Entrada destacada

WETTON / MANZANERA - Wetton / Manzanera (Geffen, 1987)

Imagen
 Lo que quedaba de la NWOBHM se había mimetizado. Bien en locas de L. A. Bien en las catacumbas del underground más marginal. Pero...¿y los 70s star proggers? Reciclados. O en otras catacumbas más profundas si cabe. El reciclaje comenzó en los inicios 80s. Rush llenó todo de teclados, temas más cortos y más comerciales. Yes con su "90125" lo peta en todo el mundo, tirando por una nueva forma de entender el AOR no muy alejada del Hi-Tech. Los otros serían Asia. Pero antes de eso, el movimiento de miembros ya intuía ese sonido que estaba por venir. Primero con UK y su "Danger Money" de 1979. Luego un amago de supergrupo, con Wakeman-Wetton-Palmer-Rabin, que a punto estuvo. Aún más. Cuando la formación clásica de Asia ya estaba formalizada, John Kalodner les presenta como cantante solista a un chaval que había estado cinco minutos en Journey, Robert Fleischman. El cual decide apartarse diplomaticamente al ver el potencial exquisito de John Wetton. Estaba claro que el A

TED NUGENT - Shutup & Jam! (2014, Frontiers Records)

 Aunque Ted Nugent no puede estarse quieto mucho tiempo, para 2014 habían pasado ya siete años desde su último disco en estudio, desde aquel Love Grenade en el que contó con una jugosa lista de invitados entre los que destacaban nombres de sobra conocidos en el circuito rock estadounidense como Jack Blades, Tommy Shaw o Eric Martin. En el año citado, y por medio de este Shutup & Jam!, este guitarrista y vocal buscaba el regreso a los inicios de su propuesta firmando con el nombre y apellido que ya todos conocemos. De hecho, sólo hay que fijarse en el concepto de la nueva portada para retrotraernos al artwork de su vinilo de 1976 Free-For-All; incluso Derek St. Holmes ha vuelto al hogar.



Una de las cosas más llamativas y gratificantes de este Shutup & Jam! es descubrir la manera en la que Nugent hace su particular tributo a The Beatles; ahí está el estribillo del tema que titula el CD, que no es otra cosa que el arreglo instrumental –ya que la letra es diferente– del “I Wanna Be Your Man” compuesto por Lennon y McCartney, o ese “I Still Believe” de arranque tan “Helter Skelter”. 

La banda para la ocasión se cierra con un bajista (el ex Rainbow Greg Smith), tres bateristas (el fundador de Dokken Mick Brown, Johnny Bee Badanjek y Jonathan Kutz, tocando cada uno en temas diferentes a lo largo del álbum) y un vocalista invitado (Sammy Hagar, que toma las riendas en “She’s Gone”); además Andy Patalan, que hace un trabajo de mezcla y masterizado fantástico y acorde con el estilo de Ted, también se apunta a hacer coros si la ocasión lo requiere.

 


El resultado es un disco fresco, cargado de rock and roll vibrante, con soflamas como la de “Fear Itself” («nada que temer excepto al propio miedo») y una maravilla de seis minutos titulada “Never Stop Believing” –mucho mejor, por cierto, en su versión original que en la que aparece como bonus track–. Sí, también hay mucho texto patriotero y redneck infumable, pero eso ya no pilla por sorpresa a nadie que conozca el corpus social y político de Nugent. Emocionante electricidad sónica parida por las manos y la cabeza de un insustituible de la escena.

por Sergio Guillén



para comprar el libro AOR WORLD 2:

https://www.kickstarter.com/projects/aorworld2/aor-world-2-el-viaje-continua








                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias






Comentarios

  1. Johnny Bee Badanjek fue el fundador de Rockets junto a Jim McCarthy (Cactus), puro Detroit como Ted. De ahí su amistad de años.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario