosa avantgarde, no tienen nada que hacer en un oído “exclusivamente romántico”. Música más científica que emocional evidentemente. Sin embargo, en los tiempos en que vivimos deberíamos dejar un poco aparte la cuestión emocional y utilizar la parte analítica del cerebro. Malos tiempos para la lírica era una frase que se decía ya en los años 80´s. Ahora es mucho peor. En cualquier caso la música debe cumplir su tarea principal que es la evasión en cualquiera de sus vertientes.

En este volumen tres la receta es algo más benigna. No buscan tanto “molestar” como en los anteriores. Yo agradezco que la música no llegue a ser un incordio o un ataque agudo de gota por hiperuricemia sonora, pero reconozco que todos tenemos algún ramalazo sadomasoquista y nos gusta el prurito anal en algunos momentos musicales. El R.I.O es perfecto en estos casos y de alguna manera el zeuhl forma parte también de músicas que pretenden “molestar” en el lado bizarro de nuestros gustos. Cierto es también que si un paciente está jodido de la cabeza mejor que escuche una canción de cuna. El título inicial es una contradicción en si misma: “Experimentation Sentimentale” donde al parecer la progresión de acordes ya no produce tanta alergia. Me recuerda un poco al “Canterbury cómodo” saxo ciertamente más melódico y control de las disonancias incómodas tan habituales en estos estilos. Algo Soft Machine se intuye por ahí. Se agradece. Nos vamos a “Bossa Yakuza” otro título parapléjico mental y admitimos pulpo como animal de compañía. Se han ido al jazz menos abrasivo y eso está bien porque tampoco llegan a lo previsible en estos casos y logran mantener tu atención sin que tengas que imaginarte el siguiente paso. El piano eléctrico y los vientos se escuchan ahora con agrado entre una guitarra eléctrica que rubrica los fraseos. Suena más sensato. “La Menace” continua la línea hasta ahora sin sobresaltos. “Open Cluster” complica algo la cosa con ciertos arabescos étnicos pero no se van de madre. Sigue sonando a Canterbury la cosa con el inevitable perfume crimsoniano añadido. Nunca fue Crimson una mezcla antinatura con las delicias avantgarde de hecho las potenciaron y también nos permite comprobar la influencia ejercida por la mente de Fripp en las músicas psiquiátricas posmodernas. “Orient Express” más de lo mismo pero van enrareciendo el encanto del principio del disco. El ambiente fusión está más definido. 


“Contagion” con sus 14 terroríficos minutos acumula un poco de todo. El desarrollo es algo insidioso a ratos, pero tiene sus momentos de animado contagio sonoro. “Prelude Engloute” es un ejercicio pianístico muy francés modernista que se relaciona bien con “Turbulence” hacia posiciones más clásico contemporáneas. Termina la velada con “Dissonata” un bonito ejercicio de piano-jazz-bass con arreglos cellísticos que deja un buen final y ya muy alejado de las iniciales cacofonías discográficas.

Alberto Torró



 






Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      







que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios