Entrada destacada

ROBERTO CACCIAPAGLIA - Sonanze (1975/ Die Kosmischen Kuriere)

Imagen
 Continuamos con sintetistas italianos, y hoy con un clásico. Roberto Cacciapaglia estudió piano en su Milán natal, en el Conservatorio Giuseppe Verdi. Tuvo algunas experiencias como manipulador de prototipos electrónicos. Y entró en el grupo de Franco Battiato. En "Pollution" (1973) se encarga de los VCS 2 y 3, así como del pianoforte filtrado.  En 1974 entra en contacto con la crema del cosmic kraut. Conoce a Popol Vuh, Tangerine Dream, Wallenstein o el productor Dieter Dierks. Pero va a ser el gurú cósmico por excelencia, (boss de los sellos Ohr/Kosmische Musik),  Rolf-Ulrich Kaiser, quien le produzca su primera obra, "Sonanze". Desde entonces, ha hecho numerosa música para televisión y publicidad, además de 13 álbumes  y 7 óperas. Su último trabajo es "Diapason" (2019), grabado con la Royal Philarmonic Orchestra en los Abbey Road Studios. "Sonanze" flirteaba con el genuino kosmische alemán,  así como el romanticismo clásico italiano. Consta d

CONOCIENDO RUSIA - Conociendo Rusia (2018/ Geiser)

 Andamos hoy por Argentina con el proyecto Conociendo Rusia, herramienta de su cerebro, Mateo Sujatovich. Curioso nombre, que viene de su apodo de chico, "el ruso", a causa de su apellido. Sus amigos "ashá" en Belgrano, que eran tan guasones como en Madrid. Donde Mateo estuvo viviendo hasta los 13 años. Estuvo a punto de entrar en las filiales del R. Madrid (y de hecho su estudio se llama "Club Atlético Sujatovich"). Pero la música fue más fuerte que el fútbol, corre por sus venas, está en su adn. 



A Conociendo Rusia le han dicho de todo. Indie rock, influencias de Fito Páez (con el que tiene algún dueto), Los Rodríguez o Calamaro.  Pero mira tú,  que yo escucho al viejo Charly García de los 70. Y más.  Razones hay de sobra. Mateo es hijo de Leo Sujatovich, teclista que fue de Spinetta Jade. E igual que hizo su padre en 1972, tomó lecciones de guitarra aquí en España del gran Claudio Gabis  (Manal). Y ya va por su cuarto álbum tras éste homónimo,  "Cabildo y Juramento", "El Enemigo" y el reciente, "La Dirección". 

En éste primero cantaba, tocaba guitarras, bajo, sintes y programación.  Le acompañaban Nicolás Btesh (voz, sintes, programación), Guille Salort (batería) y Fran Azorai (Wurlitzer piano). Es rock clásico a la vieja usanza argenta,  orientado a canciones impolutas y por supuesto, con letras cuidadas al detalle. No podía ser de otro modo. "Loco en el Desierto" funciona como una canción de amor onírica y ensoñadora. Perfección arreglista. Melodías de científico loco. Bien cantado (con bonitos falsetes) y mejor tocado. Como un Todd Rundgren porteño. Así de "simple". Así de genial. "Cicatriz" tiene su idioma favorito, la nostalgia. Y aquí una brisa spinettiana nos invade, irremediablemente. También un Motown feel.

En clave de blues, "Bruja de Barracas" se mueve a sus anchas en lo clásico del rock porteño. Delicioso feeling tristón.  Acústica mecedora para la poética de "La Luna", otro romántico manto de placidas sensaciones, no alejadas de Utopía. Otro momento íntimo es "Juro". Aunque ése trote del bajo agiliza un tema que pudo ser balada, y se quedó en power pop de día lluvioso. Adoro ése sentimiento, trasladable a todo el álbum.  Como en "Lo que Pasó", una rica tonada que los clásicos Supertramp no hubieran desechado. 



Terminan con "La Puerta", algo con positivo feel melódico,  que no letristico. Siete canciones redondas. Un disco sin pretensiones. O si, todas. Un álbum perfecto.

J.J. IGLESIAS 


 
 Temas
00:00 Loco en el desierto
04:16 Cicatriz
08:20 Bruja de Barracas
11:58 La Luna
15:27 Juro
18:45 Lo que pasó
22:09 La Puerta









                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias






Comentarios