Entrada destacada

DRY RIVER - Cuarto Creciente (2022/DR) (Rockliquias Bandas)

Imagen
 Llegan los de Castellón con un cuarto (y creciente!) álbum, lives  y pandemias mediante. En el 2018 demostraron su evolución ascendente en " 2038 ". Los últimos años han traído cambios. El sello Rock Estatal deja paso a una libertad autofinanciada de movimientos. El veterano (15 años en sus filas!), Carlos Álvarez,  da paso en las guitarras a Guillermo Guerrero.  Y un acierto pleno : la producción  es encargada a Carlos Raya. Que de rock, sabe un rato. Así pues, David Mascaró (bajo, voz), Pedro Corral (batería, voz), Miquel Centelles (teclados, voz) y Ángel Belinchón (voz solista) mantienen el timón de Dry River. Es éste un paso más en la madurez de una banda que "nació vieja", por llevar la inteligencia como estandarte. Letras para escuchar con atención,  como es costumbre en su modo de hacer. No son un mero relleno para la música. Dato importante éste.  Mucho. Y "Culpable" (5'00) mojándose como ninguna banda de rock hace hoy día aquí.  Guillermo Gue

CALIFORNIA BREED - California Breed (2014, Frontiers Records)

 A ver, a ver, hagamos una rápida cuenta para los que duden de las inquietudes cual músico de Glenn Hughes. Ya solamente entre 2000 y 2014 este cantante e instrumentista ha publicado: tres discos con el proyecto HTP (uno de ellos en directo), tres álbumes de estudio y un directo junto al supergrupo Black Country Communion, más de diez larga duración firmados con su nombre (la mitad de ellos capturados sobre escenarios australianos, angelinos o de cualquier parte del mundo que se nos pase por la cabeza), todo tipo de colaboraciones con otros artistas y amigos, etcétera, etcétera.  California Breed era en 2014 su nuevo resorte por el que mantenerse joven, en activo, como ese compositor que jamás quiere abandonar su tarea... pero, ¿era dicho resorte uno más, uno de tantos? 



Como respetuoso amante y coleccionista de la música de esta –hay que decirlo bien alto– reconocida leyenda, debo subrayar que en ocasiones, y con esas ganas locas que tiene de grabar, grabar y grabar más y más música en cuanto ha terminado el álbum de marras, el bueno de Glenn se repite. Se ha dado el caso en que de un disco a otro poco ha variado lo propuesto; y no estoy hablando de un cambio de estilo, pues en su mezcla de funk rock con classic rock setentero está incuestionable. Pero se entiende: a veces el comprador hubiese agradecido que en lugar de tres discos tan seguidos con sus altos y sus bajos, con sus aciertos y sus pegas, Hughes le ofreciese uno bien meditado, limpio de paja y únicamente trufado de tonadas brillantes. Vamos, que esto no son los cien metros lisos.

 

California Breed, como le pasó con Black Country Communion (en ambas bandas toca con el siempre acertado baterista Jason Bonham), trae aire tan fresco como añejo; sin embargo, no busca el seguir la estela de obras recientes del bajista. Hay nueva personalidad; eso sí, siempre basándose en lo vivido en décadas y décadas de pasearse por ciudades y ciudades de diversos países ofreciendo sudorosas y explosivas actuaciones. Y por cierto, mucho ojo con el tercero del tridente, un joven guitarrista llamado Andrew Watt al que habrá que seguir la pista muy de cerca. 



Dave Cobb produce sin fisuras un trabajo homónimo, este CD de California Breed, que abre las puertas a Glenn para nuevas travesuras, aunque parece que no futuras correrías –desde 2014 no se ha vuelto a saber de esta banda–. 

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com










                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias






Comentarios