Entrada destacada

Love Live Life – 殺人十章 = 10 Chapters Of Murder (1972)

Imagen
 No hay duda alguna que la visión de los japonés en los 70’s siempre ha sido algo digno de apreciar, hoy en día cualquier manifestación que deslumbra Japón en cuestiones de ARTE logra ser algo memorable, freak y hasta de una delicadeza bárbara. Este álbum es justamente eso, y me gustaría que ustedes puedan apreciar un poco más de esa performance que solo Japón sabe manifestar en su música.10 Chapters Of Murder - from Colin Wilson's Encyclopaedia of Murder es un álbum singular, quizás no logre ser extremadamente avant-garde pero logra llegar a un punto muy alto dentro de su concepto y se vuelve una experiencia fascinante.   Debo confesar que este álbum es una obra aun "fresca" para mis oídos y todavía no salgo por completo de su performance, sin embargo para mí esto es toda una aventura sonora al extremo pues es como navegar por ríos peligrosos, en si una verdadera experiencia. Si bien sabemos que los "conceptos artísticos" de los japoneses en ocasiones son bizar

Ensayos sobre un sonido (EM): Clearlight ‎– Symphony 1.975 (colaboración J.J. Iglesias)

La rica escena sintetista francesa vio florecer en los 70 a uno de sus grandes exponentes,  Cyrille Verdeaux. Pero lo hizo desde Londres, y bajo los auspicios del sello de vanguardia de moda, Virgin. El viejo zorro de Richard Branson, jefe de la compañía,  quiso repetir la jugada que le había  salido redonda dos años antes con "Tubular Bells". Una jugada improbable y arriesgada, cuando se trata de música progresiva de vanguardia. Pero así  es Branson.


Clearlight sería  el alter-ego de Verdeaux.  Y una sinfonía cósmica  instrumental compuesta de dos partes de 20 minutos sería el cuerpo de trabajo. Para la primera cara, contó  con Tim Blake al VCS3 y percusiones. Steve Hillage en las guitarras. Y Didier Malherbe al saxo tenor. Es decir, prácticamente  a Gong sin Daevid Allen. Por su parte Cyrille Verdeaux destacaba brillantemente al grand piano. Orientando la obra hacia territorios de clásica  contemporánea.  Ademas de agregar órgano,  mellotron y sintetizador de bajos. 

La parte primera, o cara A, es un sueño pesadillesco en aquelarre frenético.  Música  goyesca donde las guitarras de Hillage planean en escobas a la luz de una hoguera. De llameantes órganos, sintes de LSD, mellotron en espiral y alaridos esquizofrénicos de un saxo en trance. El piano se muestra más  cuerdo, y guía  a tal maremagnum sonico con la certeza de la llegada a buen puerto. Un viaje lleno de vicisitudes, pero con final feliz. Muy Julio Verne. 
El resultado está  en algún  lugar indefinido entre Pink Floyd, Soft Machine, Gong, Philliph Glass y Steve Reich.
Tim Blake y David Vorhaus (el alquimista de White Noise) están  tras los controles en la consola de sonido.

La "Symphony Part 2"  cambia de equipo. Aquí  acompañan a Verdeaux Christian Boule (luego músico  de Hillage) en las guitarras. Gilbert Artman en batería,  vibráfono y percusiones varias. Y Martín Isaacs al bajo. Si bien no lo pone en los créditos,  imagino que también  repite Didier Malherbe, pues el saxo continúa  en esta cara.


Aquí el progresivo electrónico, space psychedelia y teutonismos influyentes ganan la partida al minimalismo y contemporánea. Es una suite más reposada, de agradable escucha. Con pasajes líricos sintetizados de parecido a Schulze o, más acertadamente, a Peter-Michael Hamel por el predominio pianístico, en conjunción  con poético  mellotron y bellos solos de guitarra eléctrica. 
Paradójicamente,  la "suite francesa", es mi favorita frente al "dream-team" de la cara A.

Indagando más  en la historia de este disco, ,me enteró de que inicialmente la cara B iba a ser la A, y viceversa. Pero visto el incremento de éxito  que  por entonces disfrutaba Gong, decidieron hacerlo a la inversa. Sin embargo, y así  sí  que cuadra, se puede entender el frenetismo de esta "primera parte" como el clímax y conclusión  final de la sinfonía.  Embrollos y ñapas de Virgin aparte, éste  es un discazo que se puede disfrutar por cualquier lado. Eso sí, a Richard Branson no le salió  esta vez la jugada. Aunque sí  que  editó  un disco de triunfal creatividad electrónica. 

P.D.-"Suena increíble, pero incluso un grupo de música electrónica como nosotros era perseguido a menudo por admiradoras". WOLFGANG FLUR (KRAFTWERK)





Temas
01 First Movement

02 Second Movement







Notasi te gusta el artículo compártelo (Facebook, Twitter, g+, etc) pulsando en

que está al final del artículo, de esta forma contribuirás a la continuidad del blog. Gracias

Comentarios