Entrada destacada

Listening – Listening (1968)

Imagen
  Poco o muy poco se sabe de estos muchachos, que a finales de los 60 irrumpieron con el álbum que puso comienzo y fin a su exigua carrera, y que sin embargo dejó una honda huella allí en su tierra, Boston, donde llegarían a convertirse en líderes de un movimiento denominado Bosstown Sound, insignia de los nuevos sonidos que estaban empezando a nacer en aquella ciudad dentro del Rock. Sin mucha repercusión la corriente fue breve como muchos de los grupos que lo encabezaron. 1968,  casualidad o no,  fue un año que en mi opinión supuso  una transformación dentro del rock, pasando de la juventud a la edad adulta, coincidiendo con una Europa agitada en busca de su identidad, comenzando un periodo en el que ya no se conformaban con realizar música para alegrar el alma y ahogar las penas, había que buscar algo más, había que explorar, había que expresar, había que experimentar, realizar una introspección en muchos ámbitos de la realidad. Todo eso empezó a reflejarse en el rock, y la psicodel

Andy Summer - Harmonics Of The Night (2021)

 Andrés Veranos sale de nuevo a la carretera avalado por su última propuesta discográfica; Harmonics Of The Night. Un trabajo que afortunadamente no solo queda excluido de los premios César Inca Loyola Mendoza, sino que muestra íntegramente el tercero de lo que ha concebido como una trilogía de grabaciones. Siguiendo a  obras como Metal Dog y Triboluminescence. 



Curiosamente los contenidos de esta nueva propuesta de Summers, han surgido de una situación de la vida real, siendo mostrada, a través de una retrospectiva de su propia fotografía en el Pabellón Popular de Montpellier.

Tras su visita al museo antes de la inauguración del mismo, Summers decidió cimentar una instalación musical para acompañar las fotografías allí expuestas, lo que acertadamente el guitarrista concebido en bucle para proporcionar un contrapunto musical continuo a lo visual.

Entre el resto de temas que Summers ha depositado en la obra, se encuentra una improvisación ejecutada con una sola guitarra, cuya duración llega a once minutos magistrales de pura inercia. Hablo del tema que lleva por tituló; Certain Strangeness, en la que radica el enfoque del contexto en la dirección de estas once nuevas canciones, que varían desde enfoques minimalistas hasta estructuras de danza de influencia africana.

Por el momento España, no se atisba ni se presiente como estación de apeadero dentro del trayecto de la gira de Summers. Aunque es demasiado pronto para ir tan aprisa por las secundarias carreteras de la red de promotores que portan mayoritariamente prendas muy pasadas de talla. Si por ahora Andrés no lo ve claro en la hoja de ruta... Anthony Blake y un servidor tampoco lo tenemos muy claro. Pero esto no significa que Summers quede excluido de esa España camisa blanca de mi esperanza... Gracia.



Que venga de gira es todavía una incógnita, pero que se desplazará hasta un lugar bastante alejado de la mancha, de cuyo nombre siempre me acuerdo porque lo visito con frecuencia, es un secreto a voces del que se  hará eco el silencio de la reserva de la biosfera. Summers me tiene que echar un pequeño capote, levantando la muleta con cautela para que el pitón derecho del Bull...To que se esconde detrás de la manta, le de credibilidad a todo un señor proyecto. Y es que no todo el Reggae procede de Jamaica, el rastafarismo blanco tiene su aquel Manuel ¿Cómo ye ho? Así, tal cual.

Luis Arnaldo Álvarez (Baterista  y Locutor profesional independiente)



 

Comentarios