Entrada destacada

Os Mundi – 43 Minuten (1972)

Imagen
 Una entrega sumamente sugestiva, exquisita y con cierto rollo político, Os Mundi ha madurado y su fórmula se torna más ecléctica, su postura se tiñe de progresismo y su vitalidad retumba profundamente. 43 Minuten logra ser camaleónico, muy “zigzagueante” y su perfomance ahora abraza una onda más progresiva, la banda amplía su visión, re-plantea su fórmula y el Krautrock se cuela inmoralmente dentro de un concepto progresivo.  Ahora se puede apreciar un sonido más maduro, “limpio”, cargado de matices, estilos y de cambios de tiempo, la banda “muta” y el álbum se convierte en una obra ecléctica bastante llamativa y con una fuerte personalidad. En verdad es una obra muy potente, intensa y entretenida. Fue uno de los pocos trabajos renombrados y netamente progresivos de la Alemania de los 70’s, lamentablemente la crítica de su tiempo fue un poco severa, pero para muchos esta fue considera como un imprescindible, convirtiéndose así en un álbum de CULTO y básico para cualquier proghead. Mis

IÑAKI ARAKISTAIN - Saxual (2014, Youkali Music)

 Si la esencia de fusionar el jazz con el funky que popularizaron artistas como The Crusaders te podía ayudar a adentrarte en aquel Plan B de Iñaki Arakistain, en esta ocasión igualmente puede servir de puente a su obra de 2014; incluso yo diría que los que se emocionaron con los mejores elepés de The Meters, en Saxual hallarán un mullido paraíso de bases instrumentales con músculo y groove, mucho groove.

 


Arakistain estaba de vuelta discográfica desde su álbum de 2010, una vez más junto a la casa discográfica Youkali Music y como siempre dispuesto a listar sus composiciones particulares con alguna que otra versión: “Sunny” de Bobby Hebb, “Countdown” de Coltrane y dos de Michael Jackson, “Blame It On The Boogie” y “Rock With You” –sí, bien sé que la pieza la compuso Rod Temperton, pero a fin de cuentas fue para entregársela a Jacko y que así apareciese en su vinilo Off The Wall–. Las interpretaciones de Iñaki tanto al saxo tenor como al alto o soprano, e incluso con la flauta, ofrecen un registro de sensaciones y sentimientos vivimos muy marcados y que dan mayor veracidad a las piezas interpretadas.

 


En cuanto a las canciones de este artesano del sonido, hay derivaciones jazzy para todos los gustos: desde el smooth jazz totalmente reconocible hasta fusiones latinas o entregas enraizadas en el urban funk. Nuevamente da en el centro de la diana y gana la partida el señor Arakistain.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com



 








                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias





Comentarios