Entrada destacada

Neil Merryweather – Space Rangers (1974/ Mercury)

Imagen
 "Profesora enseña el Chamberlin......Y resulta que era un instrumento!". Buena intro éste viejo chiste para lo que hoy nos depara ésta sección. Hemos tenido reseñas dedicadas a modulares, moogs, theremines, mellotrones o en nuestra última entrada, sobre el monstruoso Yamaha GX1. Hoy nos centraremos pues, en el Chamberlin.....con el disco de un bajista! Harry Chamberlin diseñó éste vetusto y claro precursor del Mellotron entre 1949 y 1956. Los últimos modelos fueron fabricados entre 1970 y 1981.  Su sonido y formas de manejo eran similares al famoso "mello", quizá con una sonoridad más aguda. Neil Merryweather (Robert Neilson Lillie) nació en Canadá  y  tuvo una fuerte actividad musical desde los 60. Entre otras muchas bandas, estuvo con Ronnie Hawkins and the Hawks, la Full Tilt Boogie Band de Janis Joplin o una última edición de The Band. Tocó en jams con Steve Miller, Dave Mason o Barry Goldberg (juntos en Ivar Reunion Avenue). Le dijo no a Stephen Stills como ba

AMASEFFER - Exodus: Slaves For Life (2008, InsideOut)

 En 1991 nadie habría sido capaz de pensar que un disco como Streets pudiese tener rival a la vista. Durante muchos años el metal progresivo, tan proceloso como se destapó desde el primer momento, alcanzó notables metas sin jamás calcar el álbum de los norteamericanos Savatage. Cosas mejores o peores, pero sin fotocopias. El paso de la década trajo guiños o pequeños tributos en retazos de otras canciones, en rincones de algún que otro CD que lo utilizaba como anécdota. Con Exodus: Slaves For Life esto se termina. El reto finalmente está sobre el tapete.



Amaseffer, posiblemente en la inconsciencia de sus actos –aunque permitirás que lo dude–, carga en 2008 con un disco compacto de núcleo fundamentado en la obra conceptual. El éxodo, como ya avisa su título, del pueblo hebreo en huida del poder dictatorial egipcio es lo que mueve esta rueda de molino. Bien, te preguntarás dónde está el tan jaleado lazo con las correrías de ese Mesías sin trono adicto al rock y al underground que tan efectivamente sacaba cual semblanza Savatage. En ninguna parte, pues no me he referido a copias en los guiones de esta narración musical. 



Lo que Exodus: Slaves For Life significa es un renacimiento de los planes estilísticos sobre los que construir el metal progresivo. De alguna manera, que sinceramente pareciese labor de alquimista loco, el proyecto Amaseffer recoge el testigo instrumental –con el añadido de percusiones y arreglos del folclore egipcio– y ofrece una concomitancia, ese efecto de cabalgar parejo, que a cualquier persona que sienta familiar el elepé Streets se le erizará el vello de la nuca al terminar de escuchar este lanzamiento.



No hay inventivas mayores ni fusiones a la carta. Si te gustó la obra ya nombrada de los hermanos Oliva, Exodus: Slaves For Life es tu disco. Si eres neófito y quieres disfrutar de ese secreto para entendidos que vivieron los amantes del metal experimental al entrar en el 91, tampoco deberías perderte una buena nueva que Erez Yohanan ha producido como si fuese Paul O’Neill.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com











                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias








Comentarios