Entrada destacada

Chris Neal – Winds Of Isis (1974 / M7)

Imagen
 Para 1974, la fiebre mooger y el síndrome del teclista alquímico, del multiinstrumentista druida, se había extendido por todo el mundo. El año anterior Rick Wakeman había editado "The Six Wives of Henry VIII", álbum para mí nunca superado. Y Mike Oldfield su "Tubular Bells", al que le pasa lo mismo. Demasiado todo de golpe. Eso creó afición,  lo que es siempre positivo. En Australia, Chris Neal editó su "Winds of Isis". Tan desconocido por éstas latitudes como magnífico trabajo. No todo fueron borrachuzos rockers pendencieros  por aquellas áridas tierras. Neal creaba una mezcla apropiada de los dos "vacos sagrados" referidos. Con omnipotente tecladina a base de sintes, Mellotron generoso ,  Hammond B3 persistente, Celeste, Clavinet, Leslie Wah pedal y demás parafernalia. También le daba muy bien a las guitarras con y sin enchufe, percusiones, batería,  bajo, glockenspiel, bells  (cómo no!), mandolina, bottleneck o armónica. Invitados había en do

RIVERSIDE - Eye of the Soundscape (2016 / INSIDE OUT)

Cuando una de las mejores bandas de modern-prog, los polacos Riverside,  se encontraron con el terrible acontecimiento de la muerte por ataque al corazón de su guitarra, Piotr Grudzinski, el futuro se presentó tan siniestro como su música. Esto ocurría a comienzos del 2016. 

Pero Mariusz Duda, (cantante, bajo, acústicas y líder de la banda), no estaba dispuesto a dejarse vencer por las negras vicisitudes en contra. Todavía sin saber cómo solventar tan incierto destino, montan un álbum compuesto de viejas piezas instrumentales, (demos y caras B), que andaban almacenadas desde el 2007. Junto a Michal Lapaj (teclados) y Piotr Kozieradzki (batería), eligen el material más conveniente, en el que claro está, todavía se puede oír a su guitarra desaparecido. Pero si Riverside se caracteriza por su fuerte conexión estilística con Porcupine Tree,  (hasta Duda se parece físicamente a Steven Wilson), en éste extraño disco se alejan de tales pretensiones, sonando mucho más electrónicos. Quizás por ello, éste material no había tenido cabida en álbumes anteriores de la banda. 

Aquí podemos hablar claramente de acercamientos alemanes setenteros,  e incluso por momentos, berlineses. Es lo que se intuye nada más comenzar "Where the River Flows" (10'53), que aunque cuenta con sección de ritmo, la hegemonía teclistica es absoluta. Recreando ambientes oníricos cercanos a un soundtrack, no alejados de Eloy o AshRa. "Shine" (4'09) es una de las cuatro composiciones nuevas y pensadas para éste doble cd. Su deuda floydiana de última época es conjugada con mini moogs casi schulzianos. 

"Rapid Eye Movement (2016 Mix)" (12'40) es un impresionante recicle de material anterior. Ahora en pantanosos parajes kraut, donde en cualquier momento puede aparecer Swamp Thing (preferible por Alan Moore), para darte una master - class sobre existencialismo. Ésta música acompaña a ello. Secuenciaciones de legado Froese con gilmourianas guitarras embriagan la magnífica escucha. 



Las "Night Session", en su "Part 1" (10'40) y "Part 2" (11'35), portan música intimista e íntima  (para el grupo), introspectiva y triste, como un día nublado de Enero. Desde Tangerine Dream, Michael Hoenig, Robert Schroeder o Laszlo Benko, (sintetista en sus correrías fuera de Omega), hasta en la segunda parte, Jan Garbarek, Mark Isham, John Surman y otros "monjes" del monasterio ECM. Aquí con la importante colaboración de Marcin Odyniec al saxo alto. Un estilo éste,  el del "ECM sound", que trata de conseguir Mariusz Duda para su otro proyecto, Lunatic Soul. En mi opinión,  de irregulares resultados. Fuertemente influido (presionado?....) por la languidez (o inaguantable aburrimiento), del "post - prog", ( así lo llaman ellos, pretencioso habemus), del sello K - Scope. 

En otra novedad, "Sleepwalkers" (7'19), de cinematico ambiente y rozando el neo-psych UK 90s de gente como Banco de Gaia. "Rainbow Trip (2016 Mix)" (6'19) es otro punto de vista de vieja añada, con guiños a Manuel Gottsching o incluso Ozric Tentacles.

"Heavenland" (4'59) juega al minimalismo troton de Michael Rother. Y "Return" (6'50) cierra el primer cd con más ensoñadoras introspecciones válidas para cualquier concienzuda reflexión  (alguien ejercita éste bello arte todavía? ....lo dudo). 

Queda más material de alto contenido escapista en un segundo cd con temas más cortos. Donde destacaría otra de las nuevas, "Eye of the Soundscape" (11'30). Una llamada a la paz interior mediante enseñanzas de "las tablas de la ley" del ambient, según el apóstol Brian Eno. Siempre sabias,  bien utilizadas.




Un disco éste al margen de la carrera de Riverside, y que por situación parecida, compararía al "Endless River" de Pink Floyd. Los polacos se han recuperado de la tragedia,  editando en 2018 un apreciado "Wasteland", en formato trio, (aunque temo que algo importante se ha perdido por el camino......). Estoy seguro de que "Eye of the Soundscape" pervivira en su carrera como uno de sus más logrados trabajos. El último? ......
J.J. IGLESIAS




Temas
1. Where The River Flows
2. Shine
3. Rapid Eye Movement (2016 Mix)
4. Night Session - Part One
5. Night Session - Part Two
6. Sleepwalkers
7. Rainbow Trip (2016 Mix)
8. Heavenland
9. Return
10. Aether
11. Machines
12. Promise
13. Eye Of The Soundscape






Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en








que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios