Entrada destacada

STACK - Above All (1969/ Stack)

Imagen
 Discos como éste son la razón de ser de Rockliquias. Se trata de una auténtica reliquia rock de primer orden, recién reeditada por los expertos rescatadores de Lleida, Guerssen. Cuánto bien le están haciendo a la historia más desconocida del rock.  Stack fueron un quinteto procedente del sur de California. Cuyas raíces,  consecuentemente, estaban en combos de surf music de los 60. Allá por 1968 se reúnen para incendiar escenarios con el más abrasivo hard rock del momento. Parecen más bien de Detroit. Rick Gould (guitarra solista, voz),  Kurt Feierabend (guitarra rítmica,  voz), Bill Sheppard (voz solista), Bob Ellis  (batería) y Buddy Clark (bajo). No se puede decir que no se codearan con los grandes : Buffalo Springfield, Three Dog Night, Iron Butterfly, Alice Cooper (asiduos compartiendo escenario), Flying Burrito Brothers,  New Yardibirds (Led Zeppelin, de hecho) o su primer concierto grande, que fue junto a Spirit. El mismo Jimi Hendrix utilizó su equipo para una improvisada jam j

SAGENESS - tr3s (2022/ Sageness) (Rockliquias Bandas)

 Tras un magnífico segundo álbum, "Akmé" (2019), -comentado en éstas mismas páginas-, y pasadas paranoias pandémicas mundiales de diseño,  vuelven los de León con su lógicamente titulado,  "tr3s". 



El trío ha tenido tiempo de preparar esta nueva exploración dimensional, y lo ha hecho a conciencia. Siendo Sageness en la actualidad, Dawyz (guitarras), Aitor  (bajo) y Fran (batería). Con la ayuda invitada de Marco Lima en los sintetizadores y  su producción irreprochable,  dentro de una grabación live-at-the-studio. 

 Se abre el portal Stargate con "The Effect of Colours" (9'45), con intro de niebla space kraut, hasta que entra la acidez eléctrica y una perfecta cuadratura rítmica. Se inicia entonces un viaje por espirales melódicas que me inspiran a antepasados de la surf music. De hecho, pienso que ésa música tuvo mucho que ver en la posterior psicodelia. Las mutaciones ambientales se suceden con un bajo omnipresente en diálogo constante con la agilidad mental de las seis cuerdas y dos baquetas en permanente hiperactividad. 

Borbotones eléctricos de incandescencia kaleidoscópica trae "Greenhouse" (8'04), en hipnosis colectiva de tres entes bien ensamblados. En un universo sonoro donde un wah wah flipado y efectivo ejerce como maestro de ceremonias. Densidad hard rock por momentos, de psicodélica neurosis que ofrece superiores resultados.Como si John Cipollina o Deke Leonard entraran en trance-jam con los primeros Can. Pero aquí está todo muy estudiado y nada dejado al azar. Hábiles estrategas de la lisergia organizada, saben cómo hacer del orden un caos libertario. 

Existe video animado de "Spirit Machine" (6'16) que da buena idea del sentido de la vida musical dentro de Sageness. Un viaje alucinante al centro de su mente, que visualizan con acierto. Además de añadirle un sonido impecable. Guru Guru en esencia angustiada del siglo XXI. Profecías apocalípticas hechas realidad por la guitarra de Conny Veit (Gila), y puestas al día en reinvención personal por Sageness. 



Entramos en la recta final con la cósmica agresiva de "Event Horizon" (12'22), donde el heavy psych de todo el álbum, culmina en fiesta-aquelarre de delirios rítmicos doom. Como en la celebrada película de culto, el final climático también corresponde como tal, en su versión aquí musicada.  Con inconfundibles rasgos hendrixianos de reconfortante agonía y éxtasis auto-inmolatorio. Persiguen sensaciones desasosegantes y ofrecen en bandeja de oro emociones fuertes. Siempre desde un punto de vista (y oído), distinto. Que ya revolucionó y sacudió, (lo sigue haciendo),  las columnas del rock tradicional. Ahí Sageness son como Sansón. 

J.J. IGLESIAS

P.D.: La grabación estará disponible el próximo 15 de mayo.




 



Contacto



Comentarios