Entrada destacada

Krissy Matthews – Krissy Matthews & Friends (2024)

Imagen
  Krissy Matthews es otro niño prodigio del blues. Con tan solo treinta y dos años ya ha compartido escenario con figuras de la talla de John Mayall, Bonamassa, Joe Satriani, Beth Hart,  Jeff Healey  y Jimmie Vaughan entre otras muchas. Krissy Matthews nace en 1992. Cuentan que su padre lo subió a un escenario con tan solo tres años. A los ocho, consigue su primera guitarra y con doce, John Mayall, lo invita a tocar un tema  en una de sus actuaciones en Noruega. Forma su propia banda,   Krissy's Blues Boys, con su padre tocando el bajo. En 2005 publica su primer disco, " Influences", reeditado al año siguiente como " Blues Boy  ". En 2007 llega su segundo trabajo, " No Age Limit". Ese mismo año, actúan como teloneros de  Walter Trout y Robben Ford. "Allen in Reverse " ve la luz en 2009 y nuestro protagonista tiene la oportunidad de  apoyar a Joe Bonamassa en el Ronnie Scott's Jazz Club. Su cuarta producción, " Hit The Rocks, se edita

Solution - Divergence 1972 (Canterbury Ways)

Para el siguiente trabajo firman por una filial de EMI records en 1972 y graban “Divergence “ un álbum mejor planteado que el anterior,  donde las melodías de jazz-bluesy  de medio tempo dominan y ofrecen su apertura en “Second Line” una agradable pieza que puede sonarte a la mayoría de grupos de aquella época con su cadencia de piano y vericuetos diversos de fusión próximos a Colosseum, Nucleus o incluso Greenslade que no andarían muy lejos. 

El tema título nos aproxima descaradamente a Focus en su estructura melódica y si imaginamos que quitamos el saxo y lo cambiamos por la flauta de Thijs van Leer suena casi exactamente al Moving Waves, pero lo suficientemente jazzificado. El sinte tiene alguna línea que lo desmarca, pero sigue sonándome terriblemente a Focus. 


“Fever” juega un rato con la electrónica y se va por los “cerros de Úbeda” hasta que el Fender Rhodes y la flauta se ponen en plan pastoril Caravan/Machinero de marca registrada, lástima que sea tan breve porque podían haberle sacado tajada y no quedarse en cuatro minutillos de nada. Pero lo arreglan en la siguiente pieza de 12 mtos que en su primera parte, no tiene nada de prisa y es un tranquilo paseo, ahora casi a la Traffic  del “The Low Spark…” donde el saxo se erige en defensor prominente del número, mientras el piano eléctrico se balancea sobre un ritmo pausado pero firme. Tema de sofá, copa y cigarrillo,  y hacia la mitad surge el cambio y para no aburrir, un corte a la Soft Machine  toma el relevo donde por momentos parece que estemos escuchando el “Third” o el “Four” con Hooper/Wyatt marcando el tiempo. Esta es una buena pieza sin duda y lo más próximo al Canterbury que puedas pensar.



 “Theme” es un breve y delicado interludio a modo de puente para acabar con “New Dimension” y de nuevo una especie de balada rock-jazz-blues  aparece en escena que puede sonarte nuevamente a una centena de grupos de la época en la misma línea. Nada original pero agradable y elegante. Las partes vocales en este disco están más controladas y mejor adaptadas que en el anterior. Flauta y piano van difuminando poco a poco un disco corto como el anterior pero a mi juicio algo mejor.
Alberto Torró









Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                     




que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios

  1. "Para el siguiente trabajo...", sin duda me he debido perder alguna entrada anterior de esta banda. Muy interesante, por cierto, con todas las referencias que facilitan el encaje de un grupo, como este, del que no tenía ninguna referencia anterior. Seguiré buscando por Ferias e internet.
    Gracias y saludos,
    JdG

    ResponderEliminar

Publicar un comentario