Entrada destacada

AMERICA - Hearts (1975, Warner Bros. Records)

Imagen
 Hijos de padres estadounidenses y de madres londinenses (sus progenitores estaban destinados como militares en West Ruislip U.S.A.F.), los futuros miembros de este trío comenzaron militando en diferentes bandas, proyectos gracias a los que entraron en contacto. Gerry Beckley, Dewey Bunnell y Dan Peek se convierten en America tras un pequeño viaje de estudios del último a los Estados Unidos en 1969. Allí toma un pedazo de la esencia folk de diversas ramas y lo inyecta en las raíces de su nueva apuesta, un tridente con una carga que tampoco reniega de los conocimientos esparcidos por las ediciones musicales de The Byrds. El primer álbum y más unido a los postulados norteamericanos de finales de los 60 se grabaría en los Trident Studios, aun así el final no sería la materialización del sueño inicial de los America. Ellos pretendían seguir tras la línea dejada por The Beatles con Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, pero sería Ian Samwell, productor de los muchachos y mano derecha del r

FRANK ZAPPA - LUMPY GRAVY (1968) (colaboración Alberto Torró)

Después de los dos discos iniciales de las madres, Zappa decide sacar su primer trabajo en solitario, que es un decir, porque aquí colaboran todos sus músicos y una nutrida orquesta que  él, con su cachondeo habitual denomina: “Abnuceals Emuuka Electric Symphony Orchestra” y no te rompas la cabeza en descubrir su significado porque no lo tiene. 


Lumpy Gravy es una composición “seria” (es un decir) dividida en dos movimientos de poco más de 15 minutos por cara. Un LP muy corto en duración,  con poco más de 31 mtos,  pero con suficiente ácido corrosivo en su música. Este no es un trabajo para todo el mundo y por supuesto es inclasificable. Aquí pasa de un rock enloquecido, a música neoclásica, experimentaciones electrónicas, voces sin sentido alguno, diciendo gilipolleces, y vanguardia clásica de primer orden: guiños a Stravinsky, Schoenberg, Bernstein, Varese entre ecos de jazz, bromas,  extraños collages  etc.. Todo agitado y servido en un cocktail casi indigerible. 


 A mí me gusta mucho el disco, lo encuentro entretenido, pero hay que tener en cuenta que también me gusta la música clásica del período modernista, disonante y chillón. Recomiendo escuchar con la mente abierta porque esta es la música del Zappa más interior, más rarito y si pasáis este examen muchos otros de sus discos os van a parecer Mª Jesús y su acordeón, es broma claro y yo me voy con frecuencia del bolo.

La percusión, como en la mayor parte de las obras más extrañas de Frank tienen un papel preponderante así como su inconfundible tratamiento de vibráfono, xilófono, vibes, y cualquier otra superficie metálica que golpear. Muchos pasajes son completamente atonales y le deben mucho al serialismo de compositores como Pierre Boulez, quien por cierto en un futuro habría de colaborar con nuestro bigotudo maestro, haciéndole arreglos orquestales.

Tenéis aquí uno de los huesos musicales zappianos, más duros de roer y también muchas estructuras y “melodías” que irán apareciendo a lo largo de su discografía como esa joya llamada King Kong. Suerte y que no os pase nada majos.





Temas
1. Skin Trap 0:00
2. Gum Joy 02:45
3. Up and Down 06:29
4. Local Butcher 08:21
5. Gypsy Airs 10:56
6. Hunchy Punchy 12:38
7. Foamy Soaky 14:44
8. Let's Eat Out 17:18
9. Teenage Grand Finale 19:06



Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en

que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias.

Comentarios

  1. Toma ya! Resulta que hay dos

    https://es.wikipedia.org/wiki/Lumpy_Gravy

    (Enhorabuena por el blog)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario