Entrada destacada

Os Mundi – 43 Minuten (1972)

Imagen
 Una entrega sumamente sugestiva, exquisita y con cierto rollo político, Os Mundi ha madurado y su fórmula se torna más ecléctica, su postura se tiñe de progresismo y su vitalidad retumba profundamente. 43 Minuten logra ser camaleónico, muy “zigzagueante” y su perfomance ahora abraza una onda más progresiva, la banda amplía su visión, re-plantea su fórmula y el Krautrock se cuela inmoralmente dentro de un concepto progresivo.  Ahora se puede apreciar un sonido más maduro, “limpio”, cargado de matices, estilos y de cambios de tiempo, la banda “muta” y el álbum se convierte en una obra ecléctica bastante llamativa y con una fuerte personalidad. En verdad es una obra muy potente, intensa y entretenida. Fue uno de los pocos trabajos renombrados y netamente progresivos de la Alemania de los 70’s, lamentablemente la crítica de su tiempo fue un poco severa, pero para muchos esta fue considera como un imprescindible, convirtiéndose así en un álbum de CULTO y básico para cualquier proghead. Mis

Dave Greenslade – The Pentateuch Of The Cosmogony (1979/ EMI-Paper Tiger)

 En 1979, Dave Greenslade era ya un teclista más que reputado. Después de su brillante paso por Colosseum, entró con honores en el Olympo sympho-pomp británico con su banda Greenslade. Ni un sólo disco flojo con aquel combo. Para seguir posterior carrera en solitario, siempre bien protegido de los mejores músicos. 



En 1979 y a medias con el inmenso ilustrador, Patrick Woodrofee, pusieron en marcha un proyecto visionario. Recuérdese. Nada de Internet. Y el video dando sus primeros pasos de bebé. Se trataba de una doble obra conceptual + libro en tapa dura de ilustraciones y textos, sobre una nave extraterrestre a la deriva. Conteniendo los archivos de su mundo natal desaparecido. Desde sus inicios hasta su ocaso. Una obra que era una maravilla para los ojos y oídos. Pero que no tuvo excesiva repercusión para la crítica musical, que ya estaba supeditada a otros menesteres de dudosa mercadotecnia.

Greenslade, al frente de un arsenal monstruoso sólo al alcance por entonces de unos pocos: ARPs, Crumar, Church Organ, Hohner, Korgs, Mini & Poly Moogs, Prophet 5, Mellotron,  Yamahas gordacos, Vibraphone, Vocoder, Tubular Bells.....El paraíso en la Tierra. Aportaban percusión Phil Collins y John Lingwood (Steamhammer).

Siempre he recomendado acompañar la escucha de "The Pentateuch" con sus textos e imágenes. Es la experiencia completa tal y cómo se podía disfrutar en 1979. Y como se entiende en su integridad.

"Introit" ya fascina por sus sonidos elegidos, no muy habituales por entonces. Al modo de un Patrick Moraz de sus comienzos en solitario. Robin Lumley, teclista de Brand X, produce de maravilla. Capta el espíritu sinfónico-electrónico  de la obra en toda su grandeza. Greenslade es un teclista muy versado en música,  así,  en general. Pero que sabe explorar y experimentar como el mejor de los sintetistas alemanes. Al fin y al cabo, la obra es pura ciencia-ficción. "Moondance", "Beltempest"..... Todo se sucede en la más genuina línea conceptual de un Rick Wakeman en estado de gracia (su creación de los 70). Greenslade hubiera sido un teclista perfecto para Yes. Recuerda tanto a Moraz como al brujo rubio. Pero es que al Hammond pudo ser también un sustituto ideal para Tony Kaye! Su tacto sentimental lo hace completo.

Lo barroco aparece en "Glass" y "Three Brides" (habrá más oportunidades), siempre como música contínuamente enlazada. Elegancia incuestionable. Phil Collins aparece por primera vez, con su característico estilo percusivo.

Segunda cara con "Birds & Bats & Dragonflies", en una línea muy Jon & Vangelis, pero siempre instrumental. La inocencia de "Nursery Hymn" viene representada por Kate, la hija de dos años y medio por entonces, de Dave Greenslade. Los pasajes fílmico-descriptivos se suceden con matemática conjunción con respecto a la historia y sus increíbles ilustraciones. Desbordante fantasía,  sin descanso, a borbotones de imaginación. 

En temas como "Barcarole" vuelvo a ver ésos paralelismos con el primer Patrick Moraz. Todo el (escaso) spoken word existente, viene filtrado por Vocoder. Invento de último modelo por aquellos días. Para que la sensación futurista sea más tangible. Y en "Dry Land" plasman lo dicho como si los sintes fueran cámaras cinematográficas. 

Habiendo dos miembros de Brand X de por medio, (Collins & Lumley), no es de extrañar que "Forest Kingdom", abriendo la cara 3, suene a ésa banda y a Weather Report, con similar esplendor. 

Los guiños a Wakeman siguen apareciendo, dando la familiar sensación de que "The Pentateuch" es un álbum "muy Yes". Por influencias, positivismo y estética deslumbrante en su espléndido artwork. La cuarta cara se erige como la más Berlín School, de momentos verdaderamente brillantes, en una onda Tangerine Dream de aquellos días. 

Creo que fue uno de ésos proyectos perfectos para que la inquina de la prensa del momento, pudiera ensañarse a gusto. Representaba todo lo que ellos se querían cargar. Como así hicieron. Una falta de profesionalidad y respeto que acarreamos hasta el inesperado Renacimiento Prog de los 90.



Es de justicia resaltar este álbum a través del paso del tiempo. Para que aquella patética historia, vergonzosa a todas luces, nunca más pueda repetirse.

J.J. IGLESIAS


Temas
A1 Introit
A2 Moondance
A3 Beltempest
A4 Glass
A5 Three Brides
B1 Birds & Bats & Dragonflies
B2 Nursery Hymn
Vocals – Kate Greenslade
B3 The Minstrel
B4 Fresco
B5 Kashrinn
B6 Barcarole
B7 Dry Land
C1 Forest Kingdom
C2 Vivat Regina
C3 Scream But Not Heard
C4 Mischief
C5 War
D1 Lament For The Sea
D2 Miasma Generator
D3 Exile
D4 Jubilate
D5 The Tiger And The Dove

¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 



Vuestros comentarios son nuestra energía











Comentarios