Entrada destacada

Listening – Listening (1968)

Imagen
  Poco o muy poco se sabe de estos muchachos, que a finales de los 60 irrumpieron con el álbum que puso comienzo y fin a su exigua carrera, y que sin embargo dejó una honda huella allí en su tierra, Boston, donde llegarían a convertirse en líderes de un movimiento denominado Bosstown Sound, insignia de los nuevos sonidos que estaban empezando a nacer en aquella ciudad dentro del Rock. Sin mucha repercusión la corriente fue breve como muchos de los grupos que lo encabezaron. 1968,  casualidad o no,  fue un año que en mi opinión supuso  una transformación dentro del rock, pasando de la juventud a la edad adulta, coincidiendo con una Europa agitada en busca de su identidad, comenzando un periodo en el que ya no se conformaban con realizar música para alegrar el alma y ahogar las penas, había que buscar algo más, había que explorar, había que expresar, había que experimentar, realizar una introspección en muchos ámbitos de la realidad. Todo eso empezó a reflejarse en el rock, y la psicodel

HARALD GROSSKOPF - Synthesist (1980) (colaboración J.J. Iglesias) rock electrónico

Otro berlinés batería que también se apuntó a los sintetizadores. Casi un género,  esto de los drummer-shyntesists. Cualquier día de éstos traemos por aquí a Eroc.


Harald Grosskopf  comenzó en los 60 machacando baquetas para The Stuntmen, y hasta estuvo en unos "desconocidos" Scorpions!
Comenzando la nueva década,  se afianzó con Wallenstein. Colaboró con Klaus Schulze, Cosmic Jokers,Walter Wegmuller o Lutz Ulbrich. Finalizando los 70, formó parte de Ashra. Estamos ante todo un referente de la más emblemática Berlín School.
Cuando las obligaciones de éstos últimos le dejaron, entró en los Roma Studios de su colega Manuel Gottsching, y en los Panne Paulsen de Frankfurt. Y de allí salió con un clásico de culto bajo el brazo, "Synthesist".


La inicial "So weit, so gut" (5'24) imprime aura de modernidad al género,  con pinceladas funk. Seguramente heredadas de Ashra. También recuerda poderosamente a la época "Platinum", de Mike Oldfield.

"B. Aldrian" (4'51) es una mini-sinfonía  paralela a los primeros trabajos de Gandalf o Kitaro. Recuérdese que se estaba urdiendo una nueva trama musical llamada new age. En un principio, bienintencionada. Para ser corrompida por la industria no mucho después. 

"Emphasis" (4'55) es otro corto y atractivo tema altamente secuencial. "Correlations" o "Belle Alliance" de Ashra son su modelo estilístico. 

En "Synthesist" (7'34) es ayudado en los sintetizadores por Udo Hanten. Con el que formaría posteriormente un trío,   junto a Albín Meskes, llamado Central Europe Performance. Las melodías son excelentes, adornadas por una bella secuenciación  y batería perfecta. Algo trasladable a toda la grabación. Suenan igual que You, porque casi son este grupo. Tanto Hanten como Grosskopf formaron parte de ésta electrónica formación berlinesa. Que debutó precisamente en 1980 con el álbum "Electric Day".


Electrónica tribal abre la cara b, con siniestros coros, en "1847-Earth" (6'43). Nuevamente tiene parecidos con el Oldfield post-"Incantations", aunque con mayor incidencia de sintetizadores. Los ritmos lo invaden todo como un ejército de pokemons . Demostrando que en el fondo, es el disco de un batería. Para "Trauma" (6'37) el océano  dronico navega onduladamente,  como gigantescas olas de poética electrónica  que inspirarian  a los mismísimos John Foxx o Brian Eno. 

Vuelve el reino percusivo en "Transcendental Overdrive" (5' 03), casi en sintonía con las premisas de Ralf and Florian y sus cantos tecnológicos urbanos. Finalmente "Tai ki" (4'09) exhibe una melodía solemne y sinfónica,  digna de Chris Franke.

Felizmente, éste disco no fue un "syanesthesist". Y sí un muy original álbum donde Grosskopf aportaba nuevas y frescas ideas a una Berlín School un tanto quemada por la saturación de los 70, que ya estaba pidiendo un relevo.

Hasta el 86 no dio continuación a su debut, con "Oceanheart". Un disco al que la grabación digital no le sentó muy bien ( como a todos).
Harald siguió colaborando con otros artistas, notoriamente con Bernd Kistenmacher.

"Synthesist" ha tenido posteriores remezclas chungas hechas por sabelotodos modernos. Cualquiera puede poner sus sacrilegas manazas en objeto sagrado. Pero pocos saben crearlos.
P.D.- "Puedes imaginar "The Lamb lies down on Broadway" sin sintetizadores? Sin duda, nunca hubiera ocurrido"
(BJORN LYNNE)




Temas
1. So Weit, So Gut 0:00
2. B. Aldrian 5:22
3. Emphasis 10:12
4. Synthesist 15:08
5. 1847 - Earth 22:42
6. Trauma 29:26
7. Transcendental Overdrive 35:59
8. Tai Ki 40:52





Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en

que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios