Entrada destacada

STEVE EARLE - I’ll Never Get Out Of This World Alive (2011, New West Records)

Imagen
 I’ll Never Get Out Of This World Alive podría considerarse el mazazo definitivo de lo que un anterior martillazo de Train A Comin’ significó. Las raíces pedían su valor pretérito, su base incuestionable, al igual que ciertos reflejos del folclore irlandés. Entre baladas y hermanamientos con el último Tom Waits, Steve va haciendo este último camino planteado.   Esto se podría traducir en un corazón que firma sobre la línea de la entrega, pero cojeando ahora en el campo de la rabia rápida y cruda a la que no temió cuando cantaba “Snake Oil”. La producción de T-Bone Burnett marca demasiado, aunque la resolución de recuperar “God Is God” y “I’m A Wanderer”, piezas que pergeñó para Joan Baez, es uno de sus grandes aciertos en este 2011. Una senda para analizar ese cerrojo que concluye con la vida del ser humano. «Son todas, de una manera u otra, piezas sobre la mortalidad; la muerte como misterio en lugar de como signo de puntuación», ha asegurado recientemente el propio Earle sobre este m

MORTON SUBOTNICK - Until Spring (1975 / ODYSSEY) (Serie Pioneros)

Nacido en 1933 en Los Angeles,  el compositor y pionero en electrónica Morton Subotnick es conocido por su obra "Silver Apples of the Moon" (1967). Una de las primeras grabaciones por encargo para una compañía discográfica. Claro que ésta fue Nonesuch Records, filial de Elektra, la cual presidía el visionario de sonido Jac Holzman. Este hombre ayudó a la evolución de la naciente electrónica desde todos sus angulos posibles. Silver Apples se bautizaron así en honor a Subotnick y su obra. Que fue adaptada como pieza de ballet, iniciando eso que luego se ha dado en llamar, "multimedia". Fue miembro fundador del California Institute of the Arts, así como del adelantado a su tiempo, San Francisco Tape Music Center.


No se conforma con la danza, y comienza a preparar piezas para cinta manipulada, con vistas a scores cinematográficos y obras de teatro, durante la década de los 60. Colaborador habitual de Don Buchla, ayudó a desarrollar el famoso (hoy hiper-caro), Buchla 100 Modular Synthesizer. El ejemplo viviente de "sintetista de bata blanca". Fue director musical del The Actors Workshop, y su actividad docente en materias de vanguardia fue muy requerida en universidades durante los años 60. Desde su debut con "Sonata for Viola and Piano" (1958), una treintena de albumes respaldan su intensa labor investigadora. Lo que él define como "music as studio art". En el album que hoy hemos elegido, "Until Spring", dos únicas piezas son su contenido. "Beginning" (14'54) y "Conclusion" (14'20). Los Buchla synths tienen un sonido particular, con una constante percusión electrónica que sugiere abstracción melódica en forma de esculturas sonoras repetitivas a velocidad de vértigo. Como un primitivo secuenciador tribal enloquecido que forma ambientes y dibujos senoidales más que extraños.


Lo que sí puede decirse de Subotnick es que no se parece a nadie. Su pintura surrealista sonora, que juega constantemente con el stereo, es de marca única e intransferible. Reniega de la melodía convencional en formas típicas y se recrea en la intensa búsqueda de sonidos nuevos, sorprendentes y aptos para tu más que posible brote psicótico. Sabe como atraer la atención del oyente, (predispuesto a ello). En un esfuerzo imaginativo, podríamos comparar alguno de sus pasajes más pausados a Conrad Schnitzler, siendo flexibles.


 Aunque Subotnick podría definirse como "cosmic kraut" desde los años 50. La creación de estas dos piezas supuso un auténtico quebradero de cabeza para Subotnick, trabajando con cinta, la sincronización de sonidos envolventes repetitivos (a gran rapidez) le suponía un control manual metódico dentro del espacio-tiempo. No os aburriré con su explicación técnica,  que me ha llevado paciencia de santo en su lectura. Pero lo que entonces era un proceso altamente artesanal, con gran peligro de incurrir en errores de bulto, hoy se haría apretando un botón mientras se dispone de un micro-cerebro digno de Kiko Rivera (con perdón por su mención aquí ). Así que hay que darle a Subotnick el mérito que merece por lo que en su día creó. Un reto: busca algo similar de 1975.



La conclusión final es que suena a score desquiciado para la más absurda de las alucinaciones "ayahuasquianas".
No contento, en 2009 le apetecio seguir la juerga con "Until Spring : Revisited". Imagino que ésta vez con tecnología actual, más relajado, y ciego de grifa. 
J.J. IGLESIAS



Temas

A Beginning 14:59
B Conclusion 14:20


Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en



que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios