Entrada destacada

HERBA D'HAMELÍ: Retorciendo la imagen sonora (Entrevista realizada el año 2010)

Imagen
 Se dice que Herba D'Hamelí ve su parto al encontrarse cuatro instrumentistas amantes de bandas como Jethro Tull, King Crimson, Camel o las diabluras del irresistible Frank Zappa. Los primeros ensayos comienzan en septiembre de 2001. Casi diez años después, ya ampliadas sus filas a quinteto estable, y con varios lanzamientos a sus espaldas, Inversa Visual es la obra discográfica con la que congratularse. Y, orgullosos ellos de su vástago, así me lo cuentan. Antes de acercarnos a Inversa Visual me gustaría que me contaseis los vericuetos que pudieron ocultarse tras grabaciones como La Dansa De Les Rates o Cançons De Casa Sons De Carrer. ¿Fue un desarrollo lógico y sencillo? Se trata de los dos primeros discos del grupo que corresponden con la inicial época más folk rock. El primer trabajo, a pesar de ser folk medieval, se trata de un disco conceptual basado en la historia del Flautista de Hamelín. Como curiosidad a destacar, el disco contiene un fragmento extraído directamente del

Strawberry Alarm Clock - The World In A Sea Shell (1968, UNI)

 Crecidos como Thee Sixpence y madurados bajo el nombre de Strawberry Alarm Clock, ya engalanándose con un título de propuesta más psicodélico y acorde con los tiempos, Mark Weitz, Randy Seol, Ed King, Lee Freeman, Gary Lovetro y George Bunnell se las ingeniaron para editar en el vuelo ácido un sonido acariciado por el pop y esas armonías vocales que se magnifican en los coros. En 1968 aparecen en el largometraje Psych-Out (Richard Rush) y en 1970 se dejan querer por la invitación de Russ Meyer para su Más Allá del Valle de las Muñecas, un año después de la reestructuración que les cambiaría haciéndoles perder la melosidad y reverenciando una nueva etapa de mayor calado rock. 



Antes de la mutación en filosofía estilística, y llevando una dinamo marcada que les mantiene en onda con la escena angelina sesentas, Strawberry Alarm Clock graban The World In A Sea Shell. Aquí el combo sufrió la presión por parte de sus productores para que el contenido en cuanto a letras se refiere estuviese a la altura de unos arreglos tan preciosistas como de sencilla escucha. Desconfiando de la banda se elige para la creación de futuros éxitos a Carole King, Roy Freeman o Toni Stern, casi buscando una similitud con los primeros ardides en LP de The Monkees por aquello de dárselo todo bien masticado. Por ello, y con los miembros de la apuesta aferrándose a unos instrumentos de los que podían sacar notas doradas, el resultado es un disco variado y nunca aburrido. 



La obertura de aire bucólico y tierno de “Sea Shell” es de las canciones más hermosas que se publicaron en ese 1968. “Home Sweet Home” tiene tanto de The Beatles con sección de vientos amalgamados con violines como de un aire de los Simon & Gartfunkel en puro potaje psicotrópico en la parte central de la tonada. Palmada cálida de paseo con palmeras y cóctel bajo el sol (“Blues For A Young Girl Gone”) o candor de bossa freak y lounge con un xilofón saltarín (“Bareffot In Baltimore”). “Lady Of The Lake” es suprema, de instrumentación por la que hubiesen matado Dolenz, Jones, Tork y Nesmith. Un sueño que seguía teniendo sentido.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com


Temas
Sea Shell 2:59
Blues For A Young Girl Gone 2:38
An Angry Young Man 2:33
A Million Smiles Away 2:43
Home Sweet Home 2:46
Lady Of The Lake 3:09
Barefoot In Baltimore 2:30
Wooden Woman 2:09
Heated Love 2:00
Love Me Again 3:37
Eulogy 1:50
Shallow Impressions 3:29

 

Comentarios