Entrada destacada

ALCATRAZZ - Dangerous Games (1986, Capitol Records/EMI)

Imagen
El dúo The Marbles ya había hecho de Graham Bonnet un cantante reconocido en todo pub británico; aunque no sería hasta su entrada en unos Rainbow sufriendo la salida de Ronnie James Dio que se toparía con el reconocimiento a unos niveles que no podía imaginar cuando entonaba aquello de “Only One Woman”. Down To Earth junto al proyecto de Ritchie Blackmore ejerció de antes y después, al igual que su colaboración con el Michael Schenker Group en 1982 para aquel elepé titulado Assault Attack. Todo esto hace que un año después de trabajar con el guitarrista alemán, Graham dirija desde el micrófono al quinteto Alcatrazz. Así llegamos al inicio de esta agrupación, pero para hablar de Dangerous Games tendremos que adelantarnos hasta su final –justo a un año antes de que se disuelva el proyecto–. Estamos en 1986 y muchas cosas han cambiado desde la publicación en 1983 de su vinilo No Parole From Rock ‘N’ Roll. “Yngwie era magnífico, pero se negaba a formar parte de una banda y eso es lo que to

DRY RIVER - Cuarto Creciente (2022/DR) (Rockliquias Bandas)

 Llegan los de Castellón con un cuarto (y creciente!) álbum, lives  y pandemias mediante. En el 2018 demostraron su evolución ascendente en "2038". Los últimos años han traído cambios. El sello Rock Estatal deja paso a una libertad autofinanciada de movimientos. El veterano (15 años en sus filas!), Carlos Álvarez,  da paso en las guitarras a Guillermo Guerrero.  Y un acierto pleno : la producción  es encargada a Carlos Raya. Que de rock, sabe un rato. Así pues, David Mascaró (bajo, voz), Pedro Corral (batería, voz), Miquel Centelles (teclados, voz) y Ángel Belinchón (voz solista) mantienen el timón de Dry River. Es éste un paso más en la madurez de una banda que "nació vieja", por llevar la inteligencia como estandarte. Letras para escuchar con atención,  como es costumbre en su modo de hacer. No son un mero relleno para la música. Dato importante éste.  Mucho.



Y "Culpable" (5'00) mojándose como ninguna banda de rock hace hoy día aquí.  Guillermo Guerrero tenía que ser un fichaje de lujo y lo es. Era necesario ante la talla del anterior. Los originales arreglos son marca registrada en ésta banda. Y "Segundo Intento" (5'02) se enriquece de ellos en ésta pomp rock barbaridad, un fuerte indiscutible de su estilo. Con lógica,  Queen forma parte de su influencia clara. "La Libertad" (4'42) despliega las velas más grandilocuentes del hard rock 70s. Navegan con la seguridad de un grupo que sabe lo que quiere expresar, musical y emocionalmente. Puedes meter desde a Mr. Big  (UK) a Robbie Valentine en la ecuación también. Estamos hablando de material muy difícil de defender en vivo, con una potencia y clase internacional no habitual por éstas latitudes.

 Sigue el hard rock apocalíptico de "La Serpiente"(6'33). Sitúala por "A Kind of Magic", hasta con guitarras de sonoridad Brian May. El envoltorio casi llega al metal-prog, pero no. Se agradece. La banda está radiante. Y la producción lo resalta todo. No hay instrumento que no se luzca. La parte instrumental es pura  tragedia griega, que es lo que necesita ésa letra. "Si estás tú" (5'37) es la power ballad que tan bien se les da. Y el sólo de guitarra es sublime. "Capitán Veneno" (6'37) coge el testigo del "Capitán Trueno". Asfalto se jubila, para dejar en su lugar a otros grandes y apadrinados, formados en las enseñanzas de los madrileños. Y eso es para enorgullecerse. Temazo hard pomp a la A.C.T que deja el listón a alturas siderales. También Dream Theater son invocados  (lo justo) en modo nada gratuito. 



"Calles Inundadas" (9'31) se refiere a los acontecimientos sociales de éstos últimos años, en un desarrollo de clímax final emocionante. Queen + Alice Cooper en "Funeral" (5'22), de increíble trabajo grupal y espectacular despliegue. "Despedida" (3'15) lo dice en su título. Un bonito broche que pone fin a otro pedazo de artesonado art rock. Si éste país fuera inteligente, Dry River serían mainstream. Pero es música para despiertos.

Y va la cuarta joya.

J.J. IGLESIAS


 

Comentarios