Entrada destacada

OAKFARM - Oakfarm (2024/ Pink Tank)

Imagen
 Supongo que un año tan inactivo como el 2020 tuvo que dejar algo de bueno. Se rompieron bandas, pero también permitió germinar nuevas. Fue el caso de los alemanes Oakfarm. Power trío sudoroso y setentero hasta la médula. Dueños de la Máquina del Tiempo. Que me han sorprendido por su fidelidad sonora hacia ésos vetustos e inolvidables cánones. Inmortales, por otra parte. Además de por canciones hard prog blues de mil pares. Tobias Lemberger (guitarra, voz solista, procedente de Sons and Preachers), Dennis Oelze (batería) y Arne Dőpper (bajo, ex-Bone Man). Describen su debut como si fuera "un disco perdido de los 70, olvidado en un viejo almacén polvoriento". Casi que te lo crees al escucharlo. Lo clavan. Comenzar con acústicas y efectos (electrónicos?), en "What If" (4'20) los sitúa en un área cercana a ediciones nacionales 70s de Bacillus, Brain o Pilz. Nada de distorsión aquí. Amplis a pelo. Sonido en bruto, directo y limpio. Vintagismo galore con un percusion

ON THE RISE - Dream Zone (2009, Frontiers Records)(Los Jueves AOR)

 Terje Eide creó para 2003 un disco compacto que más pareciese un extraño espejismo. On The Rise era el título del trabajo en cuestión, el mismo que el de la banda que lo firmaba. Este proyecto, en el que Eide ejercita su pericia como hombre orquesta, inyectaba un apasionamiento brillante a la corriente de ese AOR que pretendía ponerse a la moda en el nuevo siglo. Después de aquel lanzamiento, a On The Rise se lo comió la tierra y nunca más se supo. Sin embargo, Eide volvió por sus fueros en 2009 y bajo el sello –Frontiers Records nuevamente–, para entregar una continuación que, como pasó con su debut, recupera una forma de hacer las cosas con cariño extremo.



Dream Zone plantea de manera impecable un rock melódico cargado de referencias, aunque igualmente sabedor de su marca particular. Al inicio de la obra, y ante todo gracias a los temas “Lifeline” y “Lost Your Track”, el oyente disfruta de un auténtico déjà vu, de esa retrotracción a los estatutos Survivor –y por extensión a lo que resultó acierto posterior de su guitarrista Jim Peterik, unos Pride Of Lions que han sabido endulzar con estilo el revivalismo AOR–. 



Algo se puede olfatear de aquellos hermanos Nelson que se metieron en el bolsillo a principios de los noventa a un reducto de compradores que no querían abandonar la tan especial década que acababa de fallecer. Y hasta en “Howling At The Moon” se rememoran esos ejercicios de voz en doblete de los impagables Boston. Todo esto se escucha sabiendo que se está ante un disco difícil de hallar en nuestros días, grabación perfectamente hilada que mantiene un sentido sin por ello parecer algo monótono. No hay sobrantes, al igual que tampoco los había en aquel On The Rise de seis años antes.



En Terje late algo realmente especial que le hace entender el AOR como una disciplina que no debe renegar de su pasado, y eso es fundamental para recuperar el empeño por crear himnos concisos y adictivos. Eide lo logra, como ya lo hiciese con canciones como “Leaps And Bounds” o “Beat Of Your Heart”. Perfecto.

por Sergio Guillén

https://aorworld.wixsite.com/aorworld 



Si quieres comprar mi libro AOR WORLD. UN VIAJE POR LA HISTORIA DEL ROCK MELÓDICO EN 200 DISCOS de la Editorial Milenio, entra aquí: https://www.edmilenio.com/esp/aor-world.html (también lo puedes pedir en tu librería preferida o en websites como Amazon). 

Suscríbete al canal 








                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias


Comentarios