Entrada destacada

WETTON / MANZANERA - Wetton / Manzanera (Geffen, 1987)

Imagen
 Lo que quedaba de la NWOBHM se había mimetizado. Bien en locas de L. A. Bien en las catacumbas del underground más marginal. Pero...¿y los 70s star proggers? Reciclados. O en otras catacumbas más profundas si cabe. El reciclaje comenzó en los inicios 80s. Rush llenó todo de teclados, temas más cortos y más comerciales. Yes con su "90125" lo peta en todo el mundo, tirando por una nueva forma de entender el AOR no muy alejada del Hi-Tech. Los otros serían Asia. Pero antes de eso, el movimiento de miembros ya intuía ese sonido que estaba por venir. Primero con UK y su "Danger Money" de 1979. Luego un amago de supergrupo, con Wakeman-Wetton-Palmer-Rabin, que a punto estuvo. Aún más. Cuando la formación clásica de Asia ya estaba formalizada, John Kalodner les presenta como cantante solista a un chaval que había estado cinco minutos en Journey, Robert Fleischman. El cual decide apartarse diplomaticamente al ver el potencial exquisito de John Wetton. Estaba claro que el A

TRIOXYDE - Hey Carlos (2010, Unicorn Digital)

 El conjunto de Montreal Trioxyde se estrenaba en 2010 junto al sello Unicorn Digital con el que en realidad era tercer larga duración del proyecto. Banda en comunión con el jazz y el funk, Hey Carlos significa en su carrera oficial ese homenaje a un Carlos Santana que también supo sonar experimental cuando la situación lo requería. Trioxyde no ejercita las versiones, ya que su anhelo se encuentra entonado con esa querencia por dejar aquí o allí una pincelada instrumental que pueda sintonizar con lo grabado por el hombre que triunfó en el festival de Woodstock de 1969 interpretando su vibrante “Soul Sacrifice”. 



La apertura que se puede comprender al comenzar a rodar los primeros segundos de “Shanghai D'Hélène” se acerca al nu-jazz de los nacionales Zem, con unos arreglos tímbricos muy característicos. El free jazz latinizante con suave funk reside en los minutos de “Hey Carlos”, mientas el relajo de unos Focus haciendo sonar su “Red Sky At Night”, aliñado con fracturas ligeras a la batería, aflora en la segunda mitad de “Chemises Déchirées”. “Prépuee À L'oreille” resulta de inspiración santanera aunque más jazzy; eso sí, no con mucha profundidad. Paseos de lo etéreo (“Comme Des Loups”) al divertimento a medias distancias entre Frank Zappa y Samla Mammas Manna (“Sermon D'hypocrite”).

 


Aun así, esto no quiere decir que el álbum sea un ejercicio de ascensión a altas cotas, ya que puede descender sin excesivas sorpresas a un funk insustancial que no lleva a ninguna parte (“Bas Du Building II”). Esos momentos son los tomados a la postre para intentar de manera forzosa el alzamiento por medio de un tour de force que no logra salir de su limitación. Obra entretenida pero seguramente no la mejor de lo editado por Unicorn Digital.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com








                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias




Comentarios