Entrada destacada

PHENOMENA - Phenomena (Bronze,1985)

Imagen
 Phenomena", o "Satánica Inocencia" en Hispanoamérica,  fue una película de Darío Argento estrenada en 1985. La música estaba a cargo de Bill Wyman  (Rolling Stones) y Claudio Simonetti / Fabio Pignatelli (Goblin). Así que o fue una coincidencia en el mismo año, o una influencia remota en su título. Recuerdo ir a ver el film con una novia y salirnos a mitad porque según ella, "aquello era una mierda infumable". Decía Goya que "el sueño de la razón produce monstruos".......Y el del amor, Don Francisco, también. El hecho es que ese año aparecía éste proyecto de igual nombre pero distinta temática,  mucho más orientada a la ciencia ficción.  La idea, producción y concepto corría a cargo de Tom Galley, (hermano de Mel), y contaba con un elenco de artistas de primer orden mundial. Lo compré en Londres sin saber nada al respecto. Pero es que en la pegatina de portada anunciaba a Glenn Hughes, Cozy Powell, Mel Galley, Richard Bailey (Magnum), John Thomas (Bu

HOUSE OF LORDS - Precious Metal (2014, Frontiers Records)

 A medio camino entre la épica hard y las batientes alas del rock melódico, House Of Lords seguían en 2014 su camino y continuaban bajo el auspicio de Frontiers Records, como parecía natural atendiendo a sus últimos elepés. Precious Metal alarga ese empeño en dar unas cucharas de uno y otras tantas del otro, a veces en pos del rock duro artístico y casi, casi, casi progresivo, para en el siguiente corte asentarse en un AOR con músculo.

 


Así ya con los dos primeros temas de este disco se descubre con presteza la citada dualidad, pues “Battle” está cargada de cambios en el tempo, de aires que ponen el olor de las progresiones en el ambiente, mientras “I’m Breaking Free” podría haberla grabado el propio James Christian en su elepé Rude Awakening –cierto, sé que suelo citar este álbum al referirme a James, pero es que es una obra obligada, de las de sí o sí–. Y así se pasa de lo más sobrecargado a lo más conciso, incluyendo hasta medios tiempos memorables (“Live Every Day (Like It's the Last)”).

 


Robin Beck, como es norma en esa amantísima pareja que forma con su esposo Christian, está ahí, haciendo segundas voces, coros, lo que haga falta para dar mayor color a las líneas vocales. Es este Precious Metal, a fin de cuentas, un álbum bien hecho pero cuyas piezas no calan todas por igual –algo que, por otro lado, suele pasar con el noventa por ciento de los lanzamientos actuales en larga duración–; eso sí, cuando dan con el gancho idóneo en algunas de ellas, House Of Lords lo clavan.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com


 








                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias





Comentarios