Entrada destacada

Clareon – Clareon (1980/ Villa)

Imagen
 California en los finales 70 no era terreno muy dado a progresismos,  menos del lado jazz. A no ser que se tirara por el sendero smooth o West Coast-soft rock, en cuyo caso estabas en la tierra prometida.  Parece que nuestros Clareon tomaron el camino difícil,  que no equivocado.  Su líder era el teclista y compositor Ron Madden. Craig Lawrence (saxo alto), Andy Stern (guitarras,voz), Don Hunter (percusión), Mark Shannon (saxos soprano-tenor-alto), Kip Haaheim (bajo), y Dean M. Graves (bajo, voz). Dos bajistas, curioso. Las voces eran como adorno instrumental.  Multiformación adecuada para su planificada estrategia. Que da comienzo en su único intento discográfico con "Neo-Cisum" (5'24), de soberbia y elegante ejecución jazz prog. Fender Rhodes a la par que saxo y rítmica absolutamente espectáculo.  Guitarra que sobresale (pocas veces) con holgura Holdsworth y un compendio grupal asombroso. Piano clásico de intensa nostalgia introduce "La Belle Jardiniere" (7&#

Dr. Hook And The Medicine Show - Belly Up! (1973, CBS)

 El invento conocido cual Dr. Hook And The Medicine Show, parido desde la entrañas de la agrupación The Chocolate Papers por Ray Sawyer y Dennis Locorriere, no resultaría la misma bicoca de no ser por la pluma ácida y divertida de Shel Silverstein, un humorista con inesperado talento para componer frases ocurrentes que casasen con el estilo sureño de un combo completado gracias a Billy Francis, Jay David y George Cummings. 



Dr. Hook And The Medicine Show (1971) y Sloppy Seconds (1972), sus dos primeros elepés, son compras obligadas para todo el que quiera adentrarse en el hilarante mundo de estos músicos; sin embargo, Belly Up!, todavía lejano del éxito del tándem antecesor, iguala en ideas y gusto socarrón. El disco se ve trufazo, como es norma en los muchachos del Doctor Garfio, de una entretenida lista de historias que lo mismo enfocan la vida en la carretera para la camarilla de las estrellas musicales (“Roland The Roadie And Gertrude The Groupie”) como la triste gracia de tener los bolsillos vacíos, sólo cargados con la imaginación suficiente como para saborear las delicias de una sopa con regusto a pedernal (“The Wonderful Soup Stone”, jugando con la historia de la famosa fábula). 



El mundo de la prostitución se pincela en “Acapulco Goldie”, abordándolo de lleno para su “Penicillin Penny”. “Monterey Jack” va pasada de revoluciones mientras todos cantan acompañados por una frenética guitarra acústica. “When Lily Was Queen” y “Put A Little Bit On Me” vaticina un rock funky que les poseería en ciertas futuras facetas. Aquí no hay baladones del terruño a la usanza de sus anteriores “Sylvia’s Mother” o “Carry Me, Carrie”, por lo que lo más cercano sería el medio tiempo “You Ain’t Got The Right” o el inicio de “Life Ain’t Easy”. 



En aquel 1973 Francis ya estaba fuera de Dr. Hook y el antiguo quinteto era ahora un sexteto fortalecido por el talento del bajista Jance Garfat y el estilo a la rítmica de Rik Elswit. Seguramente su último gran vinilo, aunque luego conquistasen las listas cinco años después con el álbum Pleasure & Pain.

por Sergio Guillén

sguillenbarrantes.wordpress.com




 







                     Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en                                                                                      
que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias





Comentarios