Entrada destacada

HERBA D'HAMELÍ: Retorciendo la imagen sonora (Entrevista realizada el año 2010)

Imagen
 Se dice que Herba D'Hamelí ve su parto al encontrarse cuatro instrumentistas amantes de bandas como Jethro Tull, King Crimson, Camel o las diabluras del irresistible Frank Zappa. Los primeros ensayos comienzan en septiembre de 2001. Casi diez años después, ya ampliadas sus filas a quinteto estable, y con varios lanzamientos a sus espaldas, Inversa Visual es la obra discográfica con la que congratularse. Y, orgullosos ellos de su vástago, así me lo cuentan. Antes de acercarnos a Inversa Visual me gustaría que me contaseis los vericuetos que pudieron ocultarse tras grabaciones como La Dansa De Les Rates o Cançons De Casa Sons De Carrer. ¿Fue un desarrollo lógico y sencillo? Se trata de los dos primeros discos del grupo que corresponden con la inicial época más folk rock. El primer trabajo, a pesar de ser folk medieval, se trata de un disco conceptual basado en la historia del Flautista de Hamelín. Como curiosidad a destacar, el disco contiene un fragmento extraído directamente del

CANNED HEAT & JOHN LEE HOOKER - Hooker ' n' Heat (1971/ Liberty)

La evolución del rock en los 60 contó claramente con una reivindicación del blues que tiende a olvidarse. Y eso aquí  no lo permitiremos. Los mismos Rolling Stones preguntaron por Muddy Waters nada más aterrizar por primera vez en EEUU. El movimiento hippie tenía dos fuertes ligazones con el primitivo ritmo negro. De un lado eran unas innegables raíces musicales, que ya venían del rock'n'roll de los 50.



Socialmente, la identificación fue total. Pues la marginación inherente a la contracultura por parte de la sociedad, tenía un reflejo en el fuerte clima racista que se estaba viviendo. Ambos colectivos se necesitaban, digamos que estaban "condenados" a entenderse, como así ocurrió. La comunidad negra y la hippie tenían mucho en común. También creativamente, tanto en Inglaterra (por extensión en toda Europa), como en USA. Y con centro en California. El sueño de toda banda melenuda de jóvenes blancos fue acompañar a sus ídolos bluesman olvidados.

Groundhogs ya lo había hecho en Londres en el 66 con John Lee Hooker. Repetirian la jugada al otro lado del charco Canned Heat, en 1971. En una hazaña comparable a la de Howlin' Wolf junto a Eric Clapton, Steve Winwood y la sección rítmica de The Rolling Stones.

"Hooker'n'Heat" fue un doble álbum donde los alumnos blancos veneraban al maestro del blues. Y el respeto fue mutuo. Hooker es el principal protagonista del primer volumen,  con temas tan representativos en su estilo como "Messin' with the Hook", "Send me your Pillow", "Alimonia Blues" o "Burning Hell". Diez temas de puro Hooker. Canned Heat tienen más representación en el segundo disco. Y a mí me parece el verdadero logro del doble. Donde con un Hooker en estado de gracia, se alargan temas en modo jam al inimitable estilo hippie-blues de ésos días. Y eso significa ÉSE sonido irrecuperable. Donde el blues y el boogie son algo más que blues y boogie. Que huelen a tasca llena de humo y cerveza pegajosa bajo los pies. Ése olor ya perdido a fiesta como modo de vida. Que no siempre tiene porqué ser feliz o alegre, sino todo lo contrario. Otra manera de psicodelia, ya del todo perdida. Una forma de hacer blues que no escuchas ya en ninguna producción actual.

"The World Today" (7'22), "Just You and Me" (7'37) o "Boogie Chillen #2" (11'35) hacen que Henry Vestin (guitarra solista), Alan Wilson (armónica y guitarra rítmica), Antonio de la Barreda (bajo) y Adolfo de la Parra (batería) brillen en un intenso calor enlatado. Con una sesión bluesera de añeja añada, en inigualable cosecha de mestizaje rock y blues, blanco y negro, dos generaciones en pluscuamperfecta fusión. 



El mismo John Lee Hooker aseguraría que Alan Wilson era el mejor armonicista que jamás le había acompañado. Y éste fue el último álbum que "Blind Owl" Wilson grabó con Canned Heat antes de pasar a la otra dimensión. En él Hooker ejerce de mentor, gurú y amigo de la banda. No se puede pedir más. Estos surcos son la fotografía sonora de un tiempo irrepetible. "Hooker'n'Heat" es un clásico con todos los méritos para serlo.

J.J. IGLESIAS 



¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios