Entrada destacada

The Web – Theraphosa Blondi (1970)

Imagen
 The Web lanza en 1970 su segundo álbum titulado Theraphosa Blondi. Este álbum es una obra de jazz rock con cierta atmosfera ecléctica en la cual se podrá degustar piezas de Jazz&Blues, Jazz Rock y hasta envolventes momentos afro jazz (esto es debido quizás a la influencia de su cantante afro-americano John L. Watson). La obra presenta una marcada base de jazz rock con retazos progresivos que lograra evolucionar a una banda netamente progresiva con su obra I Spider (álbum que desarrolló una marcada influencia relacionado al jazz-rock a lo VdGG, Gentle Giant, Colosseum y Soft machine). Theraphosa Blondi es un álbum en proceso de "metamorfosis" para lo que vendrá a ser I Spider ya que dicho álbum cuenta con los elementos e influencias del jazz y el rock progresivo, entonces se podrá decir que el resultado será un excelente álbum considerado como el precursor del I Spider. Por lo tanto tenemos un álbum en plena madurez y evolución en sus sonidos Jazz Rock.  El álbum de "

TYNDALL - Traumland (1981 / SKY)

Nombres como el que hoy traemos fueron, siendo bastante más humildes y desconocidos, los héroes  que de verdad salvaron a la kosmische alemana del injusto olvido. Sintetistas o agrupaciones tardanos que se ocuparon de la retaguardia del género cuando éste  comenzó a dar signos de flaqueza creativa.


En un principio,  Tyndall fue el proyecto del dúo sintetista formado por Jūrgen Krehen y Rudolf Langer, de Bavaria.  Desde el 77 aproximadamente,  tocan en vivo por el área y hacen algún soundtrack de encargo. Hasta que el sello Sky se fija en ellos, quizá no tan histórico como Ohr, Metronome o Brain,  pero con una respetable escudería , (Clúster / Eno,  Michael Rother, Moebius / Plank, Harald Grosskopf o Adelbert von Deyen). Allí editan cuatro álbumes de eufórica electrónica berlinesa (mayormente).

Siendo "Sonnenlicht" (1979) el primero. "Traumland" (1981) le sigue, junto a "Reflexionen" (1982) y "Durch Die Zeit" (1983). Ésta es la "verdadera" discografía de Tyndall. Se da la circunstancia de que el dúo se instala acertadamente en Berlín en el 81, montando el Tyndall Studio. Pero en cuanto los asuntos de dinero entran por la puerta, la amistad sale por la ventana. Y el dúo se romperá en el 84. Aunque Jůrgen va a seguir como "Nik Tyndall" a partir del 85. En un estilo notoriamente más light y basado en la creciente New Age. ....Esa yogourthera que usa los teclados para crear suaves "petit suisses" electrónicos.  O la respuesta electrónica a los libros de autoayuda, tan voluminosos como inútiles. De esa guisa creará una notable discografía. Tú mismo, aviso. 

Este segundo trabajo como dúo se inicia con el tema título,  en bonita melódica sintetizada cercana a los Kraftwerk de "Autobahn", aunque con un toque más sinfónico. Sí que podría asemejarse a la electrónica francesa, incluso por sus minutajes moderados, (5'50).
Es una perfecta sintonía para un programa radiofónico. 

"Unterwegs" (5'20) entra en el campo activo de trabajo de los TD de esos días,  incluso del Mike Oldfield de "Platinum". La melodía secuenciada es la columna vertebral de la composición. A partir de ella, se desplazan sonidos, efectos y sub-melodías que completan un atractivo lienzo lleno de chillones colores sonoros.

La más larga del lote es "Springsteine" (6'45), una acertada recreación estilo Důsseldorf con elementos berlineses, lo cual la hace un curioso experimento con "final feliz" (el onanismo electrónico es así ). Mete a Peter Baumann en Cluster  y tendrías algo parecido. 

Termina ésta cara A con "Irgendwann" (3'45), ésta vez sí,  con todo el sello berlinés centrado en construir algo comercialmente interesante. Y lo logra de pleno.


En la cara B, "Kreislauvia" (4'55) vuelve a engatusarnos con hipnótica secuenciación y efluvios del primer kosmische. Éste es un perfecto tema para un expolio artístico de "diyai" de moda, con sus soniditos de máquina de marcianos encima y el chunda-chunda de rigor jodiendolo todo. De hecho éstos especimenes matan por este material.

"Erdbeerkristalle" (3'45) trae más vibraciones old style, pero con el agridulce sabor de la represión temporal. Éste tema bien desarrollado, da para 20 - 30 mts de suite-jam extraordinaria a la Schulze. Pero los tiempos habían cambiado. 

La lírica de "Echowellen" (4'32) está totalmente impregnada de un sentimiento positivo (que no "happy"). Y luego criticaban a ésta música de "fría y sin alma". Había que ser muy cerrado o ignorante para soltar tales atrevidos veredictos. Esto es cálido,  bello y lleno de esperanza. 

"Milchsee" (4'00) terminaba la audición con una fastidiosa percusión de la época,  peste electrónica de primeros 80. Es la más insulsa o poco agraciada. Tyndall tenía atributos suficientes para hacer una pieza como ésta en cinco minutos, así que el nivel de exigencia debe ser mayor.

De todos modos "Traumland" es un majo disco de tardo-kosmische, que se escucha con agrado y deja un buen recuerdo en el oyente.
Nik Tyndall será luego un habitual en festivales electrónicos como el Elektroniktage, el Synthimedia o el Ars Electrónica. Aunque ya es sabido que en los 80, la cosa fue bien distinta. Tyndall - dúo es lo que desde aquí reivindicamos y recomendamos. Un excelente par de cerebros electrónicos. 
J.J. IGLESIAS



Temas
A1 Traumland 5:30
A2 Unterwegs 5:20
A3 Springsteine 6:45
A4 Irgendwann 3:45
B1 Kreislauvia 4:55
B2 Erdbeerkristalle 3:45
B3 Echowellen 4:32
B4 Milchsee 4:00







Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en




que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios