Entrada destacada

N.T Atomic System – N.T. Atomic System (1973)

Imagen
 No hay mejor manera de entrar de lleno y a lo grande a "ESTO" que con una obra italiana, y es que su "ARTE" tiene bastante encanto, aun sus pequeñas obras son grandes experiencias sonoras que dejan a uno extasiado de tanta parafernalia orquestal y sentimentalismo, N.T Atomic Sistem es un claro ejemplo de lo mencionado pues presenta una performance DESCOMUNAL, la banda consigue plasmar aquí una opulencia bárbara: "Elegancia envuelta en una sábana sonora que nos seduce a raudales". Una música de altura, sofisticación y delicadeza es lo que podido sentir en este álbum, su concepto tiene una forma ya definida y aquí se decante bien el "título" de ROCK SINFONICO, por lo tanto siento que esta pieza lleva mucho de esa vanidad, los italianos sabían moverse muy bien por esos arremolinados ríos progresivos y eso amigos míos se puede sentir muy bien, aunque debo confesar que no es una obra típicamente italiana, su performance bebe mucho de la influencia br

SAMMY HAGAR - Sammy Hagar & Friends (2013, Frontiers Records)

 Esto de los discos pergeñados con amigos puede ser un aliciente, un acicate para el comprador, o un auténtico fiasco, un anzuelo sin carnaza en su punta. Sammy, que no para por casa –que diría alguno–, podría intentar meternos un gol con unas sesiones realizadas casi a vuelapluma tras una fiesta alcohólica en Cabo Wabo. Pero ni hablar del peluquín, no señor; el vocalista ha montado en Sammy Hagar & Friends un disco muy competente, facturado con rigurosa preparación –hecho que no quita para que tenga su chispa y espontaneidad–.

 


Aquí hay tanto piezas compuestas por el propio Hagar como canciones escritas por otros para este álbum; también hallamos sitio para una tercera opción en el listado de cortes: las versiones. Ya sea el “Personal Jesus” de Depeche Mode, el “Ramblin’ Gamblin’ Man” de Bob Seger o el “Margaritaville” original de Jimmy Buffett, en todas Sammy sale del aprieto con elegancia y un gusto incuestionable. Bajo la frase «¡Todo lo que necesitamos es una isla!», casi lema del álbum –y una de las creaciones que lo conforman–, este californiano nos invita al relajo y disfrute de fin de semana por medio de un álbum sin complejos. 



En cuanto a los invitados, a esos amigos que titulan esta obra musical, qué decir; hay aquí reunido todo un “dream team” –aunque cada nombre se tenga que alinear con unos u otros según la canción a ejecutar–: Taj Mahal, Denny Carmassi, Bill Church, Michael Anthony, Neal Schon, Chad Smith, Kid Rock, Joe Satriani, Mickey Hart, Nancy Wilson y sigue, y sigue, y sigue... Vamos, que se nota que el bueno del “red rocker” tiene perfectamente actualizada su agenda de contactos.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com


 







                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias






Comentarios