Entrada destacada

Milford Graves & Don Pullen - Nommo (1967) / Moriyama Takeo Percussion Ensemble – Full Load (1975)

Imagen
 El impetuoso carácter distante de la filosofía modal aplicado por el baterista Milford Graves sigue estando en plena vigencia en tiempos actuales. En esta ocasión está acompañado por el siempre eficaz a merced pertinente resolución vertical auspiciada en piano de Don Pullen. Los discursos de ambos transcurren por los recovecos menos explorados de la libertad de expresión en las formas singulares del Free Jazz cosechado en el mejor de los momentos de un año 1967, que entre otras muchas cosas de tez positiva, trajo consigo el sensacional álbum Nommo. Y la mejor crema de Cacahuete que contribuye el proceso de una placentera digestión tras ingerir nutrientes cosechados entre los años 1967 y 1975, ente USA y Japón, procede del sello Frasco Records, quien tuvo la deferencia de apoyar editando la iniciativa del baterista nipón Takeo Moriyama, quien junto con el vibrafonista; Momose Kazunori y el percusionista Yasunori Yamaguchi, le dieron forma a la cosplay composición de Moriyama, registrad

ARTI E MESTIERI - Children´s Blues (1985)

En este último trabajo de mediados la década de los 80, los italianos se habían convertido en una potente banda de jazz-rock con nueve miembros. 


Por aquel entonces los discos más “funk-comerciales” de Miles Davis se repartían a veces escenario con la novedosa Elektric Band de Chick Corea o con la banda de Pat Metheny o incluso el propio Carlos Santana que seguía viendo a los ángeles y al creador en el palco de butacas pero siempre con buena música. Todo era una especie de Jazz deluxe que optaba más por un elegante sonido para gente sentada tomando una copa que por los desvaríos y el pulso más carnoso e interesante de la década anterior donde la música asumía muchos más riesgos. Ahora todo era previsible, pulcro y agradable. Durante esos años parecía que nadie quería molestar demasiado al oído medio para asegurarse unas cómodas ventas dentro de una audiencia poco exigente. Pasó en la mayoría de los estilos, salvo los locos marginales que parecían reservados para universitarios o progres comprometidos con toda ruptura cultural. Con todo, la calidad de la música en el mundo de la fusión era alta, eso es innegable y pululaban por entonces una ingente cantidad de agrupaciones por todo el globo con la intención de comercializar un “jazz” audible que entrase incluso en las listas de éxitos. En muchos casos eran híbridos extraños que ya empezaban a coquetear con lo que al poco tiempo se empezó a llamar “world music” y sus diferentes mestizajes. En Italia géneros como el jazz gozaban de un buen nivel con extraordinarios instrumentistas. Digamos que una buena parte de lo que etiquetamos como rock progresivo italiano (RPI) compartieron en muchos momentos ambos mundos. Recordemos que la mayoría de los grandes músicos venían de la clásica o el jazz que en combinación con el rock o la música popular crearon esa alquimia que denominamos “progresivo”. La receta ya estaba en las cocinas, pero en los tiempos malos, y los 80´s lo fueron, no estaba el horno para experimentos sonoros: Muchas de esas bandas llegado el momento o bien se pasaron al pop facilón, a la tecno music, al disco o simplemente por no caer en la vergüenza como una gran mayoría, se conformaron con hacer jazz, funk o rock pero siempre dentro de una estandarización mucho más asequible por si las moscas.


Afortunadamente Arti e Mestieri no cayeron nunca en la trampa de lo excesivamente comercial, aun así, lo comedido siempre era la primera opción porque el poder de las discográficas así lo exigía sin ninguna duda. En este blues para los niños todo es tan impecable como aséptico, incluso podemos disfrutar de piezas medianamente largas y naturalmente una calidad musical asegurada. Pero no deja de ser un disco para escuchar en el automóvil o en el pub de un amigo. Previsible es la palabra. No hay sorpresas, ni te levantarás del asiento. Buenos solos, buena intervención de vientos, teclados, guitarra y todo muy limpio, muy pulcro. Demasiado diría. Es jazz y algo de blues, con algún pequeño acento africano percusivo, ni más ni menos, pero no esperes que te caliente la sangre o altere tus pulsaciones con sonidos excitantes. No obstante, bastante hicieron para los tiempos que corrían.
Alberto Torró




Temas
1 Mulele 8:51
2 Eby 1:51
3 Children's Blues 10:04
4 Ouagadougou 6:48
5 Next Time 3:42
6 Waiting For Laura At Banfora Hotel10:30



Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en
                                                                                      





que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios