Entrada destacada

Sakis Dovolis Trio – Cross The Line (2018)

Imagen
  El "bluesman" Louisiana Red llegó a decir sobre nuestro invitado de hoy, Sakis Dovolis, que era el Stevie Ray Vaughan griego. Hoy intentaremos comprobar la veracidad de esa afirmación. Sakis Dovolis procede de la ciudad de Kozani, situada en el norte de Grecia. A los nueve años comienza a recibir clases de música y con quince se decanta por la guitarra eléctrica. Sus estudios musicales continúan   en la Universidad de Arta   obteniendo una licenciatura en  armonía y contrapunto. Participa en varias bandas, la más destacada Bluesbone, junto a  Eri Kourmpali (guitarra),  Panagiotis Paraskevas (bajo) y George Vasiliadis (batería). El grupo llega a publicar un CD con seis temas, "Blues Feelings". En 2014 Sakis funda su propio grupo, Sakis Dovolis Trio. Cuatro años más tarde edita su primer disco, "Cross The Line". Dovolis ha colaborado con los  guitarristas de blues de Grecia, Elias Zaikos y Nick Dounousis, y con la leyenda del blues Louisiana Red. En 2020 p

GEORGE HARRISON - Electronic Sound (1969 / Zapple) (SERIE PIONEROS )

 Para un hater de los Beatles como un servidor,  cargarse éste álbum sería muy fácil. "Beatle caprichoso se agencia un Moog modular, - al alcance de unos pocos-, y se apunta al rollo sintetista porque él lo vale". Y hasta cierto punto, así es. 



Pero estamos hablando del miembro beatle que más respeto me merece. El más espiritual y músico de los cuatro,  siempre en mi opinión (de hater). Además,  No era tonto. Y se hizo acompañar y dirigir por un experto en éstas materias como Bernie Krause. Coleccionista de  primeros prototipos electrónicos y parte del dúo Beaver and Krause. Los cuales editaron ya en 1966, "The Nonesuch Guide to Electronic Music" (comentado en ésta sección). A su vez, The Beatles ya habían experimentado en ése mismo año 66 con tape loops, cintas al revés y otros socorridos efectos de estudio para su álbum "Revolver". En temas como "Tomorrow Never Knows" casi adelantan el motorik kraut, en un pandemonium proto - electrónico adelantado a su tiempo. Así que ésta unión para el segundo álbum de George Harrison, (que debió de salir como Krause & Harrison), se conforma como evolución natural. Que va a formar parte de su efímero sello Zapple, para editar las voladas que se les ocurran. Tan sólo dos referencias saldrán ahí.  El infumable "Unfinished Music Vol 2", de John Lennon y Yoko Ono, y éste "Electronic Sound" de Harrison. Puede que un "entrenamiento" cara al uso del Moog con más conocimiento (y mesura), para "Abbey Road". 

Dos largos temas lo forman. "Under The Mersey Wall" (18'44), grabado en su casa de Surrey, y "No Time Or Space" (25'06) grabado en California. Pura electrónica de anticipo krautie, que pasaría como hecha por algún explorador cósmico teutón sin ningún problema. En la primera pieza se utilizaron dos sintes superpuestos. Y no me extrañaría que Krause fuera uno de ellos (si no los dos, como luego veremos). Intentando completar huecos dejados por Harrison en sus improvisaciones. Tienen su sentido, aún a pesar de ser hechas en modo libre, respetando silencios, y atreviendose con sonidos, juegos de stereo, cadencias y texturas muy avanzadas para 1969. Es difícil encontrar un caso similar en la electronica de la contracultura alemana de ése mismo año. Limbus 3 y su "New Atlantis"? "Psychedelic Underground" de Amón Duul? No son puramente electrónicos,  en cualquier caso. La mayoría de pioneros alemanes comenzaron a lanzar en 1970. Y éste disco se grabó en 1968. Su faceta cósmica es verosímil y conecta con visionarios del gremio como Jean Jacques Perrey, Raymond Scott, Pierre Henry o Mort Garson. 

Con un título como "No Time Or Space", la segunda cara ofrece vanguardismo en anticipación por lo que está por venir en ésa próxima década. Ruido blanco, modulación extrema y mucha más experimentación que en la anterior. Improvisación casi  ocho minutos más larga que la anterior. E imagino que recortada para que entrara en un  vinilo.  No creo que los fans de The Beatles se maravillaran con esto, pero como suelo decir, la electrónica de riesgo es como el abstraccionismo en pintura. Cada uno le encuentra un sentido, y hay gustos para todo. Con el tiempo, mi inicial percepción ha cambiado. De parecerme "una tomadura de pelo", ha pasado a una expresión del tiempo en que fue ideado. Otra forma de inconformismo propia del universo beatle y el momento en que se hizo. Un estado de ánimo experimentador acorde con los tiempos de ruptura de reglas. A ningún otro beatle se le hubiera ocurrido, como así fue. Eso lo tengo claro. El nivel avant llega al ruidismo dodecafonico. .....o al gamberrismo cibernético,  dependiendo de quien lo escuche.  Pero no lo veo de más en una colección  de pionera electrónica. 



Curiosidad clave que da que pensar : Bernie Krause pidió posteriormente que se retirara su nombre de créditos. Disconforme con el resultado? Presión por el protagonismo por parte de Harrison? Krause aseguró ser el autor del disco. Tomen la versión que más les cuadre. A mí ésta última no me parece descabellada. No acaban ahí las polémicas. Reeditado en cd en 1996, los temas aparecen invertidos y con los títulos  erróneamente escritos. Forma parte del propio "karma" del disco. De cualquier modo, y mal que me pese, The Beatles también tuvieron su sintetista. Y menos mal que fue George Harrison.

J.J. IGLESIAS









                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias




Comentarios

Publicar un comentario