Entrada destacada

Love Live Life – 殺人十章 = 10 Chapters Of Murder (1972)

Imagen
 No hay duda alguna que la visión de los japonés en los 70’s siempre ha sido algo digno de apreciar, hoy en día cualquier manifestación que deslumbra Japón en cuestiones de ARTE logra ser algo memorable, freak y hasta de una delicadeza bárbara. Este álbum es justamente eso, y me gustaría que ustedes puedan apreciar un poco más de esa performance que solo Japón sabe manifestar en su música.10 Chapters Of Murder - from Colin Wilson's Encyclopaedia of Murder es un álbum singular, quizás no logre ser extremadamente avant-garde pero logra llegar a un punto muy alto dentro de su concepto y se vuelve una experiencia fascinante.   Debo confesar que este álbum es una obra aun "fresca" para mis oídos y todavía no salgo por completo de su performance, sin embargo para mí esto es toda una aventura sonora al extremo pues es como navegar por ríos peligrosos, en si una verdadera experiencia. Si bien sabemos que los "conceptos artísticos" de los japoneses en ocasiones son bizar

Bateristas en la sombra VI: Mike Terrana - Shadows Of The Past (1999)

 En el año 1999 un cúmulo de sombras de transparente adrenalina dinámica inundaban el pasado del baterista Mike Terrana. El músico de Búfalo (y en la actualidad vecino del concejo asturiano de Grado ocasionalmente), decidió ponerse en manos del riesgo para madurar su primer esfuerzo en solitario, aprovechando la conmemoración de sus treinta años de trayectoria profesional.



 Mike Terrena planteó una obra discográfica introduciéndose en otros contextos sonoros alejados de sus prácticas habituales y fundamentalmente orientado hacia su parcela como percusionista. El álbum Shadows Of The Past fue pensado básicamente como un trabajo de batería sin que el mismo resultase ser un mostrador recopilando los momentos más destacados de su bagaje por los diversos recovecos del Hard Rock y el Heavy Metal o simplemente como una ceremonia autoindulgente de solos de batería. El neoyorkino quiso expresar lo importante que era mostrarle a sus fieles su otro lado en su estilo de tocar. Las melodías y los arreglos de las canciones eran tan importantes como los ritmos que las impulsan. 

El disco captura la energía primaria, el espíritu y la esencia de su forma de ejecutar la batería, así como también, su faceta más técnica y menos popular encuadrando en la misma otros aspectos como la incursión de las superposiciones de figuras, o los Paradiddles invertidos entre otros recursos desplegados sobre las ocho piezas compuestas para el álbum, descontando el último corte de esta rodaja, que obviamente tenía que tratarse de un solo de batería grabado en Holanda dentro de una de sus giras recientes de finales años noventa. 



Lejos de los tiempos de su militancia en Hanover, Kuni, Beau Nasty, Tony MacAlpine, Yngwie Malmsteen, Artension, John West, Stuart Smith, Roland Grapow, Metalium o Axel Rudi Pell entre otros y sin perder su pedigrí, era el momento de despojarse de de la contundencia y el carácter impreso en los rituales del Metal para abordar un concepto matemático, nostálgico y deudor  de los sonidos de innovación y vanguardia que despertaron su pasión musical desde su infancia y que posteriormente adoptó como profesión convirtiéndose en los años noventa en uno de los bateristas más elogiados y respetados dentro del negocio. Así que nada mejor que pulir y darle forma a una obra de Jazz contemporáneo, próxima a la Fusión arraigada al carácter norteamericano de fenómenos como Steps Ahead o bandas más contemporáneas de refinado calibre de la talla de Fattburger, combinado con retales de Techno Flash desde un enfoque intimista y emocional. 

Para la grabación del disco contó con la colaboración del pianista Dale Grisa, el saxofonista Dave Rainstien, los guitarristas Steve Lukather, Geroge Burnhart y Brian Lord, a los que se sumaron el teclista David Berriman y el bajista Hevin Chown para cuajar un treinta aniversario que pasaría inadvertido entre los entusiastas de Mike Terrana a pesar del sacrificio que Terrana puso en la grabación de baterías para el  disco, llevadas a cabo con un Kit Premier Signia durante diversas sesiones transcurridas en los 5 Studios de Detroit en un intenso mes de Enero del año 1998 sumado a la producción del mismo, que el propio Terrana compartió con Hevin Chown. 

De cualquier forma, Shadows Of The Past no deja de ser un tributo a los referentes del baterista estadounidense entre los que destacan nombres como los de Ringo Star, Keith Moon, Cozy Powell, Neil Peart, Tommy Aldridge, Terry Bozzio, Buddy Rich, Ian Paice, John Bonham o Bill Bruford.



El vertiginoso cambio de los tiempos, la posición que ha adoptado el campo de la interpretación musical en los últimos treinta años, ha escorado a Mike Terrana hacia el olvido en el apartado de bateristas clásicos y absolutamente prescindibles en la actualidad, rescatados ocasionalmente por algunas bandas que apuestan por contar con viejas glorias en sus discos y giras.

Luis Arnaldo Álvarez (Baterista  y Locutor profesional independiente)


Temas
Pleasure Cube                     00:00 
Anteres                                 05:29
Samantha                             09:27
Press One For English       14:04  
More Coffee                        19:56 
Shadows Of The Past        23:22  
Rio                                         28:49  
Internal Affair                      32:57 
Communion                         38:15



¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 




Comentarios