Entrada destacada

Cucharada – El Limpiabotas Que Queria Ser Torero (1979/ Chapa)

Imagen
 Metro de Madrid. Catacumbas del underground, mediados 70. Hábitat de futuras bandas y músicos luego de renombre. Nada más descriptivo. Nada más apropiado.  Cucharada eran un grupo de rock teatral contracultural, (como en Zaragoza El Grifo y El Patito Feo, con la banda Micky Mouse). Cabía de todo en sus delirantes shows y puestas en escena, improvisadas en un tanto por ciento elevado. Algo que molestaba al post-franquismo, mal llamado, "transición".  Manolo Tena (sí,  el mismo), era el bajo y voz solista. Antonio Molina y Jesús Vidal los guitarras. Y José Manuel Díez, el batería. Pasó mucha gente por Cucharada, no creas.  Gracias a "Laboratorios Colectivos Chueca", más conocidos como "La Cochu", una anárquica agencia de management imposible y edición de comix alucinados, tocan por donde pueden. Y les consiguen un hueco en el "Viva el Rollo 2" de Chapa, el mejor de la serie. Eso les dará opción a sacar un single con sus dos temas y un único álbum

THE DIRTY GUV'NAHS - Somewhere Beneath These Southern Skies (2013, Dualtone/Blue Rose Records)

Se puede decir de The Dirty Guv’nahs, sobre todo tras escuchar su tercer larga duración Somewhere Beneath These Southern Skies, que es un proyecto musical con dos caras. Por un lado hallamos la más tocante con un southern rock heredero de los más suculentos The Black Crowes, mientras que por el otro pareciesen querer sentirse deudores de unos The Wallflowers sin fuelle, olvidando los días dorados de Jacob Dylan y tirando por el regusto a FM facilona (el sencillo “3000 Miles” lo pone sobre el tapete sin la menor vergüenza).

 


The Dirty Guv’nahs llevan en pie desde 2006 y saliendo de Knoxville, Tennessee, se están ganando al público norteamericano con su rock del terruño sencillo de digerir y no demasiado estridente –por no decir nada airado–. Somewhere Beneath These Southern Skies es un álbum que está bien si te sabes parar a saborear canciones como “Good Luck Charm” o “Honey You”, pero que en sus giros dirigidos al mainstream termina haciéndose la mar de tedioso.

 


Está claro que no todo el mundo está preparado para escuchar a maestros como US Rails o delicias de la talla de The DB’s y I See Hawks In L.A., por lo que es lógico comprender la evolución de ciertos adolescentes que pasan de Taylor Swift a The Dirty Guv’nahs. Ahora bien, que sean estos seis músicos el principio de su búsqueda y que poco a poco ese comprador pipiolo se sumerja sin miedo en un sello como Blue Rose Records. Sus oídos, tarde o temprano, me agradecerán el consejo.

por Sergio Guillén 

sguillenbarrantes.wordpress.com


 

Comentarios