Entrada destacada

HERBA D'HAMELÍ: Retorciendo la imagen sonora (Entrevista realizada el año 2010)

Imagen
 Se dice que Herba D'Hamelí ve su parto al encontrarse cuatro instrumentistas amantes de bandas como Jethro Tull, King Crimson, Camel o las diabluras del irresistible Frank Zappa. Los primeros ensayos comienzan en septiembre de 2001. Casi diez años después, ya ampliadas sus filas a quinteto estable, y con varios lanzamientos a sus espaldas, Inversa Visual es la obra discográfica con la que congratularse. Y, orgullosos ellos de su vástago, así me lo cuentan. Antes de acercarnos a Inversa Visual me gustaría que me contaseis los vericuetos que pudieron ocultarse tras grabaciones como La Dansa De Les Rates o Cançons De Casa Sons De Carrer. ¿Fue un desarrollo lógico y sencillo? Se trata de los dos primeros discos del grupo que corresponden con la inicial época más folk rock. El primer trabajo, a pesar de ser folk medieval, se trata de un disco conceptual basado en la historia del Flautista de Hamelín. Como curiosidad a destacar, el disco contiene un fragmento extraído directamente del

DONOVAN - Barabajagal (1969, Epic)

 Como les ocurrió a otros hippies de pro, Donovan Phillips Leitch pasaría en los 60 de las drogas de moda a la meditación, más en concreto a la Transcendental Meditation del Maharishi Mahesh Yogi. Sus contactos con The Beatles le llevaron a asistir a la famosa concentración con el gurú de Raipur junto a los cuatro de Liverpool y al Beach Boy Mike Love. Desde ese momento, y gracias a LPs como A Girl From A Flower To A Garden o The Hurdy Gurdy Man, el chico de Maryhill, Glasgow, orienta hacia otros parámetros su lírica. 



En cualquier caso, y todavía siguiendo estos propósitos en diversos cortes del vinilo Barabajagal –ese “Happiness Runs” en clave de mantra acompañado por Graham Nash, Michael McCartney y Leslie Duncan, en el que las cuatro voces aseguran aquello de «la felicidad corre en un movimiento circular, el pensamiento es como una pequeña barca sobre el mar. Todo el mundo es parte de algo en algún sitio, puedes tener todo si te dejas llevar»–, Donovan recupera con gran acierto unas valiosas sesiones junto al Jeff Beck Group. Le quita por un momento el micrófono a Rod Stewart para cantar el tema título del disco y “Trudi”, las dos únicas canciones que aparecerían en un larga duración que se quedó sin el resto de lo grabado en aquella cita de astros. 



“Atlantis” acerca al cantautor a un sonido norteamericano del folk rock arrastrado y con estribillo para todos los públicos. “To Susan On The West Side Waiting”, con su rollo británico de pop marinero, logró enganchar, igual que el tema ya citado, el álbum a las listas yanquis. El carácter psicodélico lo espolvorea sobre “Superlungs My Supergirl”, de típica sesión en cueva de música para gente hip, con recuerdos al “Valleri” que cedieran un año antes Tommy Boyce y Bobby Hart a The Monkees. Todo ello producido por el siempre inquieto Mickie Most, profesional bregado en la escena británica renacida en dicha década.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com


 

¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía







Comentarios