Entrada destacada

David Prescott – The Dreamer (1988/ DP -K7)

Imagen
En la superficial década de los 80, la progtrónica se vio relegada a unas catacumbas expresadas en un formato,  el cassette. Desde leyendas kraut como Conrad Schnitzler a anónimos solistas, abrazaron ése formato por barato y práctico. Hubo incluso sellos cassetteros especializados en el género. Ahí estaba el norteamericano David Prescott, que ya se había estrenado en 1986 con la home-tape álbum,  "Electromagnetized".  Dos años después,  con tan sólo un SCI Pro-One y un Korg Poly-800, editaría de igual modo "The Dreamer". Título que con los años ha sido varias veces reeditado en cd, en especial por el sello Auricle.  Estaba compuesto de dos largos temas que homenajeaban la más genuina Berlín School 70s. "Afloat" (29'42) deja entrever que con su parca producción y escaso equipo, no hace más que contribuir a una pureza de ideales propios de la inicial kosmische alemana. Algo que a la larga, beneficia a la obra. Acaso no era ésta la filosofía inicial de lo

¡Pendejo! – Cantos A La Vida (2010, Chancho Records)

 La fiebre del stoner rock bajó en temperatura de unos años a esta parte. La mantenían con vida esas oleadas psicodélicas promovidas desde eventos e iniciativas experimentales que no renegaban del progresivo. Sin embargo, llegan unos tipos holandeses y cambian la generalización del término transformándolo en el muro de sonido primigenio. Lo curioso de ¡Pendejo! es que cantan en castellano, envolviendo sus letras con frases que casarían con las de bandas cual Brujería.



Pero El Pastuso, Monchito, Er Juan y Pepellin estiran la pierna para pisar fuera de ese campo textual, agradeciendo su discurso la crítica ácida y de tintes sexuales. “Cantos A La Vida” se torna así en un vehículo para la distorsión medida, las bases rítmicas retumbantes y una voz profunda que da martillazos corte tras corte sonoro. “Arrecho Vengo” ya les ganó una hinchada en Youtube, pero no es precisamente el único acierto. Iniciar un disco compacto con “Flotadores” es sintomático de valentía a ocho manos, al igual que esa forma de tomar las bases de leyendas del género –léase Monster Magnet o Fu Manchu– y pasarlas por el tamiz colindante con la musicalidad tenebrosa de Danzig (“La Ola Negra”).



Tan enfermizos y adorables como Jack Nicholson en el largometraje El Resplandor. El cuarteto que rompe esquemas para aquellos que estaban convencidos de la final comercialización a la gran masa del palpitar stoner. ¡Pendejo! les chingará la madre.

por Sergio Guillén

https://sguillenbarrantes.wordpress.com


Temas
01 Flotadores 00:00
02 Llorón  02:53
03 Arrecho Vengo  07:55
04 Tan Tan Tan  10:52
05 La Vagancia (No Me Cuesta)  15:06
06 Juanita  19:12
07 El Taxista Limeño 21:52
08 La Ruta  26:57
09 Comunicado  32:08
10 Nadadoras  34:53
11 Eclypse 2000  38:35


¿Te gustó el artículo? No te pierdas de los próximos artículos 




Comentarios