Entrada destacada

Clareon – Clareon (1980/ Villa)

Imagen
 California en los finales 70 no era terreno muy dado a progresismos,  menos del lado jazz. A no ser que se tirara por el sendero smooth o West Coast-soft rock, en cuyo caso estabas en la tierra prometida.  Parece que nuestros Clareon tomaron el camino difícil,  que no equivocado.  Su líder era el teclista y compositor Ron Madden. Craig Lawrence (saxo alto), Andy Stern (guitarras,voz), Don Hunter (percusión), Mark Shannon (saxos soprano-tenor-alto), Kip Haaheim (bajo), y Dean M. Graves (bajo, voz). Dos bajistas, curioso. Las voces eran como adorno instrumental.  Multiformación adecuada para su planificada estrategia. Que da comienzo en su único intento discográfico con "Neo-Cisum" (5'24), de soberbia y elegante ejecución jazz prog. Fender Rhodes a la par que saxo y rítmica absolutamente espectáculo.  Guitarra que sobresale (pocas veces) con holgura Holdsworth y un compendio grupal asombroso. Piano clásico de intensa nostalgia introduce "La Belle Jardiniere" (7&#

CHET ATKINS & MARK KNOPFLER - Neck And Neck (1990, Columbia Records)

 Saliendo de la década de los 80, hasta los ejecutantes del country puro y tradicionalista le habían dado una oportunidad a los sonidos vendibles. Por ello, y aunque Neck And Neck tiene algo de esto, el oyente debe poner en la lista de puntos positivos el hecho de que tirando del Dire Straits Knopfler, paladín del pop rock elegante, Chet Atkins sabe ganárselo para los terrenos del hillbilly y demás parentela disciplinar. Aquel mismo 1990 el que cantara “Romeo And Juliet” se monta igualmente el supergrupo fronterizo The Notting Hillbillies junto a su camarada Guy Fletcher, Steve Phillips y Brendan Croker. Otra pista por la que transitar con los amores por la Norteamérica profunda de un escocés natural de Glasgow. 



A pachas con el que fuese uno de los padres del conocido cual “sonido de Nashville”, Mark dobla guitarras y pone a prueba su técnica tan particular punteando las cuerdas. Atkins, que fallecería once años después de esta grabación, se muestra rejuvenecido y más contento que unas castañuelas; pone en cada canción, en el repaso a varios clásicos selectos, su dominio de un estilo totalmente arraigado a la tierra que le vio nacer el 20 de junio de 1924. Mr. Guitar, como era conocido por sus acólitos el artista de Luttrell, Tennessee, aborda la leyenda del meritorio Django Reinhardt en un “Tears” con Mark Knopfler comprendiendo la maniobra desde su mástil y Mark O’Connor al violín, impersonator de Stéphane Grappelli para la ocasión. 



Se intercalan instrumentales de tal prestancia con arreglos cantados de pura cepa –“Yaketi Axe” ahora con letra de Merle Travis; aquella canción famosa en nuestro país por aparecer de fondo en las persecuciones del humorista Benny Hill–. Algunas lecturas se asemejan a la visión del Dire Straits cuando le ha tocado enfrentarse con el universo insospechado de las bandas sonoras (“Tahitian Skies” o “So Soft, Your Goodbye”). Ganador este encuentro de diversos premios Grammy gracias a varias de sus composiciones, la obra finalizaría sus días siendo carnaza para las chanzas de los puristas más redneck. Ellos se lo pierden.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com


 
¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios